el próximo 13 de enero

La Eurocámara desoye a la JEC y reconoce a Junqueras como diputado europeo

El Parlamento Europeo reconocerá a Oriol Junqueras como eurodiputado tres días después de que la Junta Electoral Central le comunicara que no puede serlo

Foto: Oriol Junqueras, durante la sesión constitutiva de las nuevas Cortes Generales de la XIII Legislativa en el Congreso. (EFE)
Oriol Junqueras, durante la sesión constitutiva de las nuevas Cortes Generales de la XIII Legislativa en el Congreso. (EFE)

La Eurocámara ha vuelto a funcionar este 6 de enero tras el parón navideño y, como estaba previsto, regresa el culebrón del independentismo en la institución. Este mismo lunes, la Administración ha enviado un documento interno, al que ha tenido acceso El Confidencial, en el que anuncia que el Parlamento Europeo “tomará nota” el próximo 13 de enero de la elección como eurodiputados no solo de Carles Puigdemont y Toni Comín, que iniciaron sus procesos de acreditación antes de las navidades, sino también de Oriol Junqueras. Además, el Parlamento Europeo lo hace con efecto desde el pasado 2 de julio, cuando se inició la actual legislatura.

Esta decisión llega solo tres días después de que la Junta Electoral Central (JEC) comunicara que Junqueras no puede ser eurodiputado por haber sido condenado en sentencia firme por parte del Tribunal Supremo. La decisión de la JEC se refiere a la “anulación de su mandato” desde el mismo 4 de enero.

Este mismo domingo, Junqueras, que fue condenado a 13 años de prisión en el juicio del ‘procés’, pidió a la JEC que no ejecutara su resolución, ya que la iba a recurrir ante el Tribunal Supremo para pedir la suspensión cautelar por considerar que viola sus derechos fundamentales y políticos.

Pero el Parlamento Europeo ha movido ficha antes, y el reconocimiento de Junqueras como eurodiputado refuerza las tesis del antiguo vicepresidente de la Generalitat. La Administración de la Eurocámara mide sus movimientos al milímetro porque no quiere recibir reprimendas por parte de la Justicia europea. Desde dentro de la institución, las críticas arrecian contra la cúpula de la Administración, asegurando que ha cerrado demasiado las filas junto al Gobierno de España, y ahora el Parlamento Europeo busca no pillarse los dedos.

Por eso, la Administración toma esta decisión: reconocimiento de Junqueras hasta que el Tribunal Supremo decida sobre la situación del antiguo vicepresidente de la Generalitat. La Eurocámara solo tomará una decisión restrictiva contra el líder de ERC cuando considere que de verdad tiene el pie en tierra firme.

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) del pasado 19 de diciembre, en que consideró que Junqueras era eurodiputado desde el mismo momento en el que se proclamaron los resultados de las elecciones europeas, el 13 de junio, ha generado un terremoto que tiene a España fuera de juego y a Bruselas volviendo a mirar con preocupación la situación interna del país.

La sentencia del TJUE del pasado 19 de diciembre consideró que Junqueras era eurodiputado desde el momento en que se proclamaron los resultados

Las próximas semanas se plantean claves para la nueva internacionalización del conflicto catalán. El próximo 13 de enero se celebra el primer pleno de 2020, y en él David Sassoli, presidente de la Eurocámara, anunciará los nombres de los nuevos miembros de la Cámara. Se esperaban los de Puigdemont y Comín, pero no tanto el de Junqueras.

Sassoli ha sido clave para que los acontecimientos respecto al 'expresident' de la Generalitat y el 'exconseller' se movieran rápido. Tras la sentencia del TJUE, y en contra de lo que pedían los eurodiputados españoles, el presidente de la Eurocámara leyó ante el pleno un comunicado anunciando la sentencia a los miembros, pero para muchos se extralimitó o fue demasiado duro insistiendo en que España debía cumplir la sentencia.

Esa misma tarde, Sassoli levantó a Puigdemont y Comín la prohibición de entrar en las instalaciones de la Eurocámara como invitados, y a la mañana siguiente los dos líderes catalanes comenzaban los procesos de acreditación ante la Administración del Parlamento Europeo.

Los eurodiputados españoles saben que lo que puede venir es difícil. Que Puigdemont y Comín aprovecharán sus asientos para cargar con dureza tanto contra España como contra las instituciones europeas. Y en el bloque de Ciudadanos y el Partido Popular, integrados dentro de las familias europeas de Renew Europe y del Partido Popular Europeo (PPE), temen que el PSOE, integrado en los Socialdemócratas, no vaya a cerrar filas con ellos tras el pacto entre la formación socialista y Esquerra Republicana (ERC) para la investidura de Pedro Sánchez.

Sin embargo, hasta ahora el PP, Ciudadanos y PSOE se han movido con coordinación absoluta a la hora de contrarrestar los mensajes independentistas, evitando que Puigdemont celebrara actos dentro de la Eurocámara, o informando al resto de eurodiputados sobre el conflicto catalán.

Los eurodiputados españoles saben que lo que puede venir es difícil. Que Puigdemont y Comín aprovecharán sus asientos

Especialmente, se teme la hora en la que toque afrontar el proceso para retirar la inmunidad a Puigdemont, Comín y Junqueras tras la presentación de un suplicatorio por parte del juez Pablo Llarena. No es un procedimiento sencillo: se produce una serie de audiencias y debates en la comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo, para después votar un informe y llevar la decisión al pleno. La retirada de la inmunidad es algo relativamente común en la Eurocámara, pero no con un tema tan político y polémico como el catalán.

En 2017, el Parlamento Europeo fue clave para que el independentismo encontrara una voz en Bruselas, siendo los días más tensos los posteriores al referéndum ilegal de independencia y las cargas policiales del 1 de octubre, que hicieron que la imagen de España en la capital comunitaria tocara fondo.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
105 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios