CANTABRIA MANTIENE EL PLAN PARA EL LUNES

Navarra da calabazas a Urkullu y La Rioja apurará el plazo en la movilidad entre CCAA

Chivite comunica al lendakari que agotará la fase 3 para facilitar la movilidad entre comunidades, mientras Revilla no modifica de momento sus planes al no ver "riesgo" en los dos brotes en Euskadi

Foto: Chivite y Urkullu, en la toma de posesión de la presidenta de Navarra, junto a Uxue Barkos. (EFE)
Chivite y Urkullu, en la toma de posesión de la presidenta de Navarra, junto a Uxue Barkos. (EFE)

La pretensión del Gobierno vasco de facilitar ya desde este mismo lunes la movilidad entre las tres comunidades autónomas limítrofes con Euskadi que se encuentran en la fase 3 ha recibido el primer portazo después de que Navarra haya decidido esperar hasta el final de esta etapa de la desescalada para autorizar los traslados a otras CCAA. Así se lo ha comunicado en la tarde de este miércoles la presidenta de Navarra, María Chivite, al lendakari, Iñigo Urkullu, durante una conversación telefónica, en la que la dirigente socialista le ha trasladado su decisión de agotar los 15 días de la fase 3 antes de abrir los límites territoriales de la comunidad foral, lo que se producirá el lunes 22 de junio.

De este modo, el no de la comunidad foral echa al traste los planes del Ejecutivo de Vitoria de alcanzar de facto la nueva normalidad tras la crisis sanitaria provocada por el coronavirus en apenas cinco días, desde el 15 de este mes, al permitir la movilidad entre todas las comunidades autónomas limítrofes que se encuentran a día de hoy en la última fase de la desescalada.

El criterio del Gobierno de Navarra de no autorizar los traslados entre las comunidades autónomas limítrofes hasta el 22 de junio —en su caso, Aragón, La Rioja y el País Vasco— se adopta con base en criterios de “seguridad” y “prudencia”, si bien, con la vista puesta en Euskadi, también pesan a la hora de adoptar la decisión los dos recientes brotes de coronavirus que se han dado en los hospitales de Txagorritxu (Álava) y Basurto (Vizcaya), donde se han registrado hasta la fecha 29 positivos y un fallecido a causa de ambos focos.

La negativa de Navarra a abrir sus límites era una decisión más o menos esperada en el Ejecutivo de Urkullu, que, no obstante, ha tratado de presionar en las últimas horas al Gobierno foral, en el que Chivite tiene como principal socio a Geroa Bai, la coalición que lidera el PNV en la comunidad, para abrir esta puerta con antelación. El adelantar el tránsito entre ambas regiones supondría un síntoma más de normalidad tras la crisis sanitaria provocada por el covid-19 con las elecciones vascas del 12 de julio a la vuelta de la esquina. Pero no ha sido así. De los tres líderes regionales, la presidenta navarra ha sido la que menos entusiasmo ha mostrado públicamente ante la posibilidad de adelantar una semana la vuelta a la “nueva normalidad”. De hecho, la comunidad foral ha apostado por una mayor prudencia a la hora de gestionar la fase 3 al imponer mayores restricciones en los bares, restaurantes o centros comerciales en relación con Euskadi.

El agravamiento del foco en Basurto no modifica el plan de Revilla, que considera que "no hay ningún riesgo" para la movilidad con Euskadi desde el lunes

Los recelos que había evidenciado Chivite, y que han culminado este miércoles con la certificación de la negativa a adelantar siete días la movilidad entre CCAA, contrasta con la postura favorable que mantiene a día de hoy el presidente de Cantabria. Miguel Ángel Revilla mantiene su planteamiento pese al agravamiento del foco en el hospital vizcaíno de Basurto, donde, a diferencia del de Txagorritxu, que parece 'controlado' al no haberse registrado nuevos casos en 48 horas —cuenta cuatro positivos confirmados—, continúa su escalada con 25 infectados y un fallecimiento en la actualidad. Este foco —ha considerado este miércoles el presidente regional— “no es un inconveniente” para la reapertura de los límites territoriales con Euskadi en apenas cinco días al considerar que "no hay ningún riesgo". A su juicio, se trata de un foco "absolutamente controlado". Además, ha defendido que lo ocurrido en Basurto "nos puede pasar a cualquiera".

En todo caso, los últimos acontecimientos en la comunidad vecina llaman en Cantabria a la "prudencia" y a no correr "riesgos de ningún tipo". Aunque la pretensión, como bien ha dejado constancia el líder regionalista, sigue siendo facilitar la movilidad con el País Vasco desde este mismo lunes. "Si el día 21 se va a abrir toda España no veo que sea un riesgo mayor abrir dos comunidades una semana antes", ha argumentado Revilla, quien ha defendido que "habrá que convivir con un cierto riesgo" para relanzar la actividad económica.Incluso, ha apuntado a que podría ser una “experiencia piloto interesante” para el resto de las comunidades cuando accedan a la ‘nueva normalidad’. "El deseo de las dos comunidades es abrir", ha remarcado.

La decisión definitiva la adoptará el Gobierno regional este mismo jueves, cuando Revilla y Urkullu acordarán los pasos a dar tras analizar la situación epidemiológica que detallen los departamentos de Salud de ambas comunidades, según ha señalado el presidente cántabro. El Gobierno de Urkullu tiene puesta la mirada en Cantabria, donde siempre ha situado la prioridad de cara a facilitar estos movimientos entre las CCAA limítrofes —numerosos vizcaínos tienen allí una segunda residencia—, al ir de la mano de Revilla, que el pasado domingo, al término de la conferencia de Pedro Sánchez con los presidentes autonómicos, dio por hecho que el tránsito entre ambas regiones sería ya una realidad este lunes día 15. Pero la situación, más bien los datos de la evolución de la epidemia en el País Vasco, ha variado desde el domingo.

La previsión de Euskadi y Cantabria se mantiene aunque lo que antes era una pista libre de obstáculos se ha tornado ahora en una apelación a la prudencia y la cautela. La evolución de la pandemia en las próximas horas, aseguran desde el Ejecutivo de Vitoria, será clave y marcará la decisión definitiva. La alarma que ha generado el brote en el hospital de Basurto ha trastocado el paso firme en el que avanzaba el gabinete del lendakari. De hecho, la consejera de Sanidad, Nekane Murga, ha reconocido este miércoles que ha habido “un cambio de tendencia” en el País Vasco, donde en las últimas 24 horas se han registrado 19 nuevos positivos, lo que sitúa a la comunidad en cifras de hace tres semanas.

La consejera vasca de Sanidad, Nekane Murga, reconoce que ha habido "un cambio de tendencia" en la evolución de la pandemia en Euskadi

“Somos conscientes de las cifras y de un cambio en la tendencia que vamos a analizar día a día, momento a momento, su repercusión. Con prudencia, pero con objetividad”, ha aseverado Murga. Ahora, en función de la evolución epidemiológica de este cierre de semana se adoptará una decisión sobre la efectividad del levantamiento del estado de alarma en el actual escenario.

La Rioja, por su parte, aguardará hasta “el último minuto” a la hora de adoptar una decisión en torno a si permitir o no la movilidad entre comunidades limítrofes desde este mismo lunes, según ha señalado este miércoles el portavoz del Ejecutivo, Txus del Río. Sus manifestaciones rebajan el tono que había mostrado un día antes la presidenta Concha Andreu, que había mostrado su disposición a facilitar el tránsito entre comunidades con una semana de antelación si no se producían cambios en la situación sanitaria. “Si todo va bien” —dejó constancia—, no habría problemas.

La Rioja rebaja el tono tras mostrar su disposición a adelantar siete días la movilidad y ahora aguardará hasta "el último minuto" para tomar una decisión

Pero ahora entra en juego el agravamiento del brote de Basurto y que ha puesto en alerta a La Rioja, que admite estar vigilando con atención si el foco va a más. “No vamos a tomar una decisión prematura”, ha aseverado Del Río, enfriando así la posibilidad de adelantar una semana los movimientos entre CCAA limítrofes. “En cualquier caso estamos hablando de siete días de diferencia”, ha espetado.

También el Gobierno español está atento a las decisiones que adopten las regiones implicadas. “Es una cuestión de esperar a ver qué deciden y qué proponen las comunidades autónomas”, ha afirmado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, que entiende que las CCAA “son muy conscientes de los riesgos” a los que se pueden exponer al adelantar la movilidad más allá de sus límites territoriales.

Fernando Simón afirma que el brote del hospital de Basurto parece "más o menos controlado", al entender que no ha habido transmisión comunitaria

En su tradicional comparecencia para informar de la evolución del covid-19 en España, Simón ha aludido al brote del hospital de Basurto para afirmar que parece “más o menos controlado”, al considerar que no se ha dado una transmisión comunitaria. Para ello, ha destacado que el Servicio vasco de Salud, Osakidetza, ha hecho un “buen estudio de contactos” con 80 personas en seguimiento. En todo caso, ha emplazado a esperar a ver la evolución en las dos próximas semanas. Si durante este tiempo “no aparecen casos fuera de este grupo de seguimiento” se podría tener la seguridad de que el foco puede estar “más o menos controlado”.

En todo caso, el brote puede ser un factor definitivo que retrase una semana los planes de Euskadi y Cantabria de abrir sus límites desde este lunes. “Ahora mismo tienen que hacer una solicitud, que se les aprobará, pero las dos comunidades tienen que estar de acuerdo en que se produzca esta movilidad entre ellas”, ha espetado Simón.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios