El PSOE trata de arrebatar la ventaja a Ayuso con el 'efecto Marlaska' y la amenaza de Vox
  1. España
"Democracia o fascismo"

El PSOE trata de arrebatar la ventaja a Ayuso con el 'efecto Marlaska' y la amenaza de Vox

Este giro toma forma con la aparición de Marlaska y la directora de la Guardia Civil, María Gámez, que hasta el momento no habían tenido ningún protagonismo en las elecciones del 4-M

placeholder Foto: El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska (i), y la directora de la Guardia Civil, María Gámez (d). (EFE)
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska (i), y la directora de la Guardia Civil, María Gámez (d). (EFE)

A falta de 9 días para que se abran las urnas, el PSOE está tratando de trasladar la agenda electoral del 4-M hacia la "defensa de la democracia" y la repudia de la ultraderecha. Un detalle clave que deja entrever esta estrategia es el reciente protagonismo que han adquirido en los actos electorales tanto ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, como la directora de la Guardia Civil, María Gámez, que hasta el momento no habían tenido ningún papel en las elecciones. Pero ambos, junto al candidato de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, recibieron esta semana cartas amenazantes con balas en su interior.

El candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, ha avisado este domingo que el próximo 4 de mayo "o gana la democracia o vencen los insultos y el odio". Ha destacado dos ideas clave, por un lado el señalamiento que de Vox hacia los menores inmigrantes y las amenazas que han recibido Marlaska, Gámez e Iglesias. En este sentido, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que también acompañaba a Gabilondo, ha aseverado este domingo que Vox representa una amenaza para la democracia española y ha alertado de que los seguidores del asalto al Capitolio de Washington están a "muy pocos metros".

Foto: El ministro Marlaska, junto a la directora de la Guardia Civil, María Gámez. (EFE)

Este giro de guion por parte de la izquierda, es un intento por dominar la agenda electoral y desplazar el protagonismo de la presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata del PP a la reelección, Isabel Díaz Ayuso. Así lo plantea Verónica Fumanal, politóloga y presidenta de la Asociación de Comunicación Política.

"El debate de Telemadrid estuvo totalmente dominado por Ayuso y su gestión de la pandemia. Pero tras lo ocurrido en el debate de 'La Ser', Iglesias elevó el tema de las amenazas a nivel campaña, y eso evidenció que Vox no estaba dispuesto a condenarlas de forma específica. En el momento que Iglesias se levanta de la mesa, se rompe la campaña". Para la politóloga esto no quiere decir que vaya a ganar el PSOE, quiere decir que la agenda deja de estar en manos de Ayuso, porque la pregunta ya no es sobre el concepto de abrir o cerrar Madrid o el concepto impositivo, sino ahora se cambia la agenda y la pregunta que es pertinente es "si Vox es un partido democrático y que respeta las reglas del juego".

Fumanal advierte que este giro claramente se puede ver en el eslogan de campaña del PSOE ("No es solo Madrid. Es la democracia"). Recuerda, que desde la foto de Colón hasta este momento, nadie había vuelto a preguntarse si Vox era un partido o no homologable. "Espero que en los próximos días, el comité de campaña del PP intente un giro de la agenda. Se invente una propuesta, lance un mensaje para que la agenda de la campaña vuelva a girar sobre el concepto de que Ayuso es fuerte".

Foto: La carta con amenazas de muerte a Pablo Iglesias y su familia.

Este desplazamiento del eje 4-M deja un poco descolocada a la candidata de Más Madrid a las elecciones autonómicas del 4 de mayo, Mónica García, ya que según Fumanal su fuerte es el debate Salud/Economía y no tiene tanta fuerza en el discurso de combatir la ultraderecha. Precisamente, García se ha centrado este domingo en proponer medidas feministas como “mejor receta” ante “el odio y la intolerancia”, también ha interpelado a Ayuso para que "deje de hacer el avestruz" y diga si sigue pensando en gobernar con la candidata de Vox, Rocío Monasterio, después de que no condenara las amenazas de muerte al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias.

Iglesias: "El viernes dimos una lección”

En un acto de Unidas Podemos celebrado en el municipio madrileño de Villalba, Iglesias ha celebrado la respuesta de su partido a los mensajes de Vox. “Qué casualidad que fueran los ministerios de Podemos los que dieron una respuesta institucional al fascismo”, ha dicho en referencia a las denuncias contra la cartelería electoral de Vox interpuestas por los Ministerios de Derechos Sociales e Igualdad ante la Fiscalía. “Cada vez son más los periodistas que hasta hace una semana tenían dudas y hoy reconocen que estas elecciones van de hacer frente al fascismo. El viernes dimos una lección”, ha asegurado Iglesias sobre el enfrentamiento con Rocío Monasterio en el debate de la Cadena Ser, después de que la candidata de Vox dudara de las amenazas recibidas por el candidato morado.

Pablo Iglesias ha concluido su acto de campaña llamando a la movilización del voto y presentando las elecciones autonómicas como una “respuesta al fascismo”. “Pero no basta con ganar las elecciones. Si después no se hacen políticas que vayan en una dirección completamente contraria a la derecha, volveremos a perder”, ha sentenciado.

Ayuso: “Buscan dividir”

La presidenta en funciones y candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, ha criticado por su parte que el discurso socialista “busca dividir” en los últimos diez días de campaña, y que el “plan” de Sánchez es “enfrentar a los españoles, a las comunidades autónomas, ensalzando sentimientos guerracivilistas”. Ayuso ha rechazado la polarización en la recta final de la campaña y ha asegurado que “hablan constantemente del pasado” porque “buscan dividir también por ahí”.

placeholder La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

En un acto electoral en la Finca La Alquería, la jefa del Ejecutivo regional ha defendido su discurso "en positivo" y de "centro derecha", que "concita apoyos" y "busca los consensos", frente a la "división" y el "enfrentamiento" del PSOE, que "busca dividirnos con el pasado" y que ha pactado con "el entorno político de ETA y los independentistas".

Bal: Iglesias cree que "él es la democracia"

El candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Edmundo Bal, ha censurado este domingo que su homólogo de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, crea que "él es la democracia" y se atribuya la "condición exclusiva de ser el bueno": "Debe ser que todos los demás somos los fascistas".

"El señor Iglesias le ha retirado la palabra no a la señora Monasterio, no a mí, se la ha retirado a los madrileños, a los votantes"

"Comenzamos la campaña electoral con esos eslóganes que yo he criticado tanto de 'socialismo o libertad', 'comunismo o libertad', y ayer el señor Iglesias nos ha regalado a los madrileños otro eslogan nuevo: estas elecciones van de democracia o fascismo", ha comentado Bal tras visitar los municipios de Torres de la Alameda y San Lorenzo de El Escorial para enumerar sus propuestas relacionadas con el ámbito rural. A su entender, "cuando alguien hace este tipo de afirmaciones siempre se atribuye a él la condición exclusiva de ser el bueno, y todos los demás somos el malo".

Foto: Edmundo Bal participa en un mitin de Ciudadanos por las elecciones madrileñas del 4M, en Rivas, Madrid, el 22 de abril de 2021. (Sergio Beleña) Opinión
Edmundo Bal: si esto es un funeral, él no es el muerto
Ángeles Caballero Fotografía: Sergio Beleña

"El señor Iglesias, el líder de Unidas Podemos, se cree que él es la democracia, solamente admite la posibilidad de que él sea la democracia, y debe ser que todos los demás somos los fascistas. Yo le digo que no, que es posible gobernar para todos, que es posible no discriminar entre buenos y malos", ha apostillado el candidato de Ciudadanos.

Y ha vuelto a referirse al debate del viernes en la Cadena Ser que acabó cancelándose por la marcha en bloque de la izquierda, tras el abandono, en primera instancia, de Pablo Iglesias, después de que Rocío Monasterio (Vox) pusiera en duda la carta amenazante que había recibido el cabeza de lista de Unidas Podemos.

"El señor Iglesias le ha retirado la palabra no a la señora Monasterio, no a mí, se la ha retirado a los madrileños, a los votantes", y a la par el socialista Ángel Gabilondo "se ha arrojado literalmente en brazos del señor Iglesias" en ese "pack" del que Bal lleva advirtiendo desde la precampaña.

Fernando Grande-Marlaska PSOE Democracia Pablo Iglesias Campañas electorales Ángel Gabilondo
El redactor recomienda