Ni Gallardón ni Aguirre: Ayuso se lanza con su madrileñismo a abrir una era en el PP
  1. España
  2. Madrid
EL 4-M, DECISIVO EN MADRID

Ni Gallardón ni Aguirre: Ayuso se lanza con su madrileñismo a abrir una era en el PP

La "libertad" de Ayuso terminó mutando en lo de "vivir a la madrileña". El PP por primera vez apuesta por despertar un sentimiento identitario, aunque no excluyente, con la capital

placeholder Foto: Isabel Díaz Ayuso, en el acto de cierre de campaña. (EFE)
Isabel Díaz Ayuso, en el acto de cierre de campaña. (EFE)

En el PP cunde la sensación optimista de que la suerte, por fin, está echada. La campaña electoral se hizo larga, pero en la candidatura de Isabel Díaz Ayuso esperan con impaciencia un 4 de mayo que será "un antes y un después". El broche del camino a las urnas acabó este domingo, coincidiendo con el Dos de Mayo y un acto institucional que reforzó claramente a la presidenta regional mientras los populares exhibían el músculo de llevar más de dos décadas gobernando la Comunidad de Madrid. "Estamos exactamente donde queríamos. Empezamos muy arriba, pero lo sorprendente es habernos mantenido así. Esto no lo veíamos en años", aseguran dirigentes de la cúpula popular.

La mayoría absoluta (69 escaños) es difícil. Pero los sondeos internos de última hora siguen acercando a la popular a una cifra de éxito por encima de los 60 diputados. El modelo de Ayuso, basado en un sentimiento de madrileñismo sin precedentes, es lo más parecido a un experimento, reconocen fuentes populares. El partido calibrará el éxito la noche del 4 de mayo. “Después de estas elecciones, puede venir un terremoto político”, advierten en el núcleo duro de la candidata que opta a la reelección.

Foto: Isabel Díaz Ayuso en la Real Casa de Correos. (EFE)

Lo que está claro es que mejorará los resultados que obtuvo Cristina Cifuentes en 2015, cuando consiguió 48 escaños a pesar de la irrupción de nuevas formaciones como Ciudadanos. Cuatro años más tarde, la desconocida candidata a la que hoy encumbran los hosteleros de media España apenas aguantó 30 diputados, que en cuatro días podría llegar a doblar. La aspiración de Ayuso es recuperar la época dorada de los populares en Madrid, de la mano de Alberto Ruiz-Gallardón (dos mayorías absolutas en la comunidad y otras dos en el ayuntamiento) y las tres mayorías de Esperanza Aguirre (en la repetición de 2003 tras el ‘tamayazo’, la de 2007 y la de 2011, cuando llegó a sacar 72 escaños). Los tres expresidentes acudieron a la Puerta del Sol este Dos de Mayo para, entre otras cosas, arropar de lleno a la nueva lideresa.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

La mayoría absoluta en la Asamblea madrileña está hoy en los 69 diputados. Si hay una antecesora con la que se ha comparado a Ayuso desde que consolidó una posición política propia y de confrontación absoluta al Gobierno de PSOE y Unidas Podemos, esa es Aguirre. Probablemente, por la defensa de las políticas neoliberales que durante tanto tiempo encarnó la expresidenta, pero también por el carácter personal de ambas y su rechazo a lo políticamente correcto. También es la que más se ha significado en su apoyo a Ayuso y ayer mismo no solo estuvo en los actos institucionales, sino que acudió al mitin final de la campaña cubierta con un pañuelo que tenía estampado el rostro de la candidata popular.

Madrileñismo y debate identitario

Veteranos del PP aseguran que el fenómeno Ayuso “ha superado con creces” el aguirrismo. También lo piensan así alcaldes y concejales de municipios de la Comunidad de Madrid, que se reconocen “asombrados” por la transversalidad en los apoyos a la actual candidata.

“Es inexplicable. Quieren apoyar a Ayuso, no ya al PP, a ella. Han pedido ayudar en toda la campaña, en la noche electoral. O solo se acercaban a las carpas para decir que la iban a votar”, explican a este diario, reconociendo que “desde hace muchos años” no se veía algo igual en el PP de Madrid. En Génova, no niegan el movimiento, más bien lo contrario. Las muestras de apoyo han sido constantes desde que se confirmó el adelanto electoral, empezando por el ejército de voluntarios al servicio de la candidatura.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

El punto de inflexión, según analizan también en el entorno de la presidenta, tiene mucho que ver con el debate en torno a la identidad madrileña. Ayuso empezó la campaña lanzando una disyuntiva, “socialismo o libertad”, para terminar de apoderarse del segundo término y erigirse como su máxima representante. “Vivir en Madrid es vivir en libertad”, continuó diciendo en algunos de sus actos hasta que el lema de la campaña mutó a lo de “vivir a la madrileña”. Hasta el punto de que sus rivales lo emplean para referirse a políticas puestas en marcha por la popular, sin reparar en que lo que hacen es consolidarla.

“Vivir a la madrileña es que en plena Filomena, con tres metros de nieve, la gente pusiera una mesa en la calle para tomarse una cerveza”, dijo Ayuso este mismo viernes para reflejar una vez más su concepto de libertad en la capital. Unos días antes, en una entrevista con Carlos Alsina, revolucionaba las redes sociales: “En Madrid puedes empezar una vida de cero. Si terminas una relación, no tienes ni que volver a ver a tu ex”. Ejemplos no le han faltado para explicar lo que entiende por el madrileñismo que lidera: “Después de un día sufriendo, podemos irnos a una terraza y tomarnos una caña con quien queremos y a la hora que queremos”. “Podemos ir a misa, a los toros, de compras o lo que queramos. Vivo en Madrid y por eso soy libre”.

placeholder Ayuso, con Esperanza Aguirre. Al lado, Pablo Casado. (EFE)
Ayuso, con Esperanza Aguirre. Al lado, Pablo Casado. (EFE)

Podría parecer carne de 'meme', pero en el equipo de la presidenta regional aseguran que es un sentimiento con el que se identifica una mayoría de la población, como se verá reflejado en la próxima noche electoral. “Ha despertado un sentimiento de pertenencia, un sentimiento identitario, que en ningún caso es excluyente, pero que sí consigue identificar Madrid con una forma de vivir”, explican las mismas fuentes.

En el PP, reconocen que hasta el momento ningún dirigente político en Madrid había apostado por dar con la tecla identitaria. Es una estrategia que genera dudas en muchos sectores de la formación, no solo a nivel nacional, sino también en otras comunidades autónomas. En el entorno de Ayuso, sin embargo, coinciden en que esta postura es en gran medida lo que ha evitado el crecimiento de Vox en la región. “Les hemos dejado sin banderas. Se han lanzado a la supuesta inseguridad en los barrios, a los problemas de la inmigración que no existen… porque no tienen espacio”, apuntan.

Foto: Acto electoral de Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

La propia Aguirre alaba en todas sus intervenciones los mensajes de campaña de la actual presidenta regional y muy especialmente que se haya decidido por dar “la batalla cultural” que en tantas ocasiones el PP ha evitado. La exdirigente considera que Casado debe seguir por el mismo camino y reclama que recupere el discurso que le llevó a ganar las primarias de 2018, cuando se decantó por una línea más conservadora, menos equidistante, y venció a Soraya Sáenz de Santamaría.

El debate no es menor, porque si la candidata madrileña confirma un éxito rotundo en la próxima jornada electoral, el partido tendrá que volver a replantearse los postulados (tras la ruptura con Vox en la moción de censura) y su relación de futuro. Existe una división evidente dentro de la formación sobre cómo tratar al partido de Santiago Abascal, sobre todo en aquellos lugares donde su apoyo se haga inevitable.

Isabel Díaz Ayuso PP de Madrid Elecciones Madrid Campañas electorales
El redactor recomienda