Es noticia
Menú
Jordi Sànchez tira la toalla y despeja el camino a Turull hacia la secretaría general de JxCAT
  1. España
  2. Cataluña
En Consell Nacional de hoy

Jordi Sànchez tira la toalla y despeja el camino a Turull hacia la secretaría general de JxCAT

El anuncio de su retirada abre el camino para que el exconseller de Presidència, Jordi Turull, que lleva meses trabajando entre bastidores para asaltar la secretaría general y hacerse con el control del aparato del partido

Foto: El secretario general de Junts per Catalunya, Jordi Sánchez (c). (EFE Ramón Gabriel)
El secretario general de Junts per Catalunya, Jordi Sánchez (c). (EFE Ramón Gabriel)

Jordi Sànchez ha tirado la toalla y ha anunciado hoy desde Alcarràs, donde se celebraba el Consell Nacional, dos cosas: que el Congreso Nacional de JxCAT se avanzaría a junio y que él renunciaba a presentarse como secretario general del partido fundado por Carles Puigdemont. Jordi Sànchez ocupaba el máximo puesto de poder orgánico en la organización. El anuncio de su retirada abre el camino para que el exconseller de Presidència, Jordi Turull, que lleva meses trabajando entre bastidores para asaltar la secretaría general y hacerse con el control del aparato del partido. En su discurso de hoy, Jordi Sànchez pidió que solo concurra una lista, de manera que se favorezca la unidad del partido.

"Anuncio formalmente no acceder a la renovación como secretario general de JxCAT. Tomo la decisión de actuar en coherencia y con la voluntad de sumar. Los tiempos requieren unidad", ha manifestado Sánchez.

Foto: Carles Puigdemont (3d), el 'exconseller' Lluis Puig (i), Jordi Sánchez (d), Josep Rull (2i), Jordi Turull (c) y Joaquim Forn (2d) en Waterloo. (EFE/Leo Rodríguez)

Sánchez también ha pedido que en junio el partido escoja una lista única: "los tiempos hoy requieren una manera diferente de trabajar, requieren la unidad de una lista única, pero no voy a ser de aquellos que pida una lista única y que luego solicite que se pongan todos detrás de él".

Sànchez ha reclamado en su discurso "responsabilidad, lealtad y generosidad" para que el partido se deje de personalismos. Algunas fuentes consultadas aventuran que la marcha de Sànchez también podría ser el adelanto de la retirada de Carles Puigdemont como presidente de la formación este mes de junio cuando tenga lugar el Congreso Nacional, una posibilidad con la que el independentismo lleva meses especulando.

En la práctica supone que avala la retirada y que si al final hay un entendimiento será "el tripartito lingüístico"

Jordi Sànchez ha asumido la responsabilidad de la reculada de JxCAT en el pacto por la lengua. Que la responsabilidad recaiga sobre una persona que ni es diputado ni firmó el pacto no deja de ser curioso. El aún secretario general, se mantendrá hasta junio, ha hecho "autocrítica" y al referirse a este acuerdo y ha reconocido que "no todo se ha hecho bien". En la práctica supone que avala la retirada y que si al final hay un entendimiento será "el tripartito lingüístico", sin la concurrencia de Junts.

Pero su obsesión en este discurso en el que ha anunciado su despedida ha sido la unidad: "esto no va de opciones personalistas por supuestamente tener minutos de gloria. Va de proyecto colectivo. Hay que hacer un equipo dirigente que dé respuesta a la necesidad que el partido tiene hoy", ha manifestado el secretario general antes de enfilar la puerta de salida.

Situación delicada

Jordi Sànchez dejará el partido en una situación muy delicada. Las diferentes banderías de la formación siguen enfrentadas, el futuro judicial tanto de Puigdemont como de la presidenta del Parlament, Laura Borràs, resulta incierto y el PDeCAT sigue reteniendo muchos ayuntamientos, con lo que se da por hecho que ERC ganará las municipales. Para colmo, la ANC ya ha anunciado que volverá a lanzar una candidatura propia. Hay que recordar que cuando lo hizo en Barcelona, su candidato a la alcaldía, el filósofo Jordi Graupera, consiguió más de 28.000 votos. Por tanto, para JxCAT esta alternativa puede ser la puntilla que vuelva a dar la presidencia a Pere Aragonès.

La lista única a la que alude Sànchez tiene que aunar a Laura Borràs y su sector de radicales, más cercanos a la CUP; Jordi Turull y su mayoría de cuadros, la mayoría con cargo y sueldo en la Generalitat, y Elsa Artadi como representante de los puigdemontistas, como el presidente del grupo parlamentario Albert Batet.

Sin ganas de competir

Fuentes de JxCAT han explicado que hacía días que Jordi Sànchez ya iba diciendo a sus personas más cercanas que no pensaba competir si cualquier otro optaba a su cargo. Al final así ha sido.

Todo apunta que el aparato del partido quedará en manos de Jordi Turull, quien piensa ofrecer a Borràs la presidencia del partido si al final Puigdemont se aparta en línea con las peticiones de "nuevos liderazgos" que cunden por el independentismo en los últimos meses.

Foto: La presidenta del Parlament, Laura Borràs. (EFE/Toni Albir)

La retirada de Jordi Sànchez se produce un mes después de que Jordi Cuixart también dejase la presidencia de Òmnium Cultural. Ambos fueron las personas que más tiempo han pasado en la cárcel por el intento de sedición de octubre de 2017: tres años y siete meses de encierro. Sànchez había acabado reconociendo en público que en el actual momento del postprocés el independentismo se había quedado sin hoja de ruta.

Ahora todo apunta a un partido controlado por Turull y sus cargos afines colocados en la Generalitat, el conseller de Economía Jaume Giró, de candidato a presidencia de Cataluña y abonado a la retórica "torrista" para contentar al sector de Laura Borràs, que quedaría aparcada en la presidencia de la formación, pero no concurriría en las listas. Francesc Dalmases, muy cercano a Borràs, calificó en Twitter de "punto de inflexión" la marcha de Sànchez, lo que apuntaba un "momento bueno para Junts y sobre todo para el país".

Jordi Sànchez ha tirado la toalla y ha anunciado hoy desde Alcarràs, donde se celebraba el Consell Nacional, dos cosas: que el Congreso Nacional de JxCAT se avanzaría a junio y que él renunciaba a presentarse como secretario general del partido fundado por Carles Puigdemont. Jordi Sànchez ocupaba el máximo puesto de poder orgánico en la organización. El anuncio de su retirada abre el camino para que el exconseller de Presidència, Jordi Turull, que lleva meses trabajando entre bastidores para asaltar la secretaría general y hacerse con el control del aparato del partido. En su discurso de hoy, Jordi Sànchez pidió que solo concurra una lista, de manera que se favorezca la unidad del partido.

Carles Puigdemont Toni Comín
El redactor recomienda