Es noticia
Menú
El PSOE se une a la protesta feminista crítica con Igualdad entre gritos de "Montero dimisión"
  1. España
  2. Madrid
30 concentraciones diferentes

El PSOE se une a la protesta feminista crítica con Igualdad entre gritos de "Montero dimisión"

La vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, y la titular de Industria, Reyes Maroto, acudieron a esta cita

Foto: Isabel Rodríguez, Nadia Calviño y Reyes Maroto. (EFE/Sergio Pérez)
Isabel Rodríguez, Nadia Calviño y Reyes Maroto. (EFE/Sergio Pérez)

Este 25 de noviembre en Madrid salió el sol, se condenó la violencia de género —a propósito del día internacional contra la misma— y se convocaron más de 30 manifestaciones diferentes en la capital. Las escisiones en el movimiento feminista cada vez cobran más fuerza y la diversificada cita de este viernes no es más que la punta del iceberg de un sinfín de controversias. Por si fuera poco, la polémica en torno a la ley de solo sí es sí ha recrudecido las distancias y las discrepancias entre la coalición del Gobierno son cada vez más agudas. Tanto, que miembros del PSOE han participado en la marcha convocada por las detractoras de Irene Montero, que exigen la dimisión de la ministra de Igualdad y la tachan de misógina. Esta es la manifestación más multitudinaria de esta causa y desde el partido aseguran que la intención no es la de posicionarse contra la ministra, sino que es "a la que han ido siempre" porque es la concentración oficial.

Cientos de personas, más de mil según las organizadoras, se unieron en Madrid a la manifestación convocada por el Movimiento Feminista de Madrid, que arrancó pasadas las 18:30 horas en la confluencia de las calles Gran Vía y Alcalá y en la que se pudieron escuchar gritos de "Aquí estamos las feministas" e "Irene Montero, dimisión" en presencia de varias ministras del PSOE. Presididas por una pancarta con el lema "El machismo mata, viola, explota y borra a las mujeres. Basta Ya!", las manifestantes también portaron pancartas con otros temas como "No quiero sentirme valiente al salir a la calle, quiero sentirme libre" o "Con nuestras hermanas iraníes". Además de corear el cese de la ministra, que fue contestado con abucheos por personas que se encontraban observando la marcha, también pudo verse durante el recorrido una gran pancarta con el mismo lema.

Foto: Marchas por el 8-M en Madrid. (EFE/Fernando Villar)

Entre ellas, este año, también el PSOE, que tras su pancarta "Mujeres libres e iguales", reunió a la vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, y a otras dos ministras, la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, y la de Industria, Reyes Maroto, así como al vicepresidente del Congreso, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis o su secretaria de Igualdad, Andrea Fernández. La ministra de Igualdad, Irene Montero, por su parte, participó en la concentración convocada por la Comisión 8M en el barrio de Vallecas. "El año pasado vinieron y nos sorprendieron, así que no descartaría que repitieran", señalaban horas antes de la cita quienes preparan el acto de Vallecas. Por su parte, la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, declaró su solidaridad con Montero en Barcelona antes de la manifestación local: "Si le insultan a ella, nos insultan a todas".

La encrucijada en la que se encontraban los socialistas sobre a qué manifestación acudir fue resuelta. Aun tratándose de la concentración clásica convocada desde hace más de 25 años, y considerada la cita oficial, no deja de estar hoy día liderada por quienes reniegan de la ministra de Podemos. La secretaria de Igualdad del PSOE, Andrea Fernández, declaró este viernes en el acto del 25N en Ifema que "la violencia contra las mujeres debe ser una cuestión de Estado que se encuentre en el frente de todas las organizaciones políticas".

placeholder Manifestantes participan en una protesta para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer en Madrid. (Reuters/Violeta Santos Moura)
Manifestantes participan en una protesta para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer en Madrid. (Reuters/Violeta Santos Moura)

La decisión del PSOE de acudir a la controvertida concentración se produjo solo dos días después de que Fernández mostrase su apoyo a la ministra en redes sociales. "Todo mi apoyo y cariño, nadie merece soportar eso", escribió en Twitter, a propósito de las polémicas declaraciones de la diputada de Vox, Carla Toscano, contra Montero.

La manifestación contra la violencia de género se lleva convocando en Madrid desde el 1996 por parte del Foro Feminista de Madrid. Las mismas que lideraron la concentración este año desde Gran Vía y quienes ahora critican a Montero. Cuando la diversificación del momento comenzó a fraguarse y la deriva de los discursos empezaron a incomodar a algunas partes, hace aproximadamente 3 años, la Comisión del 8M (con un ideario más inclusivo y a favor de las leyes de Igualdad) inició los eventos en los barrios y pueblos de Madrid.

Por tanto, los dos días más importantes del movimiento, el 8M y el 25N, tienen diferentes convocantes. El 8M desde este 2022, donde las más radicales organizaron su propio recorrido con menos fuerza que la oficial del Paseo de la Castellana. Y el 25N, donde son estas las que más población aglutinan por liderar la campaña desde hace más de 25 años. Aunque se han convocado más de una treintena de marchas, la de Vallecas fue algo más multitudinaria que las del resto de barrios y pueblos. Y estas últimas defienden que la cultura patriarcal "desprecia a las mujeres, pero más aún a las mujeres racializadas, pobres, trans, mayores, con diversidad funcional, enfermas, gordas, locas".

Foto: La ministra de Igualdad, Irene Montero. (EFE/Mauricio Dueñas Castañeda)

Mientras que las haters de Montero ponen en entredicho la ley del solo sí es sí —especialmente tras los casos conocidos de reducción de penas— y la ley trans, la cuestión del proxenetismo también les divide. Unas condenan a rajatabla la prostitución y las otras no están del todo de acuerdo; la misma posición reflejada en los partidos de la colección, donde el PSOE presentó una proposición de ley al respecto que dividió a Podemos en dos.

Este 25 de noviembre en Madrid salió el sol, se condenó la violencia de género —a propósito del día internacional contra la misma— y se convocaron más de 30 manifestaciones diferentes en la capital. Las escisiones en el movimiento feminista cada vez cobran más fuerza y la diversificada cita de este viernes no es más que la punta del iceberg de un sinfín de controversias. Por si fuera poco, la polémica en torno a la ley de solo sí es sí ha recrudecido las distancias y las discrepancias entre la coalición del Gobierno son cada vez más agudas. Tanto, que miembros del PSOE han participado en la marcha convocada por las detractoras de Irene Montero, que exigen la dimisión de la ministra de Igualdad y la tachan de misógina. Esta es la manifestación más multitudinaria de esta causa y desde el partido aseguran que la intención no es la de posicionarse contra la ministra, sino que es "a la que han ido siempre" porque es la concentración oficial.

Madrid
El redactor recomienda