a la espera de la autorización de la cnmv

Santander lanzará el 7 de julio la ampliación de capital para absorber el Banco Popular

El banco prevé registrar la próxima semana la Oferta Pública de Suscripción (OPS), para la que no se espera un fuerte descuento como en ocasiones anteriores

Foto: Una oficina del Banco Santander junto a otra del Banco Popular. (Reuters)
Una oficina del Banco Santander junto a otra del Banco Popular. (Reuters)

Banco Santander última con la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el folleto informativo de la ampliación de capital de 7.000 millones de euros con la que financiará la absorción de Banco Popular. Según fuentes próximas a la operación, la entidad que dirige Ana Botín prevé iniciar la Oferta Pública de Suscripción (OPS) el 7 o el 10 de julio en función de cuando obtenga el visto bueno del organismo regulador. Citi y UBS, los dos bancos de negocios coordinadores de la colocación, ultiman los contactos con los inversores para fijar el precio de las acciones nuevas y la proporción sobre las viejas.

Otras fuentes han indicado que Banco Santander espera recibir la autorización de la CNMV la próxima semana, previsiblemente en el comité de dirección que el vigilante de la bolsa española tiene previsto celebrar el jueves 6 de julio. Si todo sale según lo previsto, Santander abriría el periodo de suscripción al día siguiente, por lo que los accionistas actuales del primer banco de España tendrían hasta el 21 del próximo mes para decidir si compran los títulos que saldrán al mercado u optan por vender los derechos que le corresponden.

Los accionistas actuales del Santander tendrían hasta el 21 de julio para decidir si compran los títulos u optan por vender los que le corresponden

A diferencia de la ampliación de capital que el grupo financiero hizo en enero de 2015, limitada únicamente a inversores institucionales, esta operación incluye el derecho de suscripción preferente, por lo que todos los accionistas actuales del Santander podrán adquirir títulos en la OPS. De esta manera, tendrán la posibilidad de no verse diluidos por los 7.000 millones de euros con los que el banco reforzará sus recursos propios y que tendrán un impacto inmediato en el beneficio y el dividendo por acción.

Si por el contrario no quiere invertir de nuevo en el Santander, podrán vender en mercado los derechos que les otorgarán en función de la proporción entre las acciones nuevas -las que se emitirán- y las viejas, las que actualmente cotizan en bolsa. Lo que obtendrán, si optan por esta segunda alternativa, dependerá del valor de los derechos, que estará condicionado por el precio que se fije en la ampliación de capital. Existe una tercera vía, que es lo que se conoce como 'operación blanca', y es suscribir solo por el importe obtenido por la venta de los derechos en el caso de que el accionista no tenga liquidez en ese momento.

Dado el buen comportamiento que ha tenido la cotización del Santander desde el anuncio de la compra del Popular el pasado 7 de junio, en el mercado se da por seguro que el descuento con el que saldrá a la venta las acciones no será muy significativo. Muy lejos del 47% que tuvo que aceptar el Popular en la ampliación de capital de 2.500 millones que la entidad en proceso de absorción llevó a cabo en junio de 2016.

Los analistas, divididos

En la emisión de acciones que hizo el Santander a los cuatro meses del nombramiento de Ana Botín como presidenta del grupo, el banco colocó 7.500 millones de euros entre fondos de inversión, de pensiones y aseguradoras, los cuales exigieron un descuento del 10% sobre la cotización en bolsa en aquellos momentos del Santander. Al final, el precio de la colocación se fijó en 6,18 euros y el mercado reaccionó con una venta masiva que se tradujo en un desplome de la acción del 14%, el mayor en 16 años.

Hoy en día, Santander cotiza todavía por debajo de aquel precio, por lo que el valor de las acciones que se emitirán en la nueva OPS será inferior. Un disgusto para los inversores que compraron en la oferta de hace dos años y medio y, según varios analistas que han aplaudido la compra del Popular, como Morgan Stanley, una oportunidad para tomar posiciones en un banco que en 2019 debería ver en la parte de abajo de su cuenta de resultados los beneficios de esta transacción. Actualmente, el 37,5% de los analistas aconseja comprar acciones del Santander; el 46,9% mantener y no tomar más riesgos y el 15,6% restante, vender.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios