Vox capta a dos exdirigentes del PP en Cataluña y apuntala su programa electoral
  1. España
  2. Cataluña
Antonio Gallego y Juan Garriga

Vox capta a dos exdirigentes del PP en Cataluña y apuntala su programa electoral

Los bailes de sillas continúan en Cataluña de cara a las elecciones que se han aplazado al 30 de mayo. Los partidos se preparan para estos comicios con una agresiva política de fichajes

placeholder Foto: El candidato de Vox a la elecciones de Cataluña, Ignacio Garriga, y el presidente del partido a nivel nacional, Santiago Abascal. (EFE)
El candidato de Vox a la elecciones de Cataluña, Ignacio Garriga, y el presidente del partido a nivel nacional, Santiago Abascal. (EFE)

Los bailes de sillas continúan en Cataluña de cara a las elecciones que se han aplazado al 30 de mayo. Los partidos políticos se preparan para estos comicios con una agresiva política de fichajes. Si el PP robó a la segunda de su lista, Lorena Roldán, a Ciudadanos (partido del que era portavoz), el partido naranja presentó otro fichaje estrella para compensar: a la periodista Anna Grau como la número dos tras Carlos Carrizosa. Los socialistas no realizaron fichaje alguno, pero el cambio de última hora de Miquel Iceta por Salvador Illa como cabeza de cartel fue una bomba política que convulsionó el patio catalán.

El PDeCAT, que presentará a la exconsejera de Empresa, Àngels Chacón, como presidenciable, fichó a última hora como segunda de la lista a Joana Ortega, en otros tiempos la número dos de Unió Democràtica (UDC) y vicepresidenta de la Generalitat en tiempos de Artur Mas. Los independentistas de JxCat se conformaron con montar unas primarias para traer desde Madrid a su portavoz en el Congreso, Laura Borrás, que irá secundada por el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell. No deja de ser inusual, sin embargo, que el cabeza de lista sea el propio Carles Puigdemont, que a pesar de todo no aspira a ser investido 'president'.

Extraño fue también el fichaje en la extrema izquierda soberanista: la CUP concurre con una candidata que no proviene de sus filas, sino de la pequeña plataforma Guanyem. Se trata de Dolors Sabater, exalcaldesa de Badalona.

Foto: El presidente de la Cambra de Barcelona, Joan Canadell. (EFE)

Ahora, la sorpresa salta por el otro lado del espectro ideológico: Vox acaba de echar mano del exdiputado popular Antonio Gallego como número dos de Ignacio Garriga para las próximas autonómicas. No es un cualquiera. Gallego formó parte de la cúpula popular. "Cuando Xavier García Albiol llegó al Parlament, Gallego dejó su cargo de portavoz adjunto en el Congreso para venirse a Barcelona. Todos pensábamos que al dejar ese cargo era para ocuparse de la portavocía en el Parlament, pero Albiol designó como portavoz a Enric Millo y como portavoz adjunto a Santi Rodríguez. Poco después, sin decir nada a nadie ni dar explicaciones, renunció al acta de diputados, lo que supuso una salida por la puerta de atrás", explica un alto dirigente del PP a El Confidencial.

El nombre de Antonio Gallego sonó incluso para secretario general del PP catalán. Su avaladora era Dolors Montserrat. Hubo negociación con Albiol para resituarlo en el partido, y al final fue nombrado vicesecretario de Organización. "No se le aceptó como secretario general y al final ni siquiera ejerció como vicesecretario de Organización", añaden las fuentes.

El giro catalanista

Aunque en algunos círculos se apunta a Gallego como uno de los apoyos que tuvo Montserrat Nebrera para plantear un giro con tintes nacionalistas al PP catalán, desde las filas populares lo niegan. "Quien sí era la mano derecha de Nebrera en esa operación era Juan Garriga, que ahora también ha fichado por Vox y que concurrirá en la misma lista a las autonómicas".

El giro catalanista es una característica que asimila a los dos expopulares, porque Gallego fue, ya en los años 80, militante de Unió Democràtica de Catalunya (UDC). Según una fuente cercana al ahora candidato de Vox, entró a militar en el partido nacionalista de casualidad. "Lo convenció un compañero con el que jugaba a básquet. Por eso, a principios de los 80 se afilió al partido. Fue de rebote. Pero luego se salió de UDC porque no comulgaba con su ideología", admite esta fuente. Aun así, en las listas municipales de 1995 figuraba como número 16 en la lista de CiU de su localidad natal de El Prat. Otra fuente destaca que se hizo del PP en la época de Aleix Vidal-Quadras, precisamente la 'era dorada' popular y cuando este partido alcanzó una de sus mayores cotas de incidencia política en Cataluña.

Desde Vox consideran que la trayectoria de Gallego es una evolución "lógica" provocada por la realidad política de cada momento. Según fuentes del partido ultraderechista, Gallego fue candidato del PP a la alcaldía de El Prat de Llobregat en 2003, 2007, 2011 y 2015. Además, fue consejero comarcal del PP, diputado en la Diputación de Barcelona, diputado en el Parlament y, durante dos legislaturas, fue diputado en el Congreso de los Diputados. En la Cámara Baja fue portavoz popular de Presupuestos y portavoz adjunto del Grupo Popular. En diciembre de 2015, comenzó a asesorar económicamente a diversas empresas multinacionales con sede en Cataluña, de los sectores químico y farmacéutico. En 2019, dejó de militar en el Partido Popular.

Foto: El vicepresidente del Govern, Pere Aragonés, y la 'consellera' de la Presidencia, Meritxell Budó. (EFE)

El perfil profesional de Gallego es, según afirman en la formación 'verde', su mejor tarjeta de presentación. "Si algo hay que destacar de él es la visión de experto en temas económicos y empresariales. Es la persona idónea para ocupar el puesto de número dos", explica una fuente de este partido a El Confidencial. También subraya otra fuente "su perfil de economista en un momento de emergencia social y económica. Es clave para el proyecto que queremos transmitir. Es una garantía para fiscalizar la malversación de la mafia separatista".

Un programa radical

"A Gallego nos unen las mismas convicciones. Le ha pasado lo mismo que a muchas personas con el ataque de Pablo Casado a los votantes de Vox en la moción y se siente plenamente identificado con las ideas del partido y con sus propuestas concretas para esta campaña electoral", admite otra fuente de Vox a este diario.

Vox confeccionó un decálogo para concurrir a las elecciones catalanas, cuyo primer punto es la recuperación de las instituciones de Cataluña. "Detener el golpe de Estado que continúa activo en Cataluña y denunciar desde la Generalitat a Quim Torra y al resto de golpistas por sus delitos contra la unidad de la nación", dice el decálogo elaborado.

Otro de los puntos apunta que quiere "proteger a los catalanes de la inmigración ilegal", por lo que expone la necesidad de realizar cambios legislativos para la expulsión inmediata de los inmigrantes en situación irregular y evitar que puedan recibir subvenciones, así como eliminar ayudas públicas a las ONG que los ayudan. En materia de seguridad, Vox propugna clausurar los centros de menas (menores no acompañados), "el cierre de mezquitas fundamentalistas y la expulsión de los imanes que propaguen el integrismo, el menosprecio a la mujer o la yihad".

Foto: Santiago Abascal y el candidato Ignacio Garriga. (EFE)

También aboga por proteger los productos españoles "ante la entrada ilegal de productos extranjeros con los que compiten en clara desventaja". En materia local, propone "poner fin a la inmersión lingüística que utiliza el catalán como método de adoctrinamiento", eliminar subvenciones a las asociaciones que quieren el catalán como lengua única, "acabar con la criminalización de los negocios que rotulan en español mediante la modificación de la Ley de Política Lingüística", cerrar TV3 y el Diplocat (el organismo que se encarga de las relaciones internacionales de la Generalitat), devolver al Estado las competencias en sanidad, educación e Interior, reforzar los niveles de seguridad ciudadana en Barcelona y acabar con el top manta, eliminar la tasa turística y la "reducción drástica de todos los impuestos que ahogan a los catalanes, incluidos los tramos del IRPF", además de la bonificación al 99% del impuesto de patrimonio, sucesiones y donaciones.

El propio Gallego afirmó este lunes que "cerrar TV3 ayudaría muchísimo a mejorar la salud mental de todos los catalanes. Sobra ese 'minarete' de odio, demonización y sectarismo separatista que nos cuesta 240 millones al año". Y alertaba al mismo tiempo que "ahora nos dan lecciones de democracia los que aplauden la censura en redes, los que instan a violentar a Vox en Cataluña, los que alaban a Otegi y los que se 'acuestan' con los golpistas separatistas. O los paramos en las urnas o nos comerán por los pies".

En la formación de ultraderecha están encantados con los fichajes de Antonio Gallego y de Juan Garriga. "Las sensaciones para estas elecciones son muy buenas. Lo hemos visto en la respuesta que ha tenido la ciudadanía ante las paradas del partido en las calles de Cataluña". El propio Gallego aseguraba en su cuenta de Twitter este miércoles: "Ni os imagináis la de personas que me dicen que van a votar a Vox en Cataluña. Currantes, gente de ley y orden, personas normales que agradecen que una fuerza política hable claro y con valentía. Intentan difamarnos y consiguen lo contrario".

Los bailes de sillas continúan en Cataluña de cara a las elecciones que se han aplazado al 30 de mayo. Los partidos políticos se preparan para estos comicios con una agresiva política de fichajes. Si el PP robó a la segunda de su lista, Lorena Roldán, a Ciudadanos (partido del que era portavoz), el partido naranja presentó otro fichaje estrella para compensar: a la periodista Anna Grau como la número dos tras Carlos Carrizosa. Los socialistas no realizaron fichaje alguno, pero el cambio de última hora de Miquel Iceta por Salvador Illa como cabeza de cartel fue una bomba política que convulsionó el patio catalán.

Partido Popular (PP) Salvador Illa Ciudadanos Pablo Casado Vox Carles Puigdemont Cataluña Artur Mas
El redactor recomienda