Torra y Puigdemont intentan capitalizar la mesa de diálogo y apartar a Junqueras
  1. España
  2. Cataluña
Carta a Carmen Calvo

Torra y Puigdemont intentan capitalizar la mesa de diálogo y apartar a Junqueras

La carta se produce tras la reunión de Puigdemont y Torra en Waterloo en la que precisamente el 'expresident' expresó su preocupación por la poca visibilidad de JxCAT en el proceso de investidura

placeholder Foto: Fotografía de archivo del presidente de la Generalitat, Quim Torra (i), y el expresidente catalán Carles Puigdemont en Waterloo. (EFE)
Fotografía de archivo del presidente de la Generalitat, Quim Torra (i), y el expresidente catalán Carles Puigdemont en Waterloo. (EFE)

Nuevo movimiento del presidente de la Generalitat, Quim Torra; y de su predecesor, Carles Puigdemont. La 'consellera' de Presidència y portavoz de la Generalitat, Meritxell Budó ha enviado un carta a la vicepresidenta Carmen Calvo en la que piden que se cree la mesa de diálogo que había propuesto ERC en sus conversaciones con el PSOE. La carta la ha hecho pública Catalunya Ràdio. Una misiva que muestra como Carles Puigdemont y Torra quieren interferir en las negociaciones de investidura y capitalizar una mesa de diálogo que no ha sido idea suya sino de Oriol Junqueras.

La carta se produce tras la reunión esta semana de Puigdemont y Torra en Waterloo en la que precisamente el 'expresident' expresó su preocupación por la poca visibilidad de JxCAT en el proceso de investidura. Una irrelevancia que viene marcada porque sus ocho diputados en el Congreso no son necesarios y porque hace mucho que Pedro Sánchez no considera a Quim Torra un interlocutor válido.

placeholder Pinche para leer la carta a Carmen Calvo.
Pinche para leer la carta a Carmen Calvo.

Que Budó firme la carta tiene todo el sentido. Es la número dos de Torra y una persona de toda la confianza de Puigdemont, no en vano fue miembro del Consell per la República. Por tanto, se trata de una manera de instrumentalizar la Generalitat para interferir en las negociaciones de investidura que hasta ahora está llevando ERC.

La carta, además, marca lo que debería ser la agenda de la mesa. Según escribe Meritxell Budó en su misiva a la vicepresidenta en funciones, la mesa se ha de crear para que “podamos hablar de la libertad de los presos políticos y exiliados, del reconocimiento de la autodeterminación de nuestro país y del progreso social y económico para todo el mundo”. De los tres punto que marca Budó, solo el último entraría en las competencias de un gobierno democrático, ya que ni la libertad de los presos, ni el regreso de Puigdemont –asuntos legales competencia del poder judicial– ni tampoco el derecho de autodeterminación –que precisaría cambiar la Carta Magna– entran dentro de su margen legal.

Esta semana, Torra en RAC1 ya pidió que la mesa de diálogo tuviese “contenido”. Torra además exigió “garantías”, lo que apunta a la figura del “relator” de la que tanto ERC como el PSOE piensan prescindir.

Tensión interna

Tampoco está claro que la mesa vaya a ser “de Gobierno a Govern”, como aspira Torra. Al contrario, el PSOE quiere que esté integrada por los partidos políticos. Por tanto, la carta muestra las tensiones internas entre Puigdemont y Junqueras. Con un Torra que el pasado domingo aparecía en el 'Ara' con una entrevista que declaraba: “Lo primero que debería hacer Sánchez es llamarme”.

Foto: Oriol Junqueras, junto a Gabriel Rufián (d), al inicio de la última sesión constitutiva de las Cortes Generales. (EFE)

Pero Sánchez no le llamará. Porque Torra no genera confianza ninguna, según apuntan fuentes del PSOE. Así que todas las bazas negociadoras están en manos de Junqueras pese a estar en la cárcel y haber sido condenado.

La carta en este sentido es la última pataleta de unos políticos que no han sido invitados a la fiesta. La Generalitat envía muchas cartas en los últimos tiempos, pero les responden muy pocas. Esta tiene visos de que seguirá el mismo destino.

Carles Puigdemont Oriol Junqueras Meritxell Budó Quim Torra
El redactor recomienda