SUBEN LOS HOSPITALIZADOS, UCI Y MUERTES

El coronavirus vuelve a adueñarse de Madrid tras dos vertiginosas semanas de contagios

La región ha duplicado sus casos cada semana y más de la mitad de los distritos de la capital están en alerta. Madrid podría ser de nuevo epicentro del covid-19 en Europa en menos de dos semanas

Foto: Vista de algunos bares y terrazas de copas, con escasa afluencia de personas, en la zona de Huertas. (EFE)
Vista de algunos bares y terrazas de copas, con escasa afluencia de personas, en la zona de Huertas. (EFE)
Adelantado en

Madrid suele estar desierto en agosto, pero esto no parece resultar un problema para el coronavirus, que ha encontrado la forma de infectar a más y más personas llevando la capital y varios municipios de la comunidad a una situación casi ingobernable para sus apurados centros médicos y hospitales.

Las últimas dos semanas han sido vertiginosas. El 4 de agosto, había 274 hospitalizados con covid-19 y 39 en la UCI. Una semana más tarde, ya eran 505 y 67. Ayer, Madrid contaba con 963 pacientes en el hospital y 101 en cuidados intensivos. La última entrega de datos ofrecía el guantazo de 1.850 nuevos casos, más del doble que una semana antes y casi cinco veces los 418 del 4 de agosto. También se ha multiplicado el número de personas en atención domiciliaria por atención primaria: ayer, fueron 7.565, tres veces más que hace dos semanas.

En Madrid capital, 12 de los 21 distritos superan ya los 200 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, el doble del umbral que Alemania maneja a la hora de establecer un confinamiento o aplicar medidas de distanciamiento físico. En Usera, actualmente el distrito más afectado de la capital, la incidencia supera los 585 nuevos casos, superando incluso la media de Aragón, que hoy es la región de Europa con más incidencia acumulada.

El Gobierno aragonés, sin embargo, lleva adoptando medidas desde finales de junio, cuando envió a cuatro comarcas de Huesca de vuelta a la fase 2, para tratar de contener esta oleada de contagios.

Parálisis legislativa

La realidad epidemiológica en la Comunidad de Madrid contrasta en cambio con la falta de decisiones adoptadas. La región se ha sumado a las últimas normas consensuadas por Sanidad y las comunidades el pasado viernes —cierre de discotecas y prohibición de fumar demasiado cerca de otras personas en espacios públicos—, pero de momento siguen sin entrar en vigor. Desde la Viceconsejería de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, dirigida por Antonio Zapatero, han precisado a este periódico que las medidas aparecerían este miércoles en el Boletín Oficial de la comunidad.

Más allá de estas disposiciones 'nacionales', Madrid ha tratado de interrumpir los contagios ordenando la realización de 6.000 test PCR aleatorios en seis de las zonas más afectadas: Carabanchel, Usera, Villaverde, Vallecas, Alcobendas y Móstoles. Otras comunidades suelen vincular estos test 'masivos' a un brote concreto. Por ejemplo, Asturias llamó a hacerse la prueba a todos los clientes que hubieran acudido a dos bares de Llanes o una discoteca de Gijón donde se detectaron contagios en unos días determinados.

Varias personas hacen cola ante el Centro de Especialidades de Orcasitas para someterse a una PCR.
Varias personas hacen cola ante el Centro de Especialidades de Orcasitas para someterse a una PCR.

La estrategia de Madrid está resultando ineficaz a dos niveles: primero, aquellos ciudadanos que son convocados no están acudiendo (menos de la cuarta parte de los voluntarios contactados por Sanidad en Carabanchel, según informó 'El País' ayer), y segundo, vecinos deseosos de hacerse gratis la PCR son los que acuden sin cita a los centros médicos, formando colas en la puerta. Esto acaba por quebrar la aleatoriedad deseada, distorsionando la muestra.

Algo que sí conseguirán estos test PCR es rebajar el nivel de positividad —porcentaje de test que salen positivos: cuando el nivel es muy alto, significa que casi todas las pruebas se están realizando a pacientes sospechosos o probables en el entorno hospitalario, y no a los contactos estrechos asintomáticos, principales vectores de contagio—, que en la última semana se situó en torno al 14% cuando apenas un mes antes rondaba el 1,2% de los test. La Organización Mundial de la Salud recomienda mantener por debajo del 5% el nivel de positividad.

Esta subida de la positividad se produjo pese a aumentar un 30% el número de test PCR realizados. Esta es una de las métricas más preocupantes, porque ahonda en la percepción de que Madrid actualmente tiene desbordado su sistema de vigilancia epidemiológica. La idea lleva resonando desde principios de agosto, cuando la cifra de que solo se detectaba al 7,6% de asintomáticos frente al 60% nacional empezó a mostrar las costuras de los planes de la comunidad.

No es marzo, pero...

El último informe epidemiológico semanal de la CAM, publicado ayer, ofrece más motivos para la preocupación. Madrid está declarando 19 nuevos brotes a la semana, liderados por personas de entre 15 y 29 años. Las cifras de hospitalizados y fallecidos, sin embargo, siguen encabezadas por personas de más de 80 años.

Seis de estos brotes han sucedido, además, en centros sociosanitarios, principalmente residencias de ancianos, escenario de la muerte de 4.826 personas desde el inicio de la pandemia en Madrid. Otro, en un centro de salud de San Sebastián de los Reyes, ha dejado nueve contagios y el cierre del mismo. En las últimas horas, el Hospital Gregorio Marañón se ha unido al 12 de Octubre y al Hospital de Móstoles y ha cancelado algunas de las cirugías que tenía programadas en previsión de un aumento de ingresos de pacientes covid.

El coronavirus vuelve a adueñarse de Madrid tras dos vertiginosas semanas de contagios

Si hace unas semanas la preocupación se centraba principalmente en el sur de la comunidad, hoy las zonas en alerta están mucho más repartidas. Fuera de la capital, a los focos de Móstoles y Fuenlabrada se une en el norte Alcobendas. En los últimos siete días, 20 de las 24 ciudades madrileñas de más de 50.000 habitantes —todas excepto Aranjuez, Colmenar Viejo, Pozuelo de Alarcón y Las Rozas— superaban ese umbral de seguridad establecido por Alemania.

Con los números en la mano, a la Comunidad de Madrid le bastarían apenas dos semanas a este ritmo para volver a ser el epicentro del covid-19 en Europa.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios