El pulso por las carteras económicas bloquea las conversaciones entre JxCAT y ERC
  1. España
  2. Cataluña
Aragonès aspira al poder económico

El pulso por las carteras económicas bloquea las conversaciones entre JxCAT y ERC

Sectores de JxCAT quieren que Elsa Artadi se propugne como 'consellera' de Economía y que Laura Borràs sea la vicepresidenta, aunque sea una vicepresidencia vacía de competencias

placeholder Foto: Pere Aragonès y Laura Borràs. (EFE)
Pere Aragonès y Laura Borràs. (EFE)

El pulso por las carteras económicas está bloqueando las conversaciones entre JxCAT y ERC. Tanto, que ya todas las partes dan por hecho que solo se llegará a un acuerdo en el último momento. Pere Aragonès aspira no solo a retener la Conselleria de Economía, sino también a controlar otras áreas de interlocución con los poderes económicos, como telecomunicaciones o energía. Y eso hace que los sectores de JxCAT más tradicionales estén movilizándose para que Economía caiga bajo el control de su partido para evitar que 'conselleries' que ahora controlan sean vaciadas de competencias económicas, tal y como están planteando desde ERC en las negociaciones, según explican fuentes del Palau de la Generalitat.

Estos sectores de JxCAT, lo que podría definirse como el Interior en contraposición al Exterior o Waterloo, quieren que Elsa Artadi se propugne como 'consellera' de Economía y que Laura Borràs sea la vicepresidenta, aunque ocupe una vicepresidencia vacía de competencias de gobierno. Carles Puigdemont y su entorno desprecian las áreas económicas y por eso prefieren a Artadi como vicepresidenta de Exteriores. Economía obliga a muchas contradicciones, la última, la pasada semana, cuando se vieron obligados a cancelar la presencia del secretario general de Economía, Andreu Castellanos, en el acto de SEAT por el coche eléctrico. En cambio, los sectores más vinculados a la antigua CDC ven con inquietud cómo ERC va ocupando en su pretensión negociadora todas las áreas de relevancia económica o de interlocución con los sectores económicos.

Foto: El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès. (EFE)

Esa es la situación de los actuales 'consellers' Damià Calvet (Territori) o Ramon Tremosa (Empresa). ERC, con ambos, está planteando lo mismo. No se oponen a que sigan en el Govern; pero al primero le quieren arrebatar Medio Ambiente y al segundo, Energía, para crear una Conselleria de Transición Ecológica que estaría ocupada por los republicanos. Ambos están movilizados para que esto no pase.

El mismo plan de vaciado se quiere aplicar a uno de los hombres de confianza de Puigdemont en el Govern, Jordi Puigneró. Su 'conselleria' es Administraciones Públicas y Políticas Digitales. Pues bien, ERC plantea que pierda el control del CTTI, la empresa pública de informática de la Generalitat, y que esta recaiga en una nueva Agencia de Transformación Digital que colgaría de la Conselleria de Presidència, cuya titular será Laura Vilagrà (ERC), número dos en la lista de Aragonès.

Los cambios en el ICF

Las maniobras para seguir manteniendo el control en las áreas económicas van más allá de la propia negociación. Mientras en Waterloo una de las prioridades es recuperar la Conselleria de Educación, Aragonès —siendo 'conseller' de Economía en funciones— ha cambiado al consejero delegado del ICF, el ente de crédito público de la Generalitat.

El nuevo 'conseller' de Economía tendrá que asumir el consejero delegado del ICF de Aragonès

Así, se ha relevado al consejero delegado, Josep Sanromà, que llevaba 10 años en el cargo, por Víctor Guardiola Flores, un antiguo director territorial de CaixaBank con un currículo bancario mucho más discreto que el de su predecesor, que venía de ser uno de los hombres fuertes de Deutsche Bank. El cambio se ha hecho con toda la Generalitat en funciones y su motivación no ha sido suficientemente explicada. Fuentes cercanas al ICF explican que había diferencias en cómo organizar la entidad entre Sanromà y la 'conselleria'. Pero al final lo que ocurrirá es que si Artadi acaba siendo 'consellera' de Economía, tendrá a un consejero delegado del ICF, un banco que suma más de 2.000 millones en activos, nombrado por su predecesor. Víctor Guardiola tomó posesión el 1 de febrero, 13 días antes de las elecciones en Cataluña.

Conversaciones estancadas

De modo que las conversaciones no avanzan. Que la CUP vaya a entrar en la Mesa del Parlament de la mano de ERC es el único paso adelante. Del resto, poco. Y menos de la cuestión de fondo más importante: cómo justificar una nueva Generalitat que no hará nada para romper con la legalidad, pero que quiere acercar el objetivo de la independencia. Que Laura Borràs siga guardando silencio sobre su futuro tampoco ayuda.

Desde JxCAT, se propone recuperar el acuerdo de la anterior legislatura que la actitud de Quim Torra dinamitó. Centrar toda la oposición al Gobierno español en el Exterior, en la acción de los eurodiputados de JxCAT y en Waterloo. Pero eso supone dar aún más protagonismo a Puigdemont, justo lo que no quieren ni ERC ni Oriol Junqueras.

Elsa Artadi Telecomunicaciones Cataluña Generalitat de Cataluña Junts per Catalunya Pere Aragonès Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) ICF
El redactor recomienda