Es noticia
Menú
Consejos prácticos para un uso eficiente del termo de agua caliente
  1. Medioambiente
  2. Ciudad
Hábitos para una vida sostenible

Consejos prácticos para un uso eficiente del termo de agua caliente

Los pequeños gestos individuales a favor del medio ambiente en el hogar pueden generar grandes cambios globales, como el de optimizar el uso del agua caliente para evitar el derroche de agua y energía

Foto: Ducha equipada con un sensor del gasto. (EFE/M. Lorenzo)
Ducha equipada con un sensor del gasto. (EFE/M. Lorenzo)

Uno de los equipamientos del hogar que permanecen durante más horas conectados a la red eléctrica es el termo que abastece los diferentes grifos de la casa de agua caliente sanitaria, por lo que tanto su correcto mantenimiento como un uso adecuado pueden generar un notable ahorro de energía.

El uso razonado del termo del agua caliente puede ayudarnos ahorrar agua y energía y a evitar las emisiones asociadas

Es importante ajustar la capacidad del termo al número de inquilinos que habitan la casa, pues de ese modo optimizaremos su funcionamiento. También es aconsejable situarlo lo más cerca posible de los principales puntos de consumo, pues de ello dependerá el consumo de agua que muchos dejan correr hasta que llegue a salir con la temperatura deseada.

Foto: Instalación de paneles solares en un domicilio. (Reuters/Sergio Perez)

Por norma general, una temperatura del agua de entre 45 y 50 grados sería más que suficiente para abastecer los grifos y duchas de la vivienda. A partir de ahí, forzar el termo para sobrecalentar el agua hasta los 60, 70 grados o más puede generar un aumento del consumo del 40%.

Si el agua de la ducha sale demasiado caliente, deberemos regular el termo, ya que forzar su funcionamiento para luego tener que mezclarla con agua fría significa un derroche absurdo de agua y energía. Ya existen dispositivos que permiten un gran ahorro al respecto. Además, por encima de la temperatura adecuada la corrosión se acelera y acorta considerablemente la vida útil del aparato.

placeholder Los mejores termos eléctricos para mantener el agua caliente (iStock)
Los mejores termos eléctricos para mantener el agua caliente (iStock)

Para mejorar este aspecto, es recomendable instalar una válvula termostática, de las que mezclan el agua caliente y la fría en el propio termo, una solución práctica con un coste razonable que permite alcanzar un ahorro de hasta el 20% de energía. También existen dispositivos que, equipados con sensores, informan sobre el gasto de agua y energía durante la ducha.

Foto: Edificio en Covent Garden, Londres. Foto: Unsplash

Otro sistema que puede favorecer el ahorro, si nuestro termo es antiguo, es la instalación de un temporizador que lo conecte a la red una hora antes de levantarnos y lo desconecte un par de horas después, cuando salgamos de casa, para volver a activarlo con el mismo periodo de antelación al regresar. La mayoría de los nuevos modelos lo llevan incorporado de fábrica. En todo caso, es aconsejable desenchufar el termo si vamos a ausentarnos del domicilio durante más de una semana.

placeholder Recuperar el agua fría de la ducha es fácil y muy útil. (Unsplash)
Recuperar el agua fría de la ducha es fácil y muy útil. (Unsplash)

Y por último, más allá del eterno debate sobre si es mejor ducharse con agua caliente o fría, respecto a lo de dejar que corra el agua hasta que alcance la temperatura deseada existe un sencillo método de ahorro que puede resultar especialmente adecuado en épocas de sequía. Basta con situar un cubo cerca de la ducha para llenarlo con esa agua y utilizarla después sin salir del cuarto de baño, por ejemplo tras hacer uso del váter en lugar de descargar la cisterna.

Uno de los equipamientos del hogar que permanecen durante más horas conectados a la red eléctrica es el termo que abastece los diferentes grifos de la casa de agua caliente sanitaria, por lo que tanto su correcto mantenimiento como un uso adecuado pueden generar un notable ahorro de energía.

Mundo sostenible Agua Energía Hogares
El redactor recomienda