Ayuso moviliza una tropa de 12.600 voluntarios en busca de la mayoría absoluta
  1. España
  2. Madrid
"ANTE LA CAMPAÑA MÁS DECISIVA"

Ayuso moviliza una tropa de 12.600 voluntarios en busca de la mayoría absoluta

El PP lanzó la iniciativa para afrontar "la campaña más decisiva de la historia de Madrid" y la respuesta los ha desbordado. Miles de personas, ni siquiera militantes, se unen a la causa de Ayuso

placeholder Foto: Isabel Díaz Ayuso en la presentación de su candidatura. (EFE)
Isabel Díaz Ayuso en la presentación de su candidatura. (EFE)

Cuando hace justo un mes Isabel Díaz Ayuso decidió adelantar las elecciones, la maquinaria del PP de Madrid, el motor del partido en toda España, se puso a funcionar. Seis días después, el 16 de marzo, la presidenta de la Comunidad lanzó un canal de voluntarios para preparar el 4-M. El objetivo era doble: movilizar sus bases para afrontar lo que internamente ven como “la campaña más decisiva de la historia de la región madrileña” y aprovechar todos los recursos posibles en un escenario inédito, de distanciamiento social por la pandemia, que requiere de herramientas tecnológicas que en otras convocatorias jugaban un papel secundario. La noche del lanzamiento la iniciativa registró 2.430 inscritos. Tres semanas después, los voluntarios son un ejército que alcanza la cifra de 12.645.

Además, la candidatura ha recibido un total de 37.685 mensajes con ideas y otras aportaciones para el programa y el diseño de la campaña. En el partido reconocen que la respuesta es “apabullante” y demuestra que el ‘efecto Ayuso’ se ha salido del mapa de lo controlable.

El núcleo duro de la candidata popular asegura que se ha creado “una campaña espontánea dentro de la campaña real” con otras iniciativas como la de hosteleros que incluyen platos con su nombre o el apoyo masivo en municipios del cinturón rojo madrileño, hasta ahora dominados por la izquierda. El “movimiento pro Ayuso”, afirman, es “más transversal de lo imaginable” desde poblaciones del noroeste de la región o barrios pudientes de la capital hasta municipios como Parla o Móstoles. “Vemos una transversalidad que ni siquiera se percibía con Esperanza Aguirre”, desvelan en la Puerta del Sol.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (c). (EFE)

Y en esta vorágine enmarcan el apoyo masivo de voluntarios, que en muchos casos ni siquiera son militantes del PP. A pesar de que hay muchos afiliados, en la formación reconocen que lo sorprendente es la incorporación de inscritos independientes, que no forman parte de la organización interna ni militan en el partido. “Están interesados en participar en la política, en esta campaña en concreto y dicen que no saben cómo hacerlo”, explican. El reparto de roles se va improvisando día a día y se irá haciendo efectivo a lo largo de la campaña. Algunos buscan ser apoderados y otros se han ofrecido para hacer campaña a pie de calle. También hay registrados voluntarios para la organización de actos electorales o incluso para ayudar en tareas creativas como vídeos para redes sociales o diseño creativo.

El perfil medio de los voluntarios, que superan los 12.600 cuando aún faltan 24 días para las elecciones, también es llamativo. La edad aproximada es de 40 años, con estudios y nivel académico o profesional. “En algunos casos es realmente sorprendente”, afirman desde el PP de Madrid sin desvelar nombres o detalles.

Más allá de las consecuencias que para la candidatura de Ayuso pueda tener, el PP de Madrid no esconde el hito que la iniciativa en sí puede representar si los resultados se plasman en las urnas. “Tenemos la impresión de que puede ser el primer caso de activismo político en España, similar al que se produce en la política norteamericana. Un gran grupo de activistas y voluntarios dispuestos y entregados a que Ayuso gane definitivamente las elecciones”.

placeholder Ayuso en el Puerto de Navacerrada. (EFE)
Ayuso en el Puerto de Navacerrada. (EFE)

El verdadero reto por delante, nadie lo esconde, es el de la mayoría absoluta. Aunque Génova y otros dirigentes madrileños creen que es un escenario muy complicado (la presidenta regional parte de los 30 escaños de 2019 y no necesitar ningún apoyo implicaría alcanzar los 69 diputados), en la Puerta del Sol manejan encuestas internas que intentan no creerse. Algunos ‘trackings’ internos, según el entorno más cercano de la presidenta, mejoran las perspectivas de las encuestas publicadas (en torno al 40% del voto) y acercan al PP a la mayoría absoluta en este momento.

El ejército de voluntarios, dicen los populares de Madrid, es un claro ejemplo de ese movimiento transversal que se ha generado alrededor de la figura de Ayuso. Como publicaba este diario, la corriente emocional vinculada a la presidenta y que ella ha conseguido reducir a la defensa de la “libertad” es cada vez más fuerte, desactivando a sus principales rivales políticos. No solo eso. En su equipo reconocen que la unión entre "Ayuso y Madrid" se ha convertido en un fenómeno en sí mismo. Más todavía con su estrategia sanitaria, enfrentada a la del resto de comunidades y al Gobierno de España, que le han dado una especie de identidad propia a la región. “Es lo que se llama vivir a la madrileña. Parece que si atacas a Ayuso estás atacando a Madrid”, resumen.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

Hasta ahora, el viento le ha sido favorable a la presidenta madrileña y ni siquiera la oposición ha conseguido ponerla todavía en un brete. El optimismo desplegado por Pedro Sánchez hace días con las vacunas se ha visto empañado con la confusión generada por Astrazeneca. El fin del estado de alarma a partir del 9 de mayo sin una alternativa jurídica que permita a las comunidades restringir la movilidad confirmaría el reproche reiterado del PP, que lleva meses exigiendo reformas legislativas que se adapten a la realidad de la pandemia.

Y la confrontación que el presidente del Gobierno y sus ministros hacen continuamente con Ayuso aúpa a la presidenta regional como la verdadera oposición. La petición de la dirigente autonómica para que se evaluaran todas las vías posibles de vacunación, incluida la inyección de Sputnik que aún no cuenta con el aval de la Agencia Europea del Medicamento, fue tachada de “ridícula” por miembros del Ejecutivo. Al día siguiente, Alemania también mantenía ya contactos con los rusos para un futuro escenario. “Esto es como lo de las PCR en Barajas, los test de antígenos y todo lo demás”, ironizó la dirigente del PP. El último choque, con acusaciones mutuas de dar datos sanitarios falsos, no ha hecho más que recrudecer una guerra sin fin.

Cuando hace justo un mes Isabel Díaz Ayuso decidió adelantar las elecciones, la maquinaria del PP de Madrid, el motor del partido en toda España, se puso a funcionar. Seis días después, el 16 de marzo, la presidenta de la Comunidad lanzó un canal de voluntarios para preparar el 4-M. El objetivo era doble: movilizar sus bases para afrontar lo que internamente ven como “la campaña más decisiva de la historia de la región madrileña” y aprovechar todos los recursos posibles en un escenario inédito, de distanciamiento social por la pandemia, que requiere de herramientas tecnológicas que en otras convocatorias jugaban un papel secundario. La noche del lanzamiento la iniciativa registró 2.430 inscritos. Tres semanas después, los voluntarios son un ejército que alcanza la cifra de 12.645.

Isabel Díaz Ayuso Partido Popular (PP) Elecciones Madrid
El redactor recomienda