Arranca la ampliación del Santander con el mercado volcado: "Hay que acudir"
  1. Mercados
DERECHOS Y ACCIONES SE MUEVEN CON CAÍDAS

Arranca la ampliación del Santander con el mercado volcado: "Hay que acudir"

Por delante quedan quince días naturales, hasta el próximo 20 de julio, en los que las viejas acciones de Santander y los derechos cotizarán por separado

Foto: Oficina del Banco Santander (Reuters)
Oficina del Banco Santander (Reuters)

Santander ha dado el pistoletazo de salida a su macroampliación de 7.072 millones de euros para la compra del Banco Popular. Desde este este jueves los inversores pueden comprar en el mercado los 10 derechos de suscripción preferente que necesitan para recibir una acción nueva. Por delante quedan quince días naturales, hasta el próximo 20 de julio, en los que las viejas acciones de Santander y los derechos cotizarán por separado hasta que se pueda tener una referencia de precio. Las nuevas acciones comenzarán a cotizar a partir del día 31, contando ya con derecho a percibir el dividendo que la entidad repartirá en agosto.

[Siga la cotización de Banco Santander][Siga la cotización de los derechos]

Un tiempo en el que se espera que se produzca una fuerte volatilidad en los mismos, en tanto que los inversores echarán mano de calculadora para aprovechar la diferencia de precio entre acciones y derechos. Así, las nuevas acciones tendrán un valor nominal de 0,50 euros más una prima de emisión de 4,35 euros por acción, por lo que el tipo de emisión total de las nuevas acciones será de 4,85 euros por acción. Este precio indica un descuento del 17,75% respecto al precio teórico sin contar el coste del derecho de suscripción.

Y por lo pronto, tras comenzar la jornada con una fuerte subida del 4%, los derechos se mueven a estas horas con descensos del 4% en los 0,097 euros, mientras que las acciones del Santander en el Ibex 35 muestran una caída estable de entorno al 0,2% hasta los 5,81 euros.

Con estas condiciones, el mercado lo tiene claro, "hay que acudir a la ampliación". En este sentido, desde Linsecurities alertan que "hay que estar atentos ante la posibilidad de realizar operaciones de arbitraje entre acciones y derechos algo que, en principio, se nos antoja complicado". Aún así, recomiendan acudir ya que "a pesar de que siempre existen riesgos de ejecución, la absorción del Banco Popular por parte del Banco Santander es positiva tanto desde el punto de vista financiero como desde el estratégico".

Por su parte, Nuria Álvarez, de Renta 4 explica que en tanto que el hueco está cerrado, da igual acudir a la ampliación por viejas acciones que por nuevas, pero eso sí, hay que ir. "La operación es positiva, estamos recomendando acudir porque la ampliación se está haciendo a unos precios atractivos y está aportando visibilidad a lo que es el negocio en España del banco", afirma la analista a Cotizalia.

Y es que la compra de Popular tiene sentido estratégico y financiero para la entidad que preside Ana Botín, que se convierte en el banco líder en España con un volumen de activos superior a 465.000 millones de euros frente a los 318.000 millones que tiene actualmente. Además, incrementa su base de clientes un 35% y logra una cuota de mercado del 16% en el negocio de las Pymes, que era el sector principal del Popular.

Posibles riesgos

Además, a favor de Santander también juega el hecho de que se está cubriendo bien las espaldas ante los posibles riesgos como pueda ser hacer frente a los litigios que se puedan producir de accionistas del Popular. "Al final, siempre hay riesgos y una operación de compra nunca está exenta, desde equivocar los mismos hasta una valoración de activos errónea porque luego te encuentras algo que no esperabas", continúa Álvarez. "No creo que Santander haya hecho una valoración corta de los activos de Popular, concluye".

"Para empezar, Santander ha subido la tasa de mora de Popular hasta el 20%, en un ejercicio de prudencia. Pero esto, a corto plazo, afecta a los niveles de Santander. La entidad, por otro lado, advierte que sigue en periodo de valoración de los activos de Popular", añade Victoria Torres, de Selftrader. "Una vez valorados, queda por debajo un largo camino, en el que la entidad tiene que deshacerse de activos tóxicos e improductivos. Es verdad que Santander tiene amplia experiencia en este campo y ha demostrado ser una de las entidades más eficaces a la hora de limpiar balance, pero no deja de ser un reto significativo". asegura.

Con todo, las ganas del mercado ante la ampliación del Santander no son nuevas de esta semana, cuando se ha conocido el precio, sino que ya el día en el que se anunció la compra del Popular se vio con buenos ojos. Ni en vano, según asegura Daniel Pingarron, de IG "la operación tiene sentido industrial y así lo percibió el mercado, cuando al segundo día de conocerse la compra por un euro, y la ampliación necesaria de 7.000 millones, premió a los títulos de Santander con una subida del 5%". De hecho, desde entonces y hasta esta semana, los títulos acumulaban una subida que rondaba el 3%.

"Se calcula que Santander obtenga un beneficio adicional cercano a los 1.000 millones en el año 2020…Así, la acción no se ha resentido de forma visible desde el anuncio de la ampliación de capital, más allá de caídas iniciales en algunas sesiones y todo ello, pese a la dilución del beneficio", concluye.

Tipos de inversores que pueden acudir

Por su parte, Borja Rubio, de Orey Financial, perfila un poco más y distingue entre el inversor a largo plazo y el que hace trading. Para el primero, si dispone actualmente de liquidez, "í nos parece una buena opción acudir a la ampliación y aprovechar el descuento que ofrece, además, con ello no diluirá su posición en el banco".

"Sin embargo, si la estrategia que mantiene el inversor es más cortoplacista, podría hacer líquidos los derechos y recibir el efectivo, ya que sobre las actuales valoraciones (6 euros por acción) el margen de seguridad o el ratio rentabilidad/riesgo es más reducido que hace un año y eso no hace tan atractivo mantener o realizar nuevas estrategia", afirma el experto.

Por otro lado, en el caso de que el inversor no sea accionista, recomienda analizar si es más interesante acudir vía derecho o vía acciones, y para ello es mejor esperar un poco a ver la evolución que llevan los primeros.

Otro aliciente para que la ampliación atraiga a los inversores es el dividendo. Santander repartirá 0,06 euros por acción el 4 de agosto y las nuevas acciones tendrán derecho a recibirlo. "En principio, esto es una buena noticia, que puede animar a que la ampliación tenga una mejor aceptación entre accionista y futuros accionistas", concluye.

Noticias del Banco Santander Ibex 35 Arbitraje Inversores Mercados
El redactor recomienda