Los focos de covid se cobran otras dos vidas y Euskadi descarta la 'normalidad' este lunes
  1. España
  2. País Vasco
38 positivos y tres fallecidos en los brotes

Los focos de covid se cobran otras dos vidas y Euskadi descarta la 'normalidad' este lunes

El agravamiento de los dos brotes en Txagorritxu y Basurto lleva al Gobierno vasco a rechazar levantar el estado de alarma en apenas cuatro días: el lunes decidirá si adelanta la etapa de alerta antes del 21

placeholder Foto: Exterior del hospital Basurto. (EFE)
Exterior del hospital Basurto. (EFE)

Los dos focos de coronavirus detectados en los hospitales de Txagorritxu y Basurto se han cobrado en las últimas horas dos nuevas vidas, una en cada complejo sanitario, lo que eleva a tres los fallecimientos vinculados a estos brotes. Los contagios se elevan a día de hoy a 38, de los que 29 corresponden al centro vizcaíno y siete al alavés, después de que en las últimas 24 horas se hayan contabilizado siete nuevos positivos en ambos recintos sanitarios.

Ante estos datos, el Gobierno vasco ha descartado decretar este mismo lunes el fin del estado de alarma y dar el salto a la "nueva normalidad", como era su pretensión. Ahora esperará al lunes, tras analizar la evolución epidemiológica que se dé a lo largo de toda esta semana, para decidir si se mantiene en la fase 3 o pone fin al estado de alerta antes de que finalice esta etapa el domingo 21 de junio, como marcan los ritmos establecidos inicialmente en el plan de desescalada diseñado por el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Foto: Control policíal en uno de los accesos a Bilbao durante el estado de alarma. (EFE)

Así lo ha anunciado la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras y responsable del Gobierno vasco en el proceso de desescalada, Arantxa Tapia, en una comparecencia junto a la titular de Sanidad, Nekane Murga, para dar cuenta de la situación del coronavirus en Euskadi, con la evolución de los dos brotes detectados en Txagorritxu y Basurto. En las últimas 24 horas se han registrado 13 nuevos positivos en pruebas PCR, 12 en Vizcaya y uno en Álava. En todo caso, estas cifras no tienen en cuenta los tres nuevos casos vinculados al foco de Txagorritxu, ya que se trata de casos que habían sido contabilizados con anterioridad pero que ahora se han vinculado al brote en el hospital de Vitoria dentro del "rastreo" que se ha sometido a contactos de los infectados.

En todo caso, el Gobierno vasco considera que, de momento, no se han dado contagios en el "ambiente comunitario", si bien Murga no ha descartado esta posibilidad, por lo que ha llamado a la ciudadanía a extremar la precaución y respetar las medidas de higiene y seguridad. "Focos claros en el ambiente comunitario no se han detectado, pero es posible que aparezcan", ha alertado. La consejera de Sanidad ya admitió ayer que se había dado un "cambio de tendencia" en la evolución de la pandemia y ahora reconoce de forma pública la posibilidad de que se den focos fuera de los hospitales a raíz de estos brotes detectados en los centros sanitarios. No obstante, el Gobierno vasco se mantiene firme en su negativa a prohibir las visitas a pacientes. Por ello, ha incidido en su aviso de que la flexibilización de las medidas preventivas ante la pandemia puede "facilitar la transmisión" del virus.

No se han detectado "focos claros en el ambiente comunitario" tras los dos focos hospitalarios, pero Murga advierte de que "es posible que aparezcan"

En este escenario, y que ha llevado este mismo jueves al Gobierno de Cantabria a echarse atrás en sus planes de facilitar los movimientos con Euskadi desde este lunes a la vista de los brotes hospitalarios –Navarra ya había dado ayer calabazas al Ejecutivo de Iñigo Urkullu–, el Gobierno vasco ha decidido posponer su previsión de levantar el estado de alarma con una semana de antelación en relación a los plazos previstos inicialmente dentro del plan de desescalada. De este modo, el lunes, una vez se haya hecho un seguimiento de los datos de "una semana completa" de Euskadi en la fase 3, el Ejecutivo de Vitoria decidirá si se decreta la llegada de la 'nueva normalidad' de forma "adelantada" o, por el contrario, se opta por "ir con más seguridad y agotar el plazo" de 15 días fijado sobre el papel para cada etapa dentro de la desescalada –el Gobierno español permite a las comunidades que se encuentren en fase 3 gestionar la llegada a la "nueva normalidad"–.

"Hay que analizar y evaluar bien la información y respetar lo que nos dice. Y sobre ese análisis, debemos realizar la evaluación del levantamiento del estado de alarma el día 21 o si se estima interesante, posible, realizarlo previamente", ha espetado Tapia, que ha defendido que la transición a la "nueva normalidad" se debe abordar con "paso firme y de forma adecuada".

Foto: Una mujer sale del Hospital de Basurto, en Bilbao. (EFE)

La consejera ha considerado ahora "precipitado" el "acelerar" y "avanzar" de fase para llegar a la nueva normalidad sin "tener en cuenta" los datos de la evolución de la pandemia de esta semana, por lo que ha abogado por ser "cautos" y "trabajar de forma rigurosa". "No tenemos ninguna prisa. No vamos a tomar ninguna decisión sin tener los datos que corroboren que eso [el levantamiento del estado de alarma] no solo es posible sino recomendable", ha aseverado. A efectos prácticos, esta decisión supone que este lunes no se facilitará la movilidad entre las comunidades limítrofes que se encuentran en fase 3, como pretendía el Gobierno vasco. "Vamos avanzado al ritmo previsto en la tercera fase. Hasta el momento, no hemos pretendido en ningún momento correr ni evolucionar en función de lo que no podíamos hacer, y menos lo vamos a hacer en este escenario", ha remarcado.

"Con los datos sanitarios en la mano hoy optamos por evaluar un plazo un poco más largo, evaluar al menos de una semana. El próximo lunes nos reuniremos con todos esos datos de una semana completa en fase 3 y decidiremos en ese momento si procede levantar el estado de alarma y pasar al de nueva normalidad o si procede continuar todavía hasta el día 21 en esa fase 3. Pero queremos evaluar una semana completa con estas nuevas condiciones de movilidad [desde el lunes se permite la movilidad entre los tres territorios vascos] y de actividad social más ampliada", ha señalado. A este respecto, ha puesto en valor que en estos cuatro día de fase 3 en Euskadi "hemos avanzado mucho", con la ampliación de forma "importante" de la actividad deportiva y cultural y la movilidad ilimitada en el conjunto de la comunidad autónoma.

Tapia ve ahora "precipitado" el "acelerar" y "avanzar" de fase para llegar este lunes a la nueva normalidad sin analizar los datos de esta "semana completa"

La consejera ha negado en varias ocasiones que el Gobierno vasco haya querido "correr" a la hora de levantar el estado de alarma, a pesar de que Urkullu protestó de forma pública la pasada semana ante la negativa del Ejecutivo español a facilitar ya desde este pasado lunes día 8 la movilidad entre comunidades limítrofes que hubieran dado el salto a la fase 3, acusando a Pedro Sánchez de incumplir el compromiso adoptado para facilitar en el Congreso de los Diputados la sexta y última prórroga del estado de alarma.

La situación ha dado un giro desde que el jueves y viernes de la pasada semana se detectaran los focos en los dos hospitales vascos. El Ejecutivo vasco se ha visto forzado a modificar sus planes ante la negativa evolución de los brotes, y que hasta la fecha se han cobrado la vida de tres pacientes, dos en Basurto y uno en Txagorritxu. Los tres fallecimientos, ha explicado Murga, corresponden a personas de "avanzada edad" y con "patologías oncológicas en estadíos avanzados". Los dos focos han generado alarma en Euskadi, si bien, y de cara a la decisión que se va a adoptar el lunes, Tapia ha puesto de relieve que se tratan de dos brotes "muy localizados, muy identificados y muy controlados" después de "intervenir de forma rápida y específica".

El brote de Txagorritxu se ha activado tras 48 horas sin positivos al registrarse tres nuevos contagios, mientras que Basurto suma otros cuatro infectados

El foco del hospital de Vitoria se ha reactivado con tres nuevos casos, lo que ha puesto fin a 48 horas sin cambios en este complejo sanitario, donde los positivos se sitúan ahora en siete, incluida la persona fallecida, que corresponde al segundo paciente positivo detectado en Oncología y que padecía una "enfermedad grave". Los infectados corresponden a tres pacientes de la unidad de Oncología, de los que uno de ellos se encuentra en su domicilio tras haber sido dado de alta la pasada semana, otros tantos visitantes y un profesional sanitario. En total, son 130 pruebas PCR las que han sido realizadas a profesionales sanitarios, pacientes y "contactos estrechos" de los infectados.

En Basurto, por su parte, los contagios se elevan a día de hoy a 29 –contando igualmente los dos muertos– tras detectarse cuatro nuevos infectados en las últimas 24 horas. Once infectados son profesionales sanitarios, otros tantos pacientes del hospital y siete visitantes. En su conjunto, en este centro sanitario se han realizado 798 pruebas PCR, de las que 552 han sido a trabajadores, 134 a personas que permanecen hospitalizadas y 112 a acompañantes de ingresados.

Un programa de cribado confirma el covid en un 30% de personas con síntomas compatibles con el virus pero a quienes no se les había hecho la prueba

En relación al origen de los brotes, Murga ha admitido desconocer aún las causas, si bien ha afirmado tener "varias hipótesis". En el caso de Basurto, ha señalado que "varios" de los profesionales contagiados compartieron una actuación conjunta en una situación de urgencia. "Es una posible hipótesis, pero nunca podremos saber si es la causa", ha constatado, amparada en que esta patología "tiene un periodo de latencia largo, tiene personas asintomáticas, lo cual hace muy difícil confirmar que la vía de contagio haya sido una y descartar otras".

En el conjunto de Euskadi, la fotografía de la incidencia de la pandemia se compone a día de hoy de 20.261 positivos y 1.584 fallecidos tras registrarse cuatro decesos en las últimas 24 horas. Asimismo, 18 personas permanecen ingresadas en las unidades de cuidados intensivos (UCI), "las mismas que en los días previos", según los datos aportados por Murga. En su comparecencia, la consejera de Sanidad también ha dado cuenta de los resultados de un programa de cribado realizado a personas diagnosticadas al inicio de la pandemia con síntomas compatibles al coronavirus pero a quienes no se les había hecho la prueba PCR para ver si estaban contagiados, y que refleja que el 30% de ellas contenía el covid-19. En concreto, han dado positivo 959 de las 3.240 personas que participaron de forma voluntaria en el estudio. Ahora, el Servicio vasco de Salud, Osakidetza, llevará a cabo una segunda fase de este proyecto de cribado en la que contempla duplicar el número de pruebas y llegar a 8.338 ciudadanos.

Coronavirus Noticias de País Vasco
El redactor recomienda