la pereza financiera cuesta mucho dinero a los españoles

Regalando dinero al banco: comisiones máximas en los planes con más clientes

Los 10 planes de pensiones con más clientes en España cobran el tope por la gestión pese a sus discretas rentabilidades

Foto: Tres mujeres descansan sentadas en un banco. (EFE)
Tres mujeres descansan sentadas en un banco. (EFE)

Es muy curiosa la diferencia. Si en el banco nos cobran una comisión de una transferencia que nos parece excesiva o del mantenimiento de la tarjeta, reclamamos hasta que nos la quiten y nos quejamos con todas nuestras fuerzas. En cambio, al mismo tiempo, parece que no nos importa que nos cobren la comisión más alta posible cuando más importa: al contratar un producto de largo plazo como nuestro plan de pensiones. 

La cifra es tremenda. Los 10 planes de pensiones que cuentan con más clientes en España tienen las comisiones de gestión anuales más altas permitidas por la legislación, según los datos de la DGS. Y casi todos ellos también cargan con el nivel más alto en las de depositaría. En total, cerca de un 1,75%, nada más y nada menos. Es decir, de cada 1.000 euros invertidos en el plan, la entidad se embolsa cada año 17,5 euros.

Por ejemplo, en el caso del Mi Plan Santander Prudente, el plan de pensiones que cuenta con más inversores en España, si hacemos la media de los 225.000 partícipes del plan por el patrimonio, vemos que cada uno de ellos le estaría pagando cada ejercicio en comisiones más de 160 euros a la entidad. 

Quizás a alguno no le parezca demasiado esta cantidad, pero pensemos ahora que se trata de un producto de inversión de largo plazo. Si tenemos este plan durante 30 años, al final del periodo habremos pagado en comisiones 4.800 euros.  Pensemos en el coste de oportunidad, además, de no tener invertido este dinero. Si a esos 160 euros anuales les sacamos una rentabilidad anual del 2%, al final de los 30 años tendríamos 6.500 euros; con un 4%, casi 9.000 euros, y con un 7%, cerca de 15.000 euros.

Los 10 planes de pensiones que cuentan con más clientes en España tienen las comisiones de gestión anuales más altas permitidas por la legislación

Cuando uno asume el coste de contratar un plan 'caro', por lo tanto, debería estar convencido de que pagar este dinero por su gestión valdrá la pena. Es decir, que la entidad será capaz de obtener una rentabilidad tan interesante a largo plazo que compensará con creces las comisiones que se van a abonar. Como mínimo, pedir en el banco que le indiquen cuál ha sido la rentabilidad a largo plazo del plan y compararlo con la media de la categoría. 

Si el plan tiene una rentabilidad excelente, entonces será comprensible pagar una comisión de gestión elevada. Si uno quiere tener al mejor entrenador para su equipo, lo lógico es que tenga que rascarse el bolsillo. El problema es si estamos pagando sueldo de mejor entrenador del mundo para tener a uno de tercera división. En ese caso, mejor buscar alternativas de menor coste. 

Y en el caso de los fondos superventas en España, no destacan precisamente por tener rentabilidades 'top', sino más bien lo contrario. La mayoría de los que cuentan con más clientes están en negativo en el último año, e incluso algunos de ellos se mueven ya en números rojos a tres años.

Estamos pagando sueldo del mejor entrenador del mundo para tener a uno de tercera división. En ese caso, mejor buscar alternativas de menor coste

Fijarse en las comisiones de gestión al elegir un plan es especialmente relevante ahora mismo en los fondos más conservadores, los de renta fija o renta fija mixta. Debido a los bajos tipos de interés de los bancos centrales mundiales, resulta cada vez más complicado poder obtener una rentabilidad decente con riesgo reducido. Si como mucho podemos aspirar a un rendimiento de los bonos inferiores al 2% y la comisión del plan se nos va hasta el 1,75%... Mal asunto.

Una sucursal del banco Santander. (Reuters)
Una sucursal del banco Santander. (Reuters)

¿Qué pueden hacer los inversores que prefieran dejar de 'regalar' dinero al banco con estas comisiones máximas? Cambiarse. El dinero en pensiones sí se puede mover de un plan a otro, aunque no se puede sacar del instrumento plan de pensiones salvo en determinados supuestos de liquidez. Por lo tanto, el inversor puede ir a su entidad y pedirle que le ofrezca productos con una mayor rentabilidad o una comisión de gestión más baja y mover el dinero allí. 

Si no se lo ofrecen, busque y compare otros planes de pensiones. Y en la entidad donde los encuentre, pida que soliciten el traspaso del dinero que tenía en su plan de pensiones. Siempre que sea un traspaso, nunca se pierden las ventajas fiscales de los planes de pensiones. 

El dinero en pensiones se puede mover de un plan a otro, aunque no se puede sacar del instrumento plan salvo en determinados supuestos de liquidez

¿Pero por qué los españoles no nos fijamos en algo tan importante como la comisión que nos cobran al invertir en nuestra jubilación? Basta con echar un vistazo por las webs de pensiones de los bancos para ver que buena parte del 'marketing' gira alrededor del ahorro fiscal que se obtendrá con la inversión. El cliente parece también fijarse solo en este asunto, cuando, curiosamente, debería ser lo menos importante a la hora de elegir plan... Porque todos tienen ese tratamiento fiscal a largo plazo. Tanto los más caros como los más baratos.

Actuar o no ya depende de cada cliente. La pereza financiera cuesta mucho dinero a muchos españoles a lo largo de sus vidas. Pero, al menos, seamos conscientes: la comisión que le han cobrado y usted reclama por una tarjeta o una transferencia es una absoluta minucia comparada con la que está pagando por no buscar y comparar planes más baratos a la hora de elegir un producto para su jubilación.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios