OHL, Sacyr y FCC, fuera del parqué madrileño

El Ibex no quiere al ladrillo... El selectivo acelera la salida de las constructoras

El idilio del ladrillo y la bolsa toca a su fin. Tan sólo quedan tres constructoras en el Ibex 35 pero... ¿hasta cuándo?

Foto: Oficinas de OHL en Madrid (Reuters)
Oficinas de OHL en Madrid (Reuters)

Las constructoras tienen los días contados en el Ibex 35. O al menos eso sugieren las tres últimas salidas del selectivo. OHL, FCC -la última en perder el paso esta semana- y Sacyr han sido las tres empresas que han dicho adiós a su cotización en el último mes. Todas en el sector de la construcción. 

Y es que este ramo ha visto como su capitalización ha ido disminuyendo progresivamente en los últimos años hasta convertirse en el que menos peso tiene en el parqué madrileño. Concretamente, antes de la salida de las tres empresas citadas, las seis compañías que configuraban el sector en el Ibex 35 (Acciona, ACS, FCC, Ferrovial, OHL y Sacyr) no llegaban ni a un 10% del total de capitalización bursátil. 

El idilio del ladrillo y la bolsa toca a su fin. El sector, en clara crisis desde que explotara la burbuja inmobiliaria, lleva enfrentándose desde 2008 a numerosos retos como la caída de los precios en el mercado del ladrillo o la reducción de sus balances a través de la refinanciación de deudas, que han provocado que el esplendor que atesoraban ya sólo sea un recuerdo del pasado

La última empresa en tener el dudoso honor de salir del selectivo ha sido FCC. El Comité Técnico del Ibex 35 decidía el 27 de julio excluirla definitivamente, tan sólo 10 días después de que dejara de cotizar temporalmente, hasta que conluyera la OPA de Carlos Slim sobre el 100% de su capital, entrando en su lugar Meliá Hoteles Internacional. 

El empresario mexicano ya ostenta el 61,1% del capital de la constructora y se ha convertido en su mayor inversión en España. Estas modificaciones entrarán en vigor el próximo 8 de agosto y el ajuste de los índices se realizará al cierre de la sesión del día 5 de ese mismo mes. Esta OPA supuso la disminución de su liquidez bursátil que finalmente ha provocado su salida del Ibex 35.

Pero no ha sido la única constructora en despedirse del Ibex 35 en este año. Y es que el verano ha cerrado las puertas al ladrillo de golpe. El pasado 17 de junio OHL y Sacyr decían adiós al índice de referencia español. ¿La razón? Su tamaño. Entre las dos constructoras no llegaban a los 2.000 millones de euros de capitalización, cifras excesivamente insignificantes si las comparamos con la capitalización del Banco Santander, que supera los 54.000 millones. En su lugar entraban Viscofan y Cellnex, respectivamente.

¿Futuro incierto para las que quedan?

Tras la nueva norma adoptada por el comité asesor del Ibex 35, por la cual se "podrá excluir un valor componente del Ibex 35 en sus revisiones ordinarias si su capitalización media computable fuera inferior al 0,30% durante el periodo de control”, y que se adoptará a rajatabla a finales de este mismo año, el resto de constructoras podrían tener los días contados

Tres empresas son las únicas que representan al sector de las construcción en el Ibex 35: Acciona, ACS y Ferrovial. Mientras que Ferrovial y ACS cuentan con mayores niveles de capitalización (unos 13.000 y 8.000 millones de euros, respectivamente), Acciona se podría encontrar en la cuerda floja. 

La empresa, presidida por José Manuel Entrecanales Domecqno alcanza actualmente los 4.000 millones de euros de capitalización, lo que la convierte en unos de los 10 valores con menor peso dentro del selectivo madrileño. Y esta no sería la primera vez que saliera del selectivo. El 22 de junio de 2015, Acciona salía del Ibex 35 junto a BME, que daban paso a Aena y a Acerinox. No obstante, el 'exilio' duró poco y regresaba tan solo un mes después (el 20 de julio) en sustitución de Jazztel, que abandonaba el parqué tras la OPA lanzada por Orange.

 

En mejor situación se encuentran Ferrovial y ACS. Las empresas presididas por Rafael del Pino y Florentino Pérez cuentan con mayor volumen de negociación en el selectivo. Sin embargo, ambas empresas han presentado resultados no demasiado atrayentes en los primeros seis meses del año. ACS ha cerrado el primer semestre de 2016 con una caída de los beneficios del 4,7% por menores extraordinarios, mientras que Ferrovial profundiza en esa caída hasta el 29% por su exposición al Brexit.

Habrá que esperar a final de año para ver si la construcción mantiene sus cimientos en el selectivo o si es la próxima en caer.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios