PROPUESTAS DE LOS PARTIDOS DE CARA AL 12-J

Navarra en las elecciones vascas: de reforzar vínculos al derecho a decidir

PNV, Podemos y PSE abogan por intensificar las relaciones con Navarra dentro de la Eurorregión vasca, y Bildu deja en manos de la ciudadanía de Euskadi el "estatus de relación" a establecer

Foto: Urkullu, Chivite y Alain Rousset, presidente de Aquitania, durante la asamblea extraordinaria de la Eurorregión vasca del pasado año. (EFE)
Urkullu, Chivite y Alain Rousset, presidente de Aquitania, durante la asamblea extraordinaria de la Eurorregión vasca del pasado año. (EFE)

Navarra ha estado muy presente en los últimos acuerdos de calado que ha alcanzado el PNV con el Gobierno español. Son importantes las concesiones que ha logrado la formación nacionalista para la comunidad que dirige la socialista María Chivite, que no han estado exentas de polémica por su significado político. El compromiso arrancado a Pedro Sánchez para retirar a la Guardia Civil de las competencias de Tráfico y Seguridad Vial dentro del acuerdo suscrito para posibilitar su investidura —y que daba cauce a varios aspectos de la agenda soberanista que reclama el PNV— precedió a la concesión de la gestión del nuevo ingreso mínimo vital (IMV) a los gobiernos vasco y navarro y al otorgamiento de plenos poderes a ambas comunidades en la fase 3 de la desescalada que negoció la formación ‘jeltzale’ —esta última medida fue finalmente efectiva para todas las regiones— para dar su apoyo a sucesivas prórrogas del estado de alarma ante la crisis generada por el coronavirus.

Los logros del PNV relativos a la ampliación de competencias para Navarra —fuertemente criticados por UPN, el PP y diversas asociaciones navarras por las "injerencias" que supone y por convertir al partido de Andoni Ortuzar en "interlocutor" de la Comunidad Foral— han llegado, además, a las puertas de las elecciones autonómicas del 12 de julio. La formación nacionalista aspira en estos comicios a romper su techo electoral, obtenido en 1984 con Carlos Garaikoetxea antes de la escisión del partido, impulsada por los arrolladores resultados de las encuestas, que le permita obtener una holgada mayoría en el Parlamento Vasco con su actual socio de gobierno, el PSE-EE. El 'lehendakari' y candidato a la reelección, Iñigo Urkullu, confía en que los réditos obtenidos por su formación para la Comunidad Foral en Madrid tengan su efecto en Euskadi en su lucha por atraer a ese espectro de electorado nacionalista que modula su voto en función del escenario y las circunstancias.

Navarra está en los últimos meses en la agenda política vasca por las concesiones de Sánchez al PNV; pero, ahora bien, ¿qué peso tiene la Comunidad Foral y cuál es la relación a establecer desde Euskadi en las propuestas de las diferentes fuerzas de cara a la cita con las urnas del 12 de julio? A grandes rasgos, el planteamiento compartido de forma mayoritaria estriba en intensificar las relaciones con Navarra, si bien EH Bildu va más allá y deja en manos de la ciudadanía vasca el estatus deseado con la Comunidad Foral.

La formación 'jeltzale' plantea "reforzar las relaciones" con Navarra desde "el respeto a la realidad institucional" dentro de una propuesta que alude de forma genérica a los siete territorios que forman parte de la Euskal Herria que defiende el nacionalismo —las tres provincias vascas, Navarra, Lapurdi, Zuberoa y Baja Navarra—. De cara al 12-J, Urkullu insiste por tercera ocasión, después del fracaso en sus dos anteriores mandatos, en su apuesta de consensuar un nuevo estatuto político para Euskadi en el Parlamento Vasco dentro de un proyecto de ley de reforma del Estatuto de Autonomía de 1979.

El PNV plantea "reforzar" las relaciones con Navarra desde "el máximo respeto a la voluntad de sus instituciones" y con "el reconocimiento de Europa"

Y este "nuevo marco jurídico-político", según refleja el aspirante del PNV, debe "establecer que la Comunidad Vasca accede al autogobierno como expresión de su identidad nacional y de la voluntad democrática de la ciudadanía" de los tres territorios vascos, lo que "convierte al pueblo vasco en sujeto político institucional abierto a establecer relaciones con Navarra y los territorios vascos radicados en el Estado Francés, con quienes comparte idioma, cultura e intereses sociales y económicos, siempre desde el máximo respeto a la voluntad de sus instituciones, así como con el reconocimiento de la Unión Europea".

En su conjunto, son 16 alusiones a Navarra en el programa electoral, pero en todas ellas Urkullu se refiere a la necesidad de estrechar lazos dentro de la denominada Eurorregión vasca, que aglutina al País Vasco, la Comunidad Foral y la región francesa de Aquitania, y que "forma parte de una realidad histórica compartida, el Pueblo Vasco, que hoy se estructura en tres realidades político-administrativas". La incorporación de Navarra a la Eurorregión en 2016 "nos dota de una herramienta muy valiosa para profundizar en la cohesión económica y social de los territorios vascos", expone el aspirante a la reelección en el programa electoral, donde defiende que esta zona territorial cuenta con "una masa crítica, potencial y ambición suficientes como para asumir un rol de liderazgo en el espacio atlántico de la Unión Europea".

El PSE plantea un "pacto renovado y modernizado" con Navarra para revitalizar el euskera

Reforzar las relaciones con Navarra, con la Eurorregión como marco territorial, es también el planteamiento que defienden Podemos y el PSE-EE a la hora de aludir a la comunidad vecina, cada uno con sus posicionamientos particulares. Los socialistas vascos solo aluden una vez de forma expresa a Navarra en el programa electoral para vincular una mayor relación con la Comunidad foral con la defensa del euskera como telón de fondo. Así, apuesta por "fortalecer los acuerdos de colaboración en materia de política lingüística entre adminis­traciones, elaborando un nuevo pacto, renovado y modernizado, para la revitalización del euskera y su internalización, trabajando conjuntamente con los gobiernos de Nava­rra y Aquitania" dentro de una propuesta que vincula al apartado de "paz, justicia e instituciones sólidas".

Podemos alude a los "estrechos vínculos históricos, sociales, culturales, económicos y lingüísticos", con el euskera como su "máxima expresión", que "existen con otros territorios como Iparralde y Navarra en una realidad que se ha denominado Euskal Herria" en el capítulo dedicado a la consecución de "un estatuto plural refrendado por la ciudadanía vasca". No obstante, el "marco colaborativo" que propone establecer con Navarra, que extiende igualmente al "País Vasco francés (Iparralde)", lo circunscribe a la "gestión, desarrollo y financiación de EiTB como radiotelevisión de Euskal Herria" y para "aprovechar las potencialidades para la colaboración transnacional dentro de la Unión Europea". Son las dos únicas alusiones a Navarra que recoge el programa de la formación de Pablo Iglesias.

El planteamiento más soberanista, como es de esperar, llega de la mano de EH Bildu, que aboga por el "establecimiento de un procedimiento claro para que la ciudadanía vasca pueda ejercitar el derecho a decidir el estatus de relación con el Estado Español y otros territorios de Euskal Herria". Deja así en manos de la población de Euskadi la capacidad para definir la vinculación deseada con la Comunidad Foral.

No falta tampoco la alusión a Navarra como parte institucional de esa Eurorregión vasca que la antigua Batasuna plantea como instrumento para "aprovechar las oportunidades para dar pasos como nación". Resulta llamativo, en todo caso, que este planteamiento se recoge en el programa dentro del apartado dedicado a "política internacional". Los ámbitos de colaboración que plantea establecer EH Bildu con Navarra e Iparralde aluden a la "solidaridad intergeneracional", la "transición hacia la soberanía alimentaria" o la universidad e investigación, entre otras materias.

Bildu apuesta por fijar "un procedimiento claro para que la ciudadanía vasca pueda ejercitar el derecho a decidir el estatus de relación" con España o Navarra

Igualmente, propone establecer con estos dos territorios una "estructura técnica común y permanente para la política lingüística hacia la normalización del euskera", concertar la "oferta turística a fin de poder generar una imagen de destino compartida" o crear "una red de trabajo industrial para reforzar las sinergias territoriales y de cultura industrial, compartir recursos, infraestructuras, experiencias y fomentar espacios de trabajo común". En total, son once alusiones directas a Navarra las que se recogen en el programa de la antigua Batasuna de cara a las elecciones vascas.

Ante todas las propuestas nacionalistas que aluden a Navarra, el PP censura las "injerencias" del PNV con Navarra y acusa a las fuerzas soberanistas vascas de querer convertir a la Comunidad Foral en la "cuarta provincia" del País Vasco.

El 12 de julio dará paso a una legislatura en la que el PNV pretende culminar la actualización del autogobierno vasco con la aprobación en el Parlamento Vasco de un proyecto de reforma estatutaria. Será el tercer intento tras el fracaso de los dos anteriores mandatos de Urkullu. La pasada legislatura, el nuevo estatuto político que ansía el 'lehendakari' encalló en la Cámara de Vitoria ante la falta de acuerdo en torno a las bases de acento soberanista del futuro texto articulado, en especial el reconocimiento del derecho a decidir. Los juristas designados por PNV, Podemos y PSE-EE suscribieron una propuesta tras 13 meses de trabajos, pero los socialistas se descolgaron de los polémicos artículos, lo que abocó al fracaso la reforma estatutaria, dejando en un segundo plano los amplios acuerdos alcanzados en otros ámbitos entre expertos de estos tres partidos —los juristas de EH Bildu y el PP se desmarcaron por ser el texto excesivamente corto, por un lado, y rebasar la legalidad, por el otro—.

Con relación a Navarra, la propuesta del nuevo Estatuto formulada por los juristas Mikel Legarda (PNV), Arantxa Elizondo (Podemos) y Alberto López Basaguren (PSE) establece en el artículo 2 que la Comunidad Autónoma de Euskadi estará "integrada por los territorios históricos de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya, así como el de Navarra en el supuesto de que este último decida su incorporación de acuerdo con el procedimiento establecido en la Disposición Transitoria Cuarta de la Constitución y en este Estatuto". No obstante, al respecto, el jurista designado por los socialistas emite un voto particular para señalar que lo que afecta a la Comunidad Foral "debe pasar a formar parte de una disposición, que puede ser transitoria, como en la Constitución, o si se considera que no es una cuestión transitoria, como otro tipo de disposición —adicional o final—".

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios