Ayuso sale indemne de la ofensiva de la izquierda y ve más cerca la mayoría absoluta
  1. España
  2. Madrid
RECTA FINAL DEL 4-M

Ayuso sale indemne de la ofensiva de la izquierda y ve más cerca la mayoría absoluta

"El antes y el después" augurado por la izquierda no parece tener efecto en el PP, que no solo no observa movimientos demoscópicos reseñables, sino que además ve a Ayuso fortalecida

placeholder Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

La segunda fase de la campaña madrileña, que algunas formaciones como Unidas Podemos calificaron como “un antes y un después”, no parece haber cambiado el paso de Isabel Díaz Ayuso. Más bien al contrario: a pesar del debate generado, en la Puerta del Sol se mantienen confiados en los resultados que arrojarán las urnas el 4 de mayo y no creen que la candidata del PP resulte penalizada por los últimos acontecimientos. “Estaba claro que no podía ser todo un paseo militar. El marco que han intentado generar es más incómodo, pero no percibimos cambios con respecto a las semanas anteriores”, insisten desde su entorno, situándola cerca de la mayoría absoluta. Además, la campaña electoral contó con un nuevo giro este martes por la noche, cuando los Mossos detectaron en la provincia de Barcelona un nuevo envío con balas dirigido, en esta ocasión, a la presidenta regional.

Hace justo una semana, en el debate de Telemadrid, Ángel Gabilondo confirmó su novedad estratégica al tender la mano a Pablo Iglesias con la frase “tenemos 12 días para ganar las elecciones”. La izquierda daba finalmente una imagen de unidad, de un solo bloque, que hasta el momento no se había percibido. Dos días después, el dirigente morado abandonó el debate de la Cadena SER al considerar que Vox no era tajante en su condena a las amenazas de muerte que habían recibido él mismo, el ministro del Interior y la directora de la Guardia Civil (los sobres con balas cuya autoría sigue sin identificarse).

Foto: La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. (EFE)

La tesis desde ese momento en los partidos de la izquierda, y asumida este martes por el propio Gobierno —después de que la ministra de Industria, Reyes Maroto, también recibiera una amenaza por carta (la navaja ensangrentada)—, ha sido la de imponer un cordón sanitario a Vox sin matices. “No se puede ni se debe gobernar con Vox”, afirmó Gabilondo tras conocerse la amenaza a Maroto, a la que ha prometido hacer vicepresidenta económica de su Gobierno si llega a la Puerta del Sol. Todo ello a sabiendas de que la misiva venía de una persona con esquizofrenia diagnosticada que incluso estampó sus datos personales en el remitente de la carta. A toda esta situación se suma ahora el hecho de que Ayuso también entre en el club de los envíos con amenazas. Los Mossos investigan ya la carta con balas que iba dirigida a la popular. A diferencia de Podemos y PSOE, los populares evitan comentar lo ocurrido y advierten, como veían haciendo, de que darle más publicidad de la cuenta puede generar un efecto llamada.

Las encuestas más recientes (la de Metroscopia este martes) avalan la tranquilidad que muestran los populares, igual que la que publica mañana GAD3, según los avances que ya ha hecho su presidente, Narciso Michavila, al augurar que el PP podría ganar por primera vez en todos los distritos de la capital, incluido Vallecas. En el PP no ajustan tanto detalle, pero no esconden que los ‘trackings’ que manejan y los análisis del resto de encuestas sin cocina (incluido el CIS de la semana pasada, que daba opciones a la izquierda) mantienen una victoria clarísima de Ayuso, que en caso de necesitar a Vox para gobernar, sumaría una mayoría contundente (con tres o cuatro escaños por encima de los 69 diputados).

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), junto al candidato del PSOE en Madrid, Ángel Gabilondo (2d). (EFE)

Los últimos movimientos de la izquierda han generado un marco distinto al impuesto por la presidenta regional que giraba en torno a la 'libertad'. La idea de 'democracia o fascismo' incomoda a algunos sectores del PP, reconociendo que han tenido que “pronunciarse” sobre aspectos por los que querían pasar de puntillas. La marcha abrupta del debate de Iglesias o la reacción de Vox con las amenazas a miembros del Gobierno (Santiago Abascal llamó “llorón” al de Podemos) no son un escenario ideal para los populares, que siguen haciendo equilibrios entre mantener una posición propia, ser beligerantes con la izquierda y no atacar a su socio potencial que es Vox.

“La campaña estaba yendo por donde queríamos. Libertad, apertura de actividad económica en Madrid, el Zendal, los aciertos en Barajas, los test de antígenos. Y, de repente, buscan introducir que la democracia está en riesgo”, analizan en el entorno de Ayuso. Sin embargo, pasados estos días, en el PP no perciben movimientos demoscópicos reseñables y menos aún en el bloque de la derecha. Avanzan que podrían darse dentro de la izquierda y no esconden la fortaleza que ellos también ven en la candidata de Más Madrid, que haría peligrar la posición de los socialistas. Pero no mucho más.

Foto: La candidata de Más Madrid, Mónica García, y la concejala Rita Maestre. (EFE)

Los populares dan por hecho que Ciudadanos quedará fuera de la Asamblea de Madrid y creen que Vox mantiene un suelo firme superior al 5%, aunque tampoco esconden que los últimos acontecimientos “pueden volverse en contra” del partido de Rocío Monasterio. Una cosa, señalan, es que sus votantes aplaudan esa postura y otra muy distinta, dicen, es que puedan captar a nuevos votantes.

El PP sigue percibiendo su candidatura como el voto refugio de la mayoría del bloque del centro derecha que en 2019 apostó por tres partidos distintos, y augura que el 4 de mayo habrá una respuesta “transversal” en favor de Ayuso en muchos bastiones tradicionales de la izquierda. Alcaldes y dirigentes populares de distintos municipios confirman esa teoría, e insisten a este diario en que la movilización de bases y simpatizantes continúa siendo histórica.

Foto: Isabel Díaz Ayuso en la presentación de su candidatura. (EFE)

El fenómeno del ayusismo, aseguran, continúa igual de vivo y reconocen que las expectativas crecen por la respuesta de la calle. “Hacía muchísimos años que no vivíamos esto. La gente tiene ganas de ir a votar, de ayudar, de colaborar. Solo dan su apoyo a Ayuso”, dicen regidores de la zona norte y noroeste de la comunidad, reconociendo que la candidata se ha convertido en una suerte de ‘icono pop’ difícil de explicar.

A pesar de la esperanza de la izquierda de que aún hay partido, en el núcleo duro de la presidenta regional también reconocen que el voto del PP en la comunidad está muy consolidado, a diferencia de otras autonomías en las que el PP empezó a gobernar hace poco más de dos años, como Andalucía. “Tenemos la sensación de que todo esto forma parte de la desesperación de la izquierda. Temen lo que va a ocurrir el 4 de mayo, pero ya no tienen mucho que hacer”, señalan sin dudas.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Elecciones Madrid Partido Popular (PP) Isabel Díaz Ayuso
El redactor recomienda