Ayuso exhibe moral de victoria en un Dos de Mayo con la única ausencia de Iglesias
  1. España
  2. Madrid
DÍA DE LA COMUNIDAD DE MADRID

Ayuso exhibe moral de victoria en un Dos de Mayo con la única ausencia de Iglesias

En pleno cierre de la campaña electoral todos los expresidentes del PP apoyan a la candidata en actos institucionales que sirvieron para reforzar a Ayuso. En la izquierda solo faltó Podemos

Foto: Isabel Díaz Ayuso en la Real Casa de Correos. (EFE)
Isabel Díaz Ayuso en la Real Casa de Correos. (EFE)

Los actos institucionales del Dos de Mayo, en el día de la Comunidad de Madrid, llegaron en un momento clave para el 4-M, coincidiendo con el cierre de una campaña bronca que ha enfrentado a los actores políticos durante dos semanas de manera constante. Las formaciones de la izquierda habían criticado que Isabel Díaz Ayuso “instrumentalizaría” la fiesta regional a su favor en el último día en el que se puede pedir el voto a los ciudadanos. Aún así, el único ausente fue Pablo Iglesias. La candidata de Más Madrid, Mónica García, evitó acudir a la entrega de medallas en la Real Casa de Correos, pero sí estuvo en el acto cívico-militar del exterior con el resto de sus rivales.

La exhibición de poder de los populares en Madrid se hizo patente desde el primer momento. En la primera fila, los expresidentes regionales en bloque (el socialista Joaquín Leguina, que ha dado su apoyo a Ayuso; y los populares Alberto Ruiz Gallardón, Esperanza Aguirre, Cristina Cifuentes. También Ángel Garrido y Pedro Rollán. El único que faltó fue Ignacio González.

La entrega de medallas de la Comunidad homenajeó una vez más a los trabajadores esenciales a lo largo de la crisis sanitaria y, como adelantó este diario, Ayuso recuperó la tradición de imponérsela a sus antecesores, Garrido y Cifuentes (con la que se abrazó entre aplausos). Cifuentes, que abandonó la presidencia en 2018 de manera abrupta tras el caso máster y el polémico video de las cremas, reconoció “un gran orgullo” al recibir la medalla, “tras un calvario de tres años” y siendo por fin “libre cargas y cargos” (en febrero la Justicia la absolvío).

placeholder Ayuso junto a Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón. (EFE)
Ayuso junto a Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón. (EFE)

Pero, el momento más impactante llegó al recibirla otro de los premiados, Nacho Cano, que terminó devolviéndole la banda a la presidenta regional agradeciéndole su “valentía” durante la gestión de la pandemia. Especialmente, por “haber mantenido los teatros abiertos. Esta medalla tiene que ser para ti. El milagro de Madrid eres tú”, dijo el compositor para sorpresa de los invitados. Su discurso, precedido por el de la soprano Ainhoa Arteta, acabó convirtiéndose en un cúmulo de alabanzas hacia la candidata a la reelección.

En realidad, los populares no pudieron disimular la moral de victoria que les rodeó desde el primer momento, a pesar de que el aforo implicó que muchos asistentes habituales no estuvieran. En la Puerta del Sol se respiraba un ambiente de continuidad. Ayuso estuvo situada en todo momento en el escenario, mientras los premiados iban desfilando junto a ella. Clausuró el acto con un discurso que intentó ser institucional, pero que fue tachado de electoralista por sus rivales.

placeholder Ayuso con Nacho Cano. (EFE)
Ayuso con Nacho Cano. (EFE)

Los dirigentes populares presentes en el acto reconocían mucho optimismo de cara al 4 de mayo. “Estamos muy bien situados. Llegamos a la campaña como queríamos”, explica un alto dirigente del PP (en referencia a la fuerza de la candidata cuando adelantó los comicios). Y, continuó, “para sorpresa de todos, las cosas han seguido yendo muy bien a pesar de que la campaña ha sido muy complicada”. Ni los episodios de las cartas con balas ni la unión de la izquierda en un solo bloque preocupa a estas alturas al PP.

Algunos asistentes sí ven “difícil” la mayoría absoluta, pero no esconden que doblar los diputados (de 30 a 60 en dos años) es un escenario más que probable. “Lo mejor sería que la derecha sumara más que la izquierda para solo depender de la abstención de Vox”, afirmaron.

Saludos y corrillos entre rivales

Tras la parada militar (el primer acto en Sol), Ayuso y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que fue el más madrugador y recibió a los primeros asistentes como Aguirre, con la que charló durante largo rato, colocaron la corona de laurel en homenaje a los que dieron su vida por España. No hubo el tradicional desfile que siempre se ha celebrado hasta la llegada de la pandemia.

placeholder Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado. (EFE)
Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado. (EFE)

Pablo Casado, en calidad de jefe de la oposición, también ocupó un puesto preferente en la primera fila. Mientras los asistentes iban tomando asiento, se sucedían los saludos entre exmandatarios y dirigentes actuales. El líder del PP compartió charla con Gallardón y Aguirre, mientras Cifuentes se mantenía a unos metros. La primera en acercarse a saludarla fue la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís (Ciudadanos), a la que siguieron Andrea Levy y el alcalde de la capital. Los otros dos expresidentes siguieron separados. Casado también saludó a Rocío Monasterio (de la que la gobernabilidad de Ayuso podría depender a partir del próximo martes), que acudió con Javier Ortega Smith. La candidata de Vox se intercambió unas palabras con el exvicepresidente regional, Ignacio Aguado, que reaparició en la sede del Gobierno tras su cese fulminante.

Era otra de las imágenes de la jornada. La vuelta por un día de los exconsejeros de Ciudadanos (estuvo también Marta Rivera de la Cruz, a la que Ayuso siempre ha dicho que quiere recuperarla para su Gobierno, y Eduardo Sicilia, exresponsable de Universidades). Edmundo Bal, candidato naranja, estuvo rodeado en todo momento por Villacís y César Zafra, su número tres en la lista. Las encuestas son pesimistas para su partido, aunque el candidato no pierde la esperanza.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

Elecciones Madrid Isabel Díaz Ayuso
El redactor recomienda