ERC recurrirá

La Eurocámara se alinea con el Supremo y considera inhabilitado a Junqueras

El presidente de la Eurocámara acepta la resolución del Tribunal Supremo y considera inhabilitado a Junqueras después de anotarlo como eurodiputado este mismo lunes

Foto: El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli. (EFE)
El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli. (EFE)

Desde que el Tribunal Supremo envió este jueves la carta en la que comunicaba al presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, que Oriol Junqueras, antiguo vicepresidente de la Generalitat condenado a 13 años de prisión, estaba inhabilitado y no podía asumir el escaño europeo, todo el mundo aguantaba la respiración en Bruselas.

Este viernes, Sassoli ha anunciado que la Eurocámara acata la resolución del TS y considera inhabilitado a Junqueras, por lo que el próximo lunes 13 de enero ya no se le esperará en Estrasburgo. Desde las filas republicanas han anunciado este viernes que recurrirán ante el Tribunal General de la UE (TGUE).

El pasado lunes los servicios del Parlamento Europeo obviaron una decisión de la Junta Electoral Central (JEC) que ya señalaba que Junqueras no podía ser eurodiputado, y se envió una nota interna en la que anunciaba que se consideraba eurodiputados con efectos desde el 2 de julio al expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, al 'exconseller' Toni Comín, y al propio Junqueras.

Ahora, con la decisión del Tribunal Supremo en la mano, los servicios jurídicos del Parlamento Europeo señalan que Junqueras dejó de ser eurodiputado tras la resolución de la JEC del pasado 3 de enero.

Eso sí, la Eurocámara considera que el mandato del antiguo vicepresidente de la Generalitat, como el de Puigdemont y Comín, "comenzaron el 2 de julio de 2019 como consecuencia de la declaración oficial de los resultados de las elecciones europeas por las autoridades españolas competentes". Es decir, que entre el 2 de julio de 2019 y el 3 de enero de 2020, la institución europea sigue considerando eurodiputado a Junqueras.

De hecho, y tal y como estaba previsto, Sassoli leerá el nombre del líder de ERC junto al del 'expresident' y el 'exconseller' el próximo lunes 13 de enero, pero a continuación anunciará al Pleno la expiración del cargo de Junqueras con fecha 3 de enero. "Solicitaré a las autoridades competentes españolas que notifiquen con celeridad al Parlamento el nombre de su reemplazante", ha señalado en el comunicado el presidente del Parlamento Europeo.

"Se hace justicia. El Parlamento Europeo retira su reconocimiento a Junqueras como eurodiputado", ha celebrado Dolors Montserrat, portavoz del PP en el Parlamento Europeo. "Una nueva victoria para los demócratas y una derrota para aquellos que atentaron contra la democracia y pretenden utilizar las instituciones europeas para mentir y dañar a España", ha subrayado en un mensaje enviado por la red social Twitter.

Por su parte Luis Garicano, portavoz de Ciudadanos en la Eurocámara, ha insistido en que "los separatistas siguen dando información sesgada sobre la posición de Europa e ignoran la justicia cuando les conviene". "Junqueras no es ni será eurodiputado. Sobre los demás, trabajaremos por el suplicatorio" para levantar su inmunidad, ha señalado Garicano.

Pablo Casado, líder del Partido Popular, ha enviado un mensaje atacando al Gobierno de Pedro Sánchez, asegurando que la decisión de Sassoli es "una victoria del Estado de derecho y una derrota de quienes lo desafían y del Gobierno que lo apoyó". El mensaje ha sido duramente criticado por Iratxe García, presidenta de los socialdemócratas europeos, que ha pedido que "respeten las instituciones y dejen de utilizar la cuestión catalana para sacar rédito político". "Perjudica la credibilidad de nuestro sistema jurídico. Su irresponsabilidad la pagamos todos", ha defendido García en redes sociales.

La líder socialista ha celebrado que Sassoli "como siempre" haya sido "escrupuloso con la legalidad". Aunque con un perfil más bajo, los socialistas también han estado moviendo hilos en el entorno del presidente del Parlamento Europeo y siguen allanando el camino de cara al suplicatorio.

Desde la Eurocámara no querían arriesgarse a incumplir la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) que el 19 de diciembre de 2019 consideró que Junqueras era eurodiputado y tenía inmunidad sin necesidad de recoger su acta, lo que abrió las puertas de la institución de forma automática a Puigdemont y Comín.

La Eurocámara se alinea con el Supremo y considera inhabilitado a Junqueras

El Parlamento Europeo mide milimétricamente cada paso que da, porque no quiere recibir dentro de un tiempo un correctivo por parte del TJUE. Por eso, decidieron pasar por alto la decisión de la JEC y esperar directamente a la resolución del Tribunal Supremo.

Pero ha pasado prácticamente un día desde que Sassoli recibió la notificación del TS y ha comunicado su decisión. Mientras tanto, se ha ido generando toda una coreografía fuera de su despacho: eurodiputados del Partido Popular y de Ciudadanos han estado presionando al presidente de la Eurocámara para que acate la decisión del TS sin más dilación, mientras ERC ha estado pidiendo al italiano que sea el ejecutor de la sentencia comunitaria, que consideran incumplida con la decisión de este jueves del TS.

Efectos sobre el suplicatorio

No son pocos los que temen el efecto político que pueden tener las decisiones de las próximas horas. La negativa del TS a permitir a Junqueras viajar a Estrasburgo el próximo lunes caldeará la primera sesión del próximo pleno, con Los Verdes, la familia europea de ERC, y la Izquierda Unitaria europea, donde se integran Unidas Podemos y Bildu, denunciando la situación del antiguo vicepresidente de la Generalitat.

La sesión en la que Sassoli dará la bienvenida a Puigdemont y Comín será la de la escenificación de una nueva batalla campal que, de hecho, ya ha comenzado. Diana Riba, eurodiputada de ERC, ha enviado mensajes a todos los miembros de la cámara denunciando la situación de Junqueras, mientras los eurodiputados de Partido Popular, Ciudadanos y Partido Socialista están cerrando filas y manteniendo conversaciones continuas con sus eurodiputados.

¿Por qué importan tanto las conversaciones entre compañeros? Porque el juez Pablo Llarena ha puesto en marcha el proceso del suplicatorio por el que pretende levantar la inmunidad a Puigdemont y Comín.

El proceso es largo: comienza con una serie de audiencias en la comisión de Asuntos Jurídicos, que aprueban unos informes que deben ser votados por el Pleno. Los líderes independentistas huidos en Bélgica no tienen demasiadas opciones y los números son favorables a que se les levante la inmunidad, pero si tienen alguna oportunidad es justo en este escenario: un ambiente caldeado por la negativa a permitir que Junqueras viaje a Estrasburgo y que les permita pescar algún que otro eurodiputado de las familias populares y, sobre todo, liberales y socialdemócratas, donde en octubre de 2017 bastantes miembros rompieron filas con las posturas oficiales.

Al mismo tiempo los partidos independentistas ya planean sus siguientes pasos en la Eurocámara para seguir dando la batalla por la inmunidad de Junqueras, para lo que tienen algunas herramientas a su alcance, como la solicitud de amparo para el líder independentista.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
64 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios