Es noticia
Menú
"La Diputación de Alicante y Orihuela tienen el mismo problema; su parálisis”
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
ENTREVISTA CON CAROLINA GRACIA

"La Diputación de Alicante y Orihuela tienen el mismo problema; su parálisis”

Desde el 25 de abril, Carolina Gracia es la alcaldesa de Orihuela, el municipio más extenso de la provincia. La moción de censura firmada junto a Cs y Cambiemos situó a la socialista al frente del Consistorio

Foto: Carolina Gracia, alcaldesa de Orihuela. (A. J.)
Carolina Gracia, alcaldesa de Orihuela. (A. J.)

Con 18 años se afilió al PSOE y es una de las mujeres que ascendió en los socialistas valencianos cuando Ximo Puig se convirtió en presidente de la Generalitat. A sus 35 años, ha tomado la vara de mando de la capital de la comarca de la Vega Baja, auténtico granero popular. El 25 de abril —fecha con gran simbolismo para la Comunidad Valenciana— se convirtió en la primera alcaldesa socialista desde 1987. Orihuela fue noticia por la triste tragedia de la dana de 2019, pero también es uno de los municipios que ha visto como sus alcaldes sistemáticamente enjuiciados o condenados, se volvían a situar al frente del Consistorio. Solo entre 2011 y 2015 se rompió esa racha con un gobierno multicolor al frente del cual estuvieron Los Verdes.

Gracia (35 años) es diputada provincial desde hace 7 años y está en la Ejecutiva de Puig, pero empezó el mandato con un ruido de sables dentro de su propia agrupación local y en la provincial. Se deshace en elogios con el 'president' y tira de manual frente a su tirante relación con Alejandro Soler. Es demasiado consciente de que Orihuela puede y está llamada a ser una de las claves que decante la balanza de un sueño perseguido por el PSPV: la Diputación de Alicante y, sobre todo, la necesaria suma de votos para que Puig conserve el Palau de la Generalitat.

PREGUNTA. ¿Cómo está siendo la convivencia con Ciudadanos?

RESPUESTA. La moción de censura ha supuesto un cambio de estilo de Gobierno al 100%. Creo que venimos de una época de conflicto, de mucha pelea y el aterrizaje está siendo cómodo en el sentido de Gobierno, porque la estabilidad, la relación con Ciudadanos va bien. Tenemos el mismo clima que en las negociaciones. También tenemos a Cambiemos que es una parte fundamental.

Foto: El alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana. (EFE/J. J. Guillén)

Con ambos nos hemos fiado mecanismos de reuniones y de coordinación. Por lo tanto, el aterrizaje está siendo bueno y hemos tenido una llegada a la alcaldía más traumática. Las mociones de censura lo son, porque son cambios bruscos; pero es cierto que había muchas cosas paralizadas. Estamos en lo urgente, resolver que la gente cobre, porque hasta ese nivel se había llegado.

P. ¿Hasta qué punto es o era real que el anterior alcalde no quería hablar con nadie?

R. Creo que Emilio Bascuñana bajó el nivel político del Ayuntamiento de Orihuela, no solo con sus socios de Gobierno sino también con la oposición. Creo que le ha faltado liderazgo y, sobre todo, capacidad para poder alcanzar acuerdos, que es algo que en la política actual está encima de la mesa. Las mayorías absolutas se acabaron hace tiempo y ahora toca abrir esa posibilidad de alcanzar acuerdos. Creo que él debió gobernar en minoría, si es lo que entendió que era bueno para Orihuela, pero no se atrevió y tampoco fue posible alcanzar acuerdos.

P. Gobierna con 14 votos, los seis del PSPV, cinco de Ciudadanos y tres de Cambiemos Orihuela, ¿cómo es la dinámica del nuevo equipo? ¿cuántas veces se reúnen?

R. Mínimo una vez a la semana. Las relaciones están siendo fluidas y constantes.

Foto: Inés Arrimadas y Carlos Mazón. (EFE/Morell)

P. Han sido 36 años de gobiernos del PP al frente del Ayuntamiento de Orihuela, ¿considera que es un ejercicio democrático sano o insano?

R. En realidad, estuvo ese periodo interrumpido en 2011 hasta 2015, pero sí, hace 36 años que el PSOE no tenía la alcaldía. Si es sano o insano no lo sé, lo cierto es que el Partido Popular ha ido, con los años, descendiendo en votos y facilitando que otras opciones políticas se puedan conformar como una alternativa. Eso significa que en realidad el nivel de gestión también baja y la gente es consciente de que un cambio era necesario.

P. ¿Qué papel le gustaría que jugara Orihuela en la escena provincial y autonómica?

R. Creo que Orihuela también ha perdido la capitalidad que ha ostentado siempre en la comarca de la Vega Baja y, por lo tanto, lo que nos toca es también recuperarla. Creo que la actitud que ha tenido el anterior Gobierno, tanto con la institución autonómica como con la provincial nos ha dejado fuera de formar parte de la estrategia que hay ahora con planes como Vega Renhace o pedir a la Conselleria de Urbanismo ese plan estratégico comarcal Vega Baja o el planteamiento de San Isidro como puerto seco.

placeholder Carolina Gracia. (A. J.)
Carolina Gracia. (A. J.)

Al final, Orihuela forma parte de una comarca cuyas posibilidades son enormes. Si fuéramos capaces de sumarnos a los alcaldes y alcaldesas, de cualquier color, y formar parte de los proyectos que están poniendo encima de la mesa la Generalitat, sería la única oportunidad de volver a lograr que Orihuela vuelva a ser la capital de la Vega Baja.

Aquí estamos carentes de oportunidades. La dana ha demostrado qué las decisiones políticas no han sido las correctas con planes parciales en zonas inundables o zonas industriales en esa misma situación. Por lo tanto, creo que nos toca remontar y, sobre todo, estoy dispuesta a sentarme con los principales agentes sociales y los pueblos de la comarca para que el año que viene, pase lo que pase, ya se haya iniciado algo que no tenga retorno.

Foto: El alcalde de Orihuela, el popular Emilio Bascuñana.

Por ejemplo, que Orihuela tenga suelo industrial coma una estrategia que posibilite volver para ser atractiva para que las empresas vengan. La gente todavía tiene ese concepto de polígonos antiguos, pero ahora hay que utilizar la digitalización, la modernización y ser conscientes de que hay empresas que, con poco espacio, generan muchos puestos de trabajo.

P. ¿Se refiere a la reciente crítica del presidente de la Cámara de Comercio de Orihuela por la fuga de empresas u otro aspecto?

R. Creo que va íntimamente unido. De hecho, el Consejo Cívico que convocó Emilio Bascuñana trasladó una hoja de ruta excelente. Trabajaron todos los colectivos, los agentes sociales, partidos políticos y demás entidades. Es fantástico para volver, como decía antes, a recuperar esa capitalidad.

Nosotros exigimos que Orihuela debía tener suelo industrial para evitar esa fuga de empresas. Una de las empresas más potentes que había instalada en el polígono de Puente Alto se fue porque la recuperación de su negocio era millonaria. Debemos posibilitar que esas empresas, si quieren trasladarse a una nueva zona, lo pueden hacer. Ponérselo fácil.

P. ¿Hay suelo?

R. Claro. El problema es que desde la dana de 2019 seguimos sin tomar decisiones en política, o seguían sin tomarlas. Entonces, o empezamos a dar este tipo de soluciones, o caeremos en el inmovilismo y parálisis que hemos tenido hasta ahora.

P. Usted es diputada provincial desde 2015, ¿cómo es ahora su relación con Carlos Mazón? ¿ha cambiado en algo ahora que es alcaldesa de Orihuela?

placeholder Carlos Mazón. (EFE/Ana Escobar)
Carlos Mazón. (EFE/Ana Escobar)

R. Siempre he tenido una relación cordial. También con todos los miembros del Partido Popular de la Diputación y con el anterior presidente [César Sánchez]. Desde que llegue a la alcaldía, hemos tenido un pequeño desencuentro con el cambio de la sede del Congreso del Agua que se celebraba en esta ciudad. Sigo manteniendo que es un error que se cambie y haber dejado a Orihuela fuera de ese consejo que nunca ha sido itinerante. Quitando eso, estamos intentando retomar las buenas conversaciones, porque además tenemos un campeonato de balonmano en nuestras playas este verano del que ellos forman parte. Tenemos que coordinarnos.

P. ¿Ha habido alguna reunión oficial

R. Ha habido conversaciones ya con el diputado y con el presidente la hubo la semana pasada para iniciar todos los preparativos y alcanzar esos acuerdos que permitan que ellos cumplan los compromisos que tenían adquiridos y, en caso de que renuncien, espero que no sea así, nosotros tengamos margen para poder arreglarlo.

P. ¿Considera que la relación, económica e institucionalmente, es equilibrada o en su hoja de ruta está pedir más a la Diputación?

R. La Diputación tiene el mismo problema que nos estamos encontrando en el Ayuntamiento: su parálisis. También lo es su lentitud a la hora de tramitar los planes de obra, que van saliendo todos los años y que se presupuestan año tras año.

Foto: Carlos Baño, nuevo presidente de la Cámara de Alicante, junto a Ximo Puig y el empresario Jesús Navarro. (Cedida)

La Diputación es continuista. Nuestro portavoz, Toni Francés, lo ha recalcado mucho. La Diputación está siendo demasiado continuista y antigua a la hora de mantener todas las convocatorias. No hablan con los ayuntamientos para ver si se quieren mantener o no esas obras.

Ellos tienen unos remanentes altísimos y eso es simplemente el índice de la no ejecución del presupuesto anual. Van con retraso. Orihuela tiene adjudicado un millón de euros, pues no tenemos esas obras. Yo lo que le diría es que cumplan con los compromisos y, sobre todo, faciliten las cosas a los ayuntamientos. En nuestro caso, para solucionarlo, hemos descentralizado el área de contratación.

P. En el PSPV también ha habido un cambio importante, la elección del nuevo secretario provincial, Alejandro Soler. ¿Cómo es su relación con él? ¿ha recibido apoyo por su parte?

R. Es evidente que en los procesos orgánicos siempre he sido una persona que no me escondido cuando he tenido clara la opción. Alejandro sabe que no estuve en su candidatura de manera activa. Pero a partir de ahí, coincidió su entrada con las negociaciones de la moción de censura. El PSPV contó con parte de su organización para que formara parte de las conversaciones para que estuviera al corriente de todo y evidentemente esas reuniones se han mantenido.

P. Pero ahora ya es secretario provincia y usted ya es alcaldesa, ¿estamos en otra escena?

R. Este sábado organizó una jornada municipalista y Orihuela tuvo un lugar preferente en ellas. Sí que están contando con nosotros. No nos hemos reunido a nivel institucional en ese sentido, pero he podido hablar con compañeros de la ejecutiva, personas a las que conozco desde hace muchísimo tiempo, y ya se han puesto a disposición del Ayuntamiento para cualquier cuestión. Igual que el propio Alejandro Soler que es diputado nacional. Porque Orihuela sigue teniendo bloqueados temas importantes como por ejemplo la pasarela que une Correntías con la ciudad y cuya licitación de Adif acaba de quedarse otra vez desierta por la subida de precios y la inflación.

Al final, todo va relacionado y también temas que afectan a la ciudad, por ejemplo, que el servicio de Seguridad Social todavía no es presencial. Es de las pocas cosas que aún no lo es. Estamos intentando mantener conversaciones para poder resolver estas cuestiones de la manera más ágil que se pueda.

P. ¿Y con Ximo Puig?

Foto: Ximo Puig y Mónica Oltra. (EFE/Kai Försterling)

R. El haber sido alcalde lo ha posicionado, tanto para tratar con la oposición como con los alcaldes, de una manera excepcional. Siempre he recibido un trato excelente por su parte, cuando he sido portavoz como ahora que soy alcaldesa. Es una persona que conoce perfectamente la Vega Baja, el territorio de Orihuela. La apuesta que ha hecho por esta comarca es increíble. Creo que una persona que conoce el territorio, tiene ilusión y cree en ello, algo que es fundamental.

Está cumpliendo a nivel presupuestario. Tiene grandes proyectos para esta comarca con esa ampliación del hospital Vega Baja. Acabamos de abrir un centro de emergencias sin inauguración rimbombante. Ese centro fue el desbloqueo más importante que hubo en la legislatura anterior. Viene del Plan Confianza, un dinero que se había perdido y que se ha podido recuperar. La realidad ahí está.

P. Declaró que no había recibido el apoyo que esperaba con la toma de posesión. ¿Fue así o fue una mala transcripción?

R. No fue una mala transcripción. Creo que, a nivel político, lo orgánico debe quedar en la sede y no trasladarlo a la institución pública. A mi, cualquier liderazgo me parece respetable, pero hay momentos que toca centrarse en lo importante. En ese sentido, pues sí que he visto que hay compañeros y compañeras que han preferido el ruido y yo he preferido centrarme en lo que tocaba y era alcanzar los acuerdos para que Cambiemos y Ciudadanos consiguieran la alcaldía, porque al final es una alcaldía compartida.

P. Hablaba de las cuentas pendientes, ¿a qué cuentas se refiere? ¿con el gobierno central o autonómico?

R. La alcaldía era bastante presidencialista. A la hora de buscar proyectos, de saber cómo se ha intentado resolver proyectos, es super difícil. Expedientes hay pocos. Hemos optado por la vía diplomática que es la de solicitar todos esos proyectos que hay de Orihuela encima de la mesa y a partir de ahí, hacer un reparto en función de nuestras competencias y establecer objetivos con otras administraciones.

P. Tras la dana, ¿cuánto se ha recuperado y que queda por recuperar?

Foto: Dos personas son rescatadas con una pala mecánica en Orihuela, Alicante. (EFE)

R. Orihuela recibió mucha financiación de la Generalitat Valenciana. De la Diputación no tanto porque todavía no hemos cobrado las ayudas a las que se comprometieron. Creo que una vez más, faltó la gestión política del Ayuntamiento para las familias que lo perdieron todo. De no ser por las ayudas directas de la Generalitat para enseres, electrodomésticos, mobiliario… no sé qué hubiera pasado. Considero que faltó iniciativa política y, sobre todo, ser más sensible a la tragedia que estaban viviendo. Todavía quedan zonas con barro, caminos sin arreglar o gasolineras sin arreglar, que son un foco de infección para los vecinos que viven en la zona.

P. ¿Y qué van a hacer al respecto?

R. Se ha presentado un plan de actuación recientemente de limpieza y choque de toda la ciudad. También hemos aprobado la oferta de empleo público extraordinario para contratar personal de RSU, que es algo que nos preocupa mucho. Vamos a intentar que los planes de empleo nos permitan recuperar los caminos y demás que quedaron destruidos con la dana.

P. De todas las ayudas que se anunciaron, de esa modélica cooperación institucional, ¿qué quedó entonces? ¿la ayuda fue solo en ese primer momento?

R. Sí. Tuvimos la ayuda inmediata, como he dicho, de las administraciones. A nivel local, todo el mundo vino. Eso no se puede negar, pero después pasa como siempre, cuando se acaba el foco mediático, se quedan los caminos levantados, las farolas sin funcionar, las casas anegadas con barro, y eso es otra realidad. Hay obras como la reforma del Ayuntamiento que se han hecho por una subvención de la Generalitat y van adelante.

placeholder Destrozos provocados por la dana de 2019 en Orihuela. (EFE/Manuel Lorenzo)
Destrozos provocados por la dana de 2019 en Orihuela. (EFE/Manuel Lorenzo)

P. ¿Del Gobierno central se recibieron ayudas?

R. Sí.

P. ¿Y qué se hizo con ese dinero?

R. Se invirtió para ayuda de emergencia, si no recuerdo mal, unos 5 millones de euros. Lo que nos ha faltado fueron más ayudas a nivel local. Tener un presupuesto que nos permita poner adelante las zonas industriales. Intentar que, si vuelve a pasar, no ocurra lo mismo.

P. Si viene otra dana o unas lluvias fuertes, ¿el municipio no está preparado?

R. No, ni una dana, ni unas lluvias como las recientes. Ha habido zonas como El Escorratel, donde se nota como el sistema de alcantarillado no da para más. Hay zonas que siguen obstruidas, sin limpiar y eso hace que, con cuatro gotas, se vuelva a ver y los vecinos van a asustarse.

P. El presidente Puig hablaba al principio del primer mandato de “hipoteca reputacional” para referirse a la corrupción. Orihuela ha sido titular de varios casos, especialmente del Brugal, por las basuras. ¿De qué tipo de hipoteca hablamos y cómo se plantea contrarrestarla?

Foto: El exalcalde de Orihuela,José Manuel Medina (d) , y el empresario Ángel Fenoll. (EFE)

R. Creo que la ciudadanía está siendo bastante paciente. Primero tuvimos que aguantar esa imagen reputacional malísima con ese estallido del caso Brugal. Vivir un episodio como fue la llegada de la Guardia Civil al Ayuntamiento es muy duro de ver. Esa imagen, pasado un tiempo, los ciudadanos ya la han pagado emocional y políticamente. La cuestionaron y la dejaron clara en las urnas.

Ahora nos toca otra imagen, no vinculada a la corrupción, pero sí de desencanto y descrédito de la institución. Bascuñana ha contado con la aportación y el trabajo de las asociaciones y entidades que no se ha visto trasladado a una realidad. Ni si quiera un presupuesto. Orihuela lleva sin presupuesto desde 2018.

Creo que la ciudadanía está pagando muy caro el inmovilismo y la parálisis que ha habido hasta ahora. Estas dos cuestiones generan que se pierda la credibilidad de la institución y eso sí lo noto en las reuniones que tengo y la gente que recibo. En este año toca demostrar que, con voluntad política y menos presupuesto, se pueden hacer muchísimas cosas sin desmerecer el trabajo de la gente.

P. Pero cómo se recupera esa reputación, porque hablamos de un intangible.

R. No creo que sea intangible. Creo que la gente que viene aquí y que pide una cosa y vuelve a llamar la semana siguiente con una solución se queda satisfecha. Se recupera desbloqueando pagos, porque nos hemos encontrado que levantábamos un reparo o el servicio de comedor de la residencia Oriol se dejaba de prestar. ¿Qué haces contra eso? Tomar decisiones, explicar lo que ha pasado y sobre todo, marcando un cambio de actitud.

Foto: Sede del Colegio de Médicos de Alicante.

Escuchar está muy bien, pero luego debes tener la capacidad de saber convertirlo en algo transversal y saber comunicárselo a tus concejales y coordinarlo. Creo que esa es la función que me toca.

P. ¿Cómo se gestiona un municipio con un presupuesto de hace cuatro años? ¿es la prioridad de su hoja de ruta?

R. Mal, porque ni si quiera hay partidas para poder arreglar un aire acondicionado o comprar mobiliario para los centros sociales. Ha sido duro comprobar que el expediente no estaba administrativamente conformado, aunque sea un aspecto interno …

P. ¿Es lo peor que se ha encontrado?

R. No. Lo peor son los problemas que le he citado, que un servicio se deja de prestar, porque son cuestiones que no se pueden resolver como en tu vida privada.

P. ¿Se trabaja en un nuevo presupuesto?

R. Sí, lo estamos haciendo y queremos tenerlo cuanto antes para llevarlo a la Junta de Gobierno y que los grupos políticos puedan hacer sus aportaciones. Sobre todo, va a ser un presupuesto sencillo. Lo que necesitamos es que se creen las partidas que permitan que se puedan hacer las inversiones y que se mantengan hasta que acaben las obras, que también es algo que nos hemos encontrado.

placeholder Carolina Gracia toma el bastón de mando. (EFE/Pep Morell)
Carolina Gracia toma el bastón de mando. (EFE/Pep Morell)

P. ¿Hay una fecha de previsión para aprobar el presupuesto?

R. Lo quiero dejar en julio, por lo menos, en Junta de Gobierno.

P. ¿Está resuelta la gestión de la basura?

R. Es un tema sin cerrar desde hace años. Desde que en 2013 se inició la municipalización del servicio, hemos y han tenido tiempo para tomar la decisión. Personalmente, soy partidaria de la municipalización y creo que con los sistemas que hay se puede cumplir con los requisitos y abaratar el servicio. Creo que la gente ha asumido que ese servicio se tiene que quedar como está, pero realizando una municipalización al 100%. Revisaremos ese expediente para ver si el estudio que se había encargado puede aclararnos y tomar la decisión.

P. En el Consorcio de Residuos de la Vega Baja, Orihuela siempre ha mantenido un perfil bajo, cuando es, junto a Torrevieja, un municipio de los más afectados por su volumen de población. ¿Va a cambiar? ¿se ha hablado en el seno del Gobierno de coalición?

R. Sí. Además, creo que es un error. Me parece insolidario, cuanto menos. Orihuela es el municipio que más residuos genera. Nos cuesta muchísimo dinero llevar los residuos a otros municipios como Xixona. Creo que ese perfil debe cambiar e intentar que, por todos los medios, la opción que se ha entendido más viable, como es Dolores, que sea viable. Necesitamos tener una gestión garantizada para abaratar los costes.

P. Se acaba de reabrir la polémica del trasvase Tajo-Segura. ¿Cuál es la postura del Ayuntamiento?

R. Sumarnos a la reivindicación que está haciendo el Gobierno autonómico, porque entiendo que es quien tiene la competencia y es quien está haciendo algo que no se había visto hasta ahora: recurrir judicialmente, que es como toca, las decisiones del Gobierno. La decisión de reducir el trasvase pone en riesgo una de las economías que nos ha dado sustento durante toda la historia de la comarca que es la agricultura y eso no se puede permitir.

P. ¿No tiene la percepción de que gobierne quien gobierne todo sigue igual?

R. Lo que ha hecho Puig no se ha hecho hasta ahora, es decir, por mucho que un ayuntamiento defienda una postura política, lo que no tenemos es la competencia. Tenemos que conseguir que la gente entienda que o se defiende desde donde toca [la Generalitat Valenciana], o la otra opción es que Carlos Mazón salga y aliente y pague pancartas o pitos o ponga tractores para que los regantes se manifiesten, pero eso no les va a llevar a ninguna parte. Al final, las decisiones se recurren a nivel administrativo o judicial y eso es lo que está marcando la diferencia.

Foto: Momento de la protesta contra el recorte del trasvase Tajo-Segura. (A. J.)

El anterior Gobierno interpuso un recurso en el juzgado por el mismo tema, con los mismos argumentos que la Generalitat y había que formalizar la demanda hace tres semanas y yo firmé esa demanda. No la voy a retirar. También llegará el momento en el que nos toque adscribirnos al que hay por encima de nosotros y lo haremos.

P. ¿Cuál es su agenda política teniendo en cuenta que hay unas elecciones locales a la vuelta de la esquina?

R. Estoy entregada a la Alcaldía y siendo consciente de la responsabilidad que conlleva.

P. ¿Esa decisión la pospone hasta cuándo?

R. Cuando tenga que venir, porque tendrá que venir; pero por ahora me voy a centrar en la actitud que tengo y es que el cambio de Gobierno siga siendo positivo y la relación entre las tres formaciones sea la que tiene que ser. También centrarme en que los temas lleguen a los plenos para desbloquear las situaciones. Si hay que hacer dos plenos al mes. Mientras haya dinero y tengamos los votos suficientes para seguir desbloqueando, lo vamos a hacer.

Con 18 años se afilió al PSOE y es una de las mujeres que ascendió en los socialistas valencianos cuando Ximo Puig se convirtió en presidente de la Generalitat. A sus 35 años, ha tomado la vara de mando de la capital de la comarca de la Vega Baja, auténtico granero popular. El 25 de abril —fecha con gran simbolismo para la Comunidad Valenciana— se convirtió en la primera alcaldesa socialista desde 1987. Orihuela fue noticia por la triste tragedia de la dana de 2019, pero también es uno de los municipios que ha visto como sus alcaldes sistemáticamente enjuiciados o condenados, se volvían a situar al frente del Consistorio. Solo entre 2011 y 2015 se rompió esa racha con un gobierno multicolor al frente del cual estuvieron Los Verdes.

Generalitat Valenciana Alicante Ximo Puig Partido Popular (PP) PSOE Noticias de Comunidad Valenciana