La debacle electoral de Ciudadanos, en números: así votó Cataluña en 2017 y así lo hizo en 2021
  1. España
  2. Cataluña
pasa de 36 escaños a solo 6

La debacle electoral de Ciudadanos, en números: así votó Cataluña en 2017 y así lo hizo en 2021

Tras el pinchazo que sufrió la formación 'naranja' en las elecciones generales del 10-N, el partido de Inés Arrimadas ha perdido fuerzas en todo el territorio catalán, especialmente en Barcelona, donde ha dicho adiós a más de 730.000 votos

placeholder Foto: El candidato de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, junto a Inés Arrimadas (EFE)
El candidato de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, junto a Inés Arrimadas (EFE)

Desde las predicciones que sacaron las diferentes casas encuestadoras durante la campaña electoral de este 14-F, Ciudadanos se enfrentaba a un escenario feo, que vaticinaba una pérdida de influencia bastante grande en el Parlament de Cataluña. No obstante, con el escrutinio ya encima de la mesa, los pronósticos de los sondeos han resultado ser mucho más optimistas que la realidad. Mientras que en las encuestas publicadas en las últimas semanas previas a la prohibición de difusión de sondeos cinco días antes de las elecciones, se preveía que la formación 'naranja', la que se hiciera con el logro de ser la lista más votada en 2017, consiguiese entre un 11 o 9% de los sufragios emitidos el 14-F, la debacle ha sido mucha más crudad tras la noche electoral, pues el partido liderado por Inés Arrimadas a nivel nacional solo ha sido capaz de retener, finalmente, un 5,5% de las papeletas de aquellos electores que se movilizaron en una jornada que pasará a la historia por ser, dadas las circunstancias de emergencia sanitaria que ha provocado por el coronavirus SARS-CoV2, la votación en la que menos presencialidad en las urnas se registró como parte de unas elecciones autonómicas.

De hacerse con más de un millón de votos, concretamente 1.109.732, en las elecciones de 2017 que sucedieron a la declaración unilateral de independencia del Govern de Carles Puigdemont, el partido político se ha quedado en tan solo 157.903 sufragios, lo que representa poco más de un 14% de los votos conseguirdos por la formación en la convocatoria de hace tres años, en la que se hizo con un total de 36 diputados, por lo que tanto en papeletas como escaños Ciudadanos ejercía el papel de primera fuerza política en el Parlament, superando a las candidaturas independentistas que se presentaban divididas en aquella ocasión. Aunque con algo de diferencia en lo que a escaños se refiere, con los resultados electorales que han resuelto la jornada del 14-F Ciudadanos parece retroceder en el tiempo hasta 2012, cuando apenas contaba con nueve diputados y llevaba tan solo seis años de recorrido en el Parlament.

Foto: El candidato a la presidencia de la Generalitat por Ciudadanos, Carlos Carrizosa, y la presidenta del partido, Inés Arrimadas. (EFE)

De 2012 a 2015, con la deriva independentista introduciéndose en el plano político de la región, Ciudadanos sumó puntos hasta los 25 escaños, de acuerdo con lo que recuerda la Generalitat acerca de los resultados electorales de los comicios celebrados anteriormente, y apuntaba maneras para ser la primera alternativa al soberanismo, con 'sorpasso' incluido al PSC. Ese auge de la formación en el Parlament se consolidó en 2017, con una histórica victoria de Inés Arrimadas que sin embargo no fue suficiente para ocupar el Palau de la Generalitat. Junto al PSC, Catalunya en Comú-Podem y el Partido Popular se superaban el 50% de los votos, pero la aritmética de los escaños favorecía al otro bloque.

Volviendo a la actualidad, el escrutinio del 14-F ha rematado en Cataluña a Ciudadanos tras desinflarse la formación en las elecciones generales del 10 de noviembre de 2019, en las que perdió 47 diputados. Precisamente la presidenta del partido recordaba al finalizar la jornada electoral que no se partía de los 36 diputados que ella misma se granjeó con su candidatura a las catalanas en 2017, si no de la pérdida de relevancia en el escenario político que había hecho dimitir a Albert Rivera tras el 10-N. De ahí, que en esta cita electoral el voto obtenido por Ciudadanos en toda la geografía catalana haya caído en picado, con tan solo unas cuantas localidades como los únicos resquicios en los que se mantiene viva la llama del apego a la formación 'naranja': Beuda, Albanyà y Sales de Llierca en Girona; y Floresta, Ivorra y Alòs de Balaguer en Lleida. "No hemos sido capaces de movilizar al voto constitucionalista y moderado que representa Ciudadanos, y creedme que lo lamento. Cuando el separatismo está dividido y problablemente tenga menos apoyo en los últimos tiempos en Cataluña, va a salir reforzado en escaños y porcentaje de votos", indicó Inés Arrimadas en la noche del 14-F al entrar a valorar, ante los medios de comunicación, los resultados electorales, a la par que recordaba que hace justo 10 años, "cuando Ciudadanos solo tenía 3 escaños", se afilió al partido como una catalana de a pie que veía en Ciudadanos "la voz de la libertad".

La provincia de Barcelona, en la que se había hecho fuerte la formación en 2017 con 24 escaños gracias a los más de 860.000 votos cosechados, ha sido el principal agujero que ha hecho mella al partido, que en esta parte de Cataluña ya solo conservará en la próxima legislatura cinco escaños al tener que decir adiós a más de 730.000 sufragios, que han beneficiado especialmente al PSC y han mitigado la intención de voto en estas zonas, de acuerdo con lo que se puede ver reflejado en este mapa de resultados electorales por municipios. Girona y Tarragona son las provincias que siguen a Barcelona en pérdida masiva de voto: al 'fugarse' en el primer caso más de 71.000 papeletas en favor de otros partidos —en esta provincia, es Junts per Catalunya la primera fuerza política y se ha producido la introducción del PSC en algunos puntos del noroeste de Girona, en pueblos como Roses, que han pasado de votar a Ciudadanos a hacerlo a favor de Salvador Illa—, el partido se ha quedado sin representación; mientras que en Tarragona, donde los votos perdidos ascienden a 105.000, Ciudadanos solo mantiene un diputado. En esta área geográfica, las zonas en las que más ha bajado el voto a Ciudadanos se reparten entre ERC, que podría tener en Pere Aragonès, el actual 'president' en funciones de la Generalitat, el líder para ocupar el Palau, y el PSC.

Con estos datos, Ciudadanos pasa de tener la sartén por el mango, al menos en lo que se refería a liderar con mayor representación el escrutinio de una noche electoral, a ocupar el puesto de séptima fuerza política, una nueva debacle electoral que sin embargo se distanciará por sus consecuencias con el 10-N, ya que Arrimadas ha apostado que ninguna dimisión "solucionará el problema". "Yo voy a seguir delante de este proyecto, además creo que con un apoyo del partido", ha declarado la presidenta en una entrevista para Onda Cero, zanjando cualquier tipo de duda acerca de su continuidad en el partido.

Elecciones Cataluña 2021
El redactor recomienda