Illueca, el amigo de Anguita al que llamaron 'rojipardo', nuevo vicepresidente valenciano
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
UNIDAS PODEMOS

Illueca, el amigo de Anguita al que llamaron 'rojipardo', nuevo vicepresidente valenciano

Sereno y de fuertes convicciones izquierdistas, el profesor ha formado parte del equipo de Yolanda Díaz. Ahora tiene la misión de salvar a UP del desastre en la Comunidad Valenciana

Foto: Héctor Illueca, en un acto electoral en 2019. (EFE)
Héctor Illueca, en un acto electoral en 2019. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

"Héctor, tienes que ser tú". La conversación telefónica se produjo hace unos días entre el todavía vicepresidente y conseller valenciano de Vivienda, Rubén Martínez Dalmau, y Héctor Illueca, director de Inspección de Trabajo del Ministerio que dirige Yolanda Díaz, cuando el primero ya había decidido tirar la toalla tras meses de encontronazos con la dirección de Podemos en la Comunidad Valenciana que encabeza Pilar Lima.

Según la versión de los sectores críticos, y así lo explicó él en una comparecencia, fue el propio Dalmau el que puso sobre el tapete el nombre de Illueca como posible sustituto al estimar que difícilmente Lima podría negarse a aceptar a alguien que ha formado parte del grupo próximo a Pablo Iglesias que en junio de 2020 se hizo con el control del partido. Si la coordinadora autonómica de los morados se ha quedado con las ganas de ser ella la nueva vicepresidenta nunca se sabrá, porque no lo ha exteriorizado, pero el relevo en la principal representación de Unidas Podemos en el Consell del Botànic ha terminado por catapultar a una persona que siempre estuvo en las quinielas del núcleo duro de la formación para jugar un papel protagonista en la izquierda valenciana.

Funcionario inspector de trabajo, Illueca fue nombrado director general de la Inspección de Trabajo y la Seguridad Social en febrero de 2020, poco después del nombramiento de Díaz como ministra. Venía de ocupar un escaño en el Congreso de los Diputados tras encabezar la lista por la provincia de Valencia en las elecciones generales de noviembre del año anterior.

Formado políticamente en las juventudes comunistas valencianas y Esquerra Unida (la federación en la región de IU), Illueca dejó en un segundo plano la militancia política a finales de los años noventa para preparar las oposiciones al cuerpo de inspectores. Doctor por la Universidad de Valencia, donde ejerce como profesor, el político fue uno de los fundadores del Frente Cívico 'Somos Mayoría', un movimiento social impulsado en 2012 por el exlíder de Izquierda Unida, Julio Anguita, ya fallecido, que buscaba abrir un espacio de reflexión para ofrecer soluciones a la indignación derivada de la crisis de la burbuja inmobiliaria y los recortes en los presupuestos públicos que impuso la Comisión Europea a España.

placeholder Pilar Lima, Irene Montero, Ione Belarra y Rubén Martínez Dalmau. (EFE)
Pilar Lima, Irene Montero, Ione Belarra y Rubén Martínez Dalmau. (EFE)

El Frente Cívico, que participó en las llamadas marchas de la Dignidad que confluyeron en el Movimiento 15-M, es una de las semillas de la creación de Podemos como partido político, en el que Illueca estuvo también desde el principio. Junto con Anguita y otro de los fundadores, el politólogo Manuel Monereo, ahora alejado de la formación, Illueca ha publicado documentos y obras de reflexión sobre el mercado laboral, el modelo territorial o las relaciones de poder en España siempre desde una perspectiva crítica con la economía liberal y los excesos del mercado.

Foto: Héctor Illueca, con la vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz. (EFE)

Un artículo publicado con la firma de los tres políticos en Cuarto Poder en septiembre de 2018 bajo el título '¿Fascismo en Italia? Decreto Dignidad' suscitó un intenso debate en el seno de los movimientos a la izquierda del PSOE. En el texto, Illueca, Monereo y Anguita alababan algunos de los aspectos de la legislación laboral impulsada por el Movimiento 5 Estrellas, como la limitación de la temporalidad, el incremento de las indemnizaciones o las restricciones a la deslocalización empresarial y la prohibición de la publicidad de las apuestas deportivas.

El artículo llevó a sectores izquierdistas a tildar de 'rojipardos' a los autores por dar por buenas algunas de las iniciativas de la norma impulsada por Luigi di Maio, líder del M5S, sin ponderar su alianza con la formación ultraderechista de Mateo Salvini, La Lega. IIllueca, Monereo y Anguita se saltaron el cordón sanitario, por decirlo de alguna manera, para poner en valor aspectos del Decreto Dignidad y recibieron el reproche de muchos de sus compañeros. “Guste o no guste, el Decreto Dignidad constituye un notable esfuerzo por defender al pueblo italiano contra los señores de las finanzas y de las deslocalizaciones. En política hay que debatir sobre datos y hechos”, escribieron los tres.

Foto: El vicepresidente segundo del Consell, Rubén Martínez Dalmau. (EFE)

Bien relacionado con Pablo Iglesias, el exlíder morado siempre tuvo al profesor de derecho del trabajo en su libreta para ocupar una posición política, tanto a nivel nacional como en la región.

En 2017 se produjo un primer intento del pablismo de hacerse con el control de Podemos en la Comunidad Valenciana, habitualmente díscola en el orgánico respecto a la dirección central. Illueca se sumó al equipo de Pilar Lima en el proceso abierto para relevar al primer líder morado, Antonio Montiel, que tiró la toalla cansado de disputas internas. La candidatura llegó acompañada incluso de una entrevista que Iglesias le hizo a Illueca en su programa televisivo de La Tuerka.

Sin embargo, no lograron su objetivo. Ganó Antonio Estañ, una tercera vía que duró menos de dos años. Este dimitió en noviembre de 2019 dando paso a una gestora y volvió a abrirse el debate del liderazgo político autonómico. No fue hasta junio de 2020 cuando el grupo pablista logró hacerse con la dirección tras una ajustada victoria de 38 votos entre los inscritos de Pilar Lima sobre Naiara Davó, a la que luego apartó de la portavocía de las Cortes Valencianas para ocupar también ese puesto.

La salida de Dalmau de la vicepresidencia segunda y de la Conselleria de Vivienda supone un paso más en ese proceso de sustitución de las voces no afines al oficialismo. "Si siguen así, serán las reinas del descampado", dicen en los sectores expulsados de los órganos de dirección, que describen la vida interna de Podemos como una "trituradora de personas". Lima ya conformó una ejecutiva a su medida que ha limitado las opiniones discrepantes.

El nombramiento de Illueca además ha generado cierta inquietud en las filas de los socialistas, que están a la expectativa de saber si el nuevo vicepresidente mantendrá el talante dialogante en el seno del Gobierno valenciano y poco dado a airear las diferencias de Dalmau. En esa relación a tres bandas entre PSPV-PSOE, Compromís y Podemos que convive en el Consell del Botànic, ha sido más aliado de los socialistas que de los valencianistas. Illueca, en su entrevista con Iglesias, ubicaba al 'president' Ximo Puig en lo que los morados han denominado "la trama" o "núcleo de intereses del Régimen del 78".

Malestar en Esquerra Unida

Sin embargo, tanto desde el entorno de Dalmau como de la pata en Unidas Podemos de Esquerra Unida, muy descontenta por lo que ha ocurrido y por no haber sido consultada por Lima y su equipo en el proceso de relevo, se asegura que el profesor universitario no es una persona que busque el conflicto. "Tiene la cabeza amueblada y no es nada de dedicarse a conspiraciones orgánicas", señalan algunos de sus conocidos. En el PSPV-PSOE se pone en valor también la experiencia de gestión de Illueca en la Administración, si bien es muy probable que el que la semana que viene será nombrado nuevo conseller y vicepresidente encuentre más afinidades ideológicas con la vicepresidenta Mónica Oltra que con Puig.

En el sector crítico de Podemos se hacen cábalas ahora sobre cuánto aguantará la relación entre Illueca y Lima si la segunda insiste en marcar desde fuera la acción de gobierno sin atender el criterio del representante institucional, mejor conocedor de las dinámicas internas. Si esa bicefalia se estabiliza, en un modelo similar al de Ione Belarra y Yolanda Díaz a nivel nacional, es muy probable que Illueca vaya ganando enteros para convertirse en el cabeza de lista de Unidas Podemos para la Generalitat en las próximas elecciones autonómicas previstas para la primavera de 2023. O quizás antes.

"Héctor, tienes que ser tú". La conversación telefónica se produjo hace unos días entre el todavía vicepresidente y conseller valenciano de Vivienda, Rubén Martínez Dalmau, y Héctor Illueca, director de Inspección de Trabajo del Ministerio que dirige Yolanda Díaz, cuando el primero ya había decidido tirar la toalla tras meses de encontronazos con la dirección de Podemos en la Comunidad Valenciana que encabeza Pilar Lima.

Yolanda Díaz Ximo Puig
El redactor recomienda