JxCAT fuerza para Pere Aragonès un mal trago sin precedentes para un 'president'
  1. España
  2. Cataluña
Una abstención para debilitarlo

JxCAT fuerza para Pere Aragonès un mal trago sin precedentes para un 'president'

Si el candidato de los republicanos dentro de unas semanas o cuando pasen dos meses acaba siendo investido 'president' lo será en unas condiciones de gran debilidad política

placeholder Foto: El candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonés, acompañado por la diputada Raquel Sans Guerra (i) y por su esposa, Janina Juli (d). (EFE)
El candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonés, acompañado por la diputada Raquel Sans Guerra (i) y por su esposa, Janina Juli (d). (EFE)

En el 321 antes de Cristo las legiones romanas de la república sufrieron una derrota tan importante como humillante, porque los samnitas primero los vencieron y luego les perdonaron la vida, en lo que se vivió como una humillación sin precedentes. Tanto que el lugar de la batalla se convirtió en sinónimo de vergüenza y vejación: el valle de las Horcas Caudinas. Pues bien, Pere Aragonès afronta hoy sus particulares Horcas Caudinas. Nunca un 'president' de Cataluña ha perdido un debate de investidura, ha salido derrotado y luego ha tenido que volver a presentarse. Nunca hasta ahora. Si dentro de unas semanas, en Sant Jordi, o cuando pasen dos meses, acaba siendo investido 'president' lo será en unas condiciones de debilidad sin precedentes. Es la opción de JxCAT después de haber decidido abstenerse por segunda vez en el debate de este martes.

Es complicado explicar la situación porque las partes se niegan a explicar la verdad. Ha habido un total de 16 reuniones en las que tanto las fuentes de JxCAT como las de ERC aseguran lo mismo: no estamos hablando de nombres, no estamos discutiendo por el organigrama, no hemos profundizado en la Plan de Legislatura y los principales obstáculos son el rol que ha de jugar el Consell per la República de Carles Puigdemont, la gestión de los fondos europeos, un supuesto blindaje del Parlament para que pueda desobedecer y la estrategia de los grupos parlamentarios en Madrid.

JxCAT volverá a abstenerse en la segunda votación de investidura de Aragonès.

Otras fuentes aseguran que la batalla a ras de suelo resulta mucho más mundana. Para empezar, el control de las 'consellerias' económicas, al que ERC no quiere renunciar; luego las tres nuevas 'consellerias' que quiere crear Pere Aragonès —Acció Climàtica, Feminismes, y Universitats— aspirando al control de las dos primeras; la titularidad de la dirección general de Difusió, que reparte la subvenciones a los medios de comunicación, que en la actualidad controla ERC, pero que JxCAT pretende arrebatarles, y, por último, la presidencia de la Corporación de Medios Audiovisuales —TV3 y Catalunya Ràdio— que ahora está en manos de JxCAT y que los de Puigdemont se niegan a ceder.

La primera versión, la oficial, dibuja unas fuerzas soberanistas sumidas en debates teóricos del estilo “la legitimidad del 1-O”, por ejemplo, alrededor de si tiene sentido o no forzar un nuevo referéndum. O sobre el “reconocimiento del exilio catalán”. La segunda plantea una lucha descarnada por el poder en el que ninguno de los bandos quiere ceder ni sillas ni foco. La primera se considera mínimamente presentable para su votantes. La segunda, obscena. La teatralización alrededor de cuestiones como los fondos europeos apunta más bien a la segunda.

Foto: El portavoz de JxCat, Albert Batet, observa a Aragonès. (EFE)

Verosimilitud

No parece plausible que después de casi dos meses y 16 reuniones no se haya hablado de nombres ni de cargo. Y menos cuando muchos son públicos. El más relevante, el del actual responsable de Salut Pública Josep Maria Argimon para Salut, una apuesta de JxCAT.

Ni la pandemia ni la crisis parecen suficiente acicate para cerrar el Govern

Con el país sumido en una grave crisis económica, se está produciendo la paradoja de que lo más importante de la historia de Cataluña, el proceso de vacunación masivo, se está llevando a cabo por una Generalitat en funciones cuestionada por muchos. Si esto sigue así, en julio puede haber el 40% de la población vacunada en Cataluña. Y lo habrá hecho una Generalitat en funciones con una 'consellera' del ramo, Alba Vergès, muy criticada. Se está dando la sensación de da igual quien gobierne. De que quién presida la Generalitat resulta irrelevante. No hay prisa. Aunque hayan muerto 21.000 catalanes en una pandemia mundial.

Foto: El candidato de ERC, Pere Aragonés. (EFE) Opinión

Desconfianza y pasado

En la práctica, JxCAT y ERC son como Michael Douglas y Kathleen Turner en 'La guerra de los Rose': ni pueden vivir juntos ni saben divorciarse. Eso y las afrentas del pasado, en las que la desconfianza mina cualquier posibilidad de acuerdo. Ambos partidos tienen la sensación que solo se puede leer el resultado electoral del 14-F como que tienen que pactar. Pero luego los dirigentes de cada partido ni se fían unos de otros ni son capaces de superar un pasado complicado, que empieza cuando Oriol Junqueras empujó a Puigdemont a la DUI de octubre de 2017 en lugar de convocar elecciones, sigue con la fuga de Puigdemont a Bruselas y se prolonga hasta la actualidad, en las que ambas formaciones singuen enzarzadas en una carrera en que la legitimidad de uno ante los votantes solo se puede construir a través de deslegitimar al otro.

La esperanza para el independentismo es ganar tiempo. En este caso, dos meses. Habrá que ver si es suficiente para superar el calvario de tres años.

Carles Puigdemont Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Junts per Catalunya Parlamento de Cataluña Generalitat de Cataluña Cataluña Pere Aragonès
El redactor recomienda