La investigación de los sobres con balas se atasca: ni huellas ni restos biológicos
  1. España
LA POLICÍA ABRE OTRAS LÍNEAS

La investigación de los sobres con balas se atasca: ni huellas ni restos biológicos

Los diferentes rasgos de las cartas hacen pensar a los investigadores que las remitidas a Marlaska e Iglesias fueron enviadas por autores diferentes a los de las dirigidas a Díaz Ayuso o a Zapatero días después

placeholder Foto: Sobre con balas llegado al Ministerio del Interior. (EC)
Sobre con balas llegado al Ministerio del Interior. (EC)

La investigación de los sobre con balas que llegaron al Ministerio del Interior el pasado 22 de abril a nombre del titular de la cartera, Fernando Grande Marlaska, y del líder de Podemos y candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid Pablo Iglesias se atasca por la vía que suele arrojar resultados más fiables, la del peritaje. La Policía Científica no ha llegado a nada concreto de momento por medio del análisis de restos biológicos y huellas dactilares tras revisar las mencionadas cartas, los sobres, la caligrafía y los proyectiles que venían adjuntos. Así lo confirman a El Confidencial fuentes policiales, que aseguran que hay otras líneas de investigación abiertas, aunque ésta era la más determinante.

Tras la recepción de las misivas, la Policía Científica se dispuso a tratar de encontrar vestigios en el análisis de estos documentos con el fin de cotejar los resultados con las bases de datos que recogen a decenas de personas fichadas por las fuerzas de seguridad y que cuentan con antecedentes. De este trabajo, sin embargo, no hay conclusiones definitivas por el momento, según las fuentes consultadas, que dejan abierta la posibilidad de que en las investigaciones realizadas por la Guardia Civil y los Mossos en relación a las cartas similares que ambos cuerpos investigan pueda haber otros resultados. De momento, las fuentes consultadas no tienen constancia de que en Guardia Civil y en Mossos haya conclusiones diferentes, pero las diligencias continúan abiertas en ambas corporaciones.

Foto: Los mossos blindan la estación de francia ante la visita del rey y sánchez

La falta de pistas en el marco de la investigación emprendida por la Policía Científica complica las pesquisas, pues los peritajes suelen arrojar conclusiones que resultan ser determinantes antes los tribunales de justicia y facilitan mucho las sentencias. Al no existir una vía de actuación clara en este sentido, las investigaciones tienen que buscar otras direcciones. Desde la Policía no descartan todavía encontrar elementos -biológicos o de pequeñas huellas-, pero en este momento es poco probable.

Las fuentes consultadas apuntan a que por lo que parece los autores de las misivas enviadas a Marlaska y a Iglesias son diferentes a las remitidas a la presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata a la reelección, Isabel Díaz Ayuso, y al expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Ni el estilo ni el tipo de letra ni otros rasgos característicos coincidirían en unas y otras misivas. "A no ser que el autor sea un experto en tratar de disimular determinados rasgos, no parece que el remitente sea el mismo", reflexionan las fuentes policiales consultadas por El Confidencial.

Foto: Imagen facilitada por fuentes policiales.

El envío de la primeras cartas a Marlaska, a Iglesias y a la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, reventó la campaña electoral, pues tuvo inmediatas consecuencias en los mensajes de los candidatos. El líder de Podemos realizó numerosas declaraciones al respecto y protagonizó una polémica en el debate electoral de la cadena SER, del que se marchó tras acusar a la candidata de Vox, Rocío Monasterio, de no condenar las misivas. La repercusión mediática de los sobres fue seguida por el envío de las cartas también con balas que recibió Díaz Ayuso y Rodríguez Zapatero. La primera la intervino Correos en Cataluña y la segunda el mismo ente público en el madrileño barrio de Vallecas.

Las dispersión de las misivas tampoco está ayudando a la investigación, pues el hecho de que cada una de ellas haya sido interceptada en un punto geográfico distinto ha provocado que haya hasta tres cuerpos policiales encargados de las pesquisas, lo que dificulta aún más la tarea. Las cartas que llegaron al Ministerio del Interior (dirigidas a Marlaska y a Iglesias) y a Rodríguez Zapatero están siendo investigadas por la Policía Nacional. Las que fueron remitidas a la directora de la Guardia Civil las están analizando responsables de este último cuerpo. La que iba dirigida a Ayuso, por su parte, la está revisando Mossos d'Esquadra.

Foto: Maroto muestra la denuncia que ha presentado contra el remitente de la carta amenazante que ha recibido. (EFE)

La llegadas de los sobres al Ministerio del Interior ha dejado al descubierto también un agujero en la seguridad del departamento dirigido por Marlaska, que tras recibir las misivas puso en marcha una reevaluación del control de accesos con el fin de detectar cualquier nueva vulnerabilidad y evitar que pudiera volver a colarse elemento sospechoso alguno añadido, extremo que los técnicos entendían como muy probable por el habitual efecto imitación que episodios tan mediáticos como este suelen producir. La polémica también tuvo una repercusión directa en Correos, cuyo sistema de seguridad tampoco detectó las misivas.

En este último caso, se produjeron además controversias añadidas, pues el ente público pidió la destitución del vigilante de seguridad privada que se supone que tenía que haber localizado el sobre en los escáneres, extremo muy criticado por los sindicatos del sector y que incluso fue rebatido por los hechos, pues Correos tampoco detectó días después la navaja que viajó desde un buzón de El Escorial hasta el despacho de la ministra de Industria, Reyes Maroto, que resultó haber sido enviada por un hombre con una enfermedad mental que incluso puso su nombre y apellidos en el remitente. Sí detectó posteriormente las dirigidas a Díaz Ayuso y a Rodríguez Zapatero.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Policía Nacional Guardia Civil
El redactor recomienda