Palau cambia ahora su versión de los hechos

Budó estuvo 4 meses de forma irregular en la Generalitat y en el Consell per la República

Desde Waterloo le recomendaron renunciar dado el alto grado de confrontación que se esperaba con el Gobierno español para después de la sentencia del Tribunal Supremo

Foto: La 'consellera' de Presidencia, Meritxell Budó, en el Parlament. (EFE)
La 'consellera' de Presidencia, Meritxell Budó, en el Parlament. (EFE)

La 'consellera' de Presidència Meritxell Budó compaginó durante cuatro meses su cargo en la Generalitat con un puesto en el Consell de Govern del Consell per la República, el órgano de gobierno de la entidad que preside Carles Puigdemont en Bélgica. En concreto, del 25 de marzo hasta el 19 de julio. Según han confirmado fuentes del propio Consell per la República, Meritxell Budó permaneció en este organismo hasta el pasado día 19 de julio, cuando cesó en su puesto.

Esta presencia tan prolongada tuvo lugar pese a que la Ley de Incompatibilidades de la propia Generalitat prohíbe que los 'consellers' desarrollen una actividad pública paralela de este tipo y a que el conflicto de intereses entre una administración española, como es la Generalitat, y el Consell, que se encuentra enfrentado de forma directa al Estado español; resulte más que evidente.

Recapitulando: Meritxell Budó se saltó la ley durante cuatro meses al formar parte del Consell per la República y participar en sus reuniones, volvió a desafiar la normativa de la Generalitat cuando ocultó en el registro de cargos públicos su actividad para este ente paralelo organizado en Waterloo, mintió en el Parlament al ser preguntada al respecto y, por último, se niega a dar explicaciones sobre su agenda, equiparando su actividad pública a sus ocupaciones privadas.

La web del Consell per la República antes y después de eliminar a Budó entre sus miembros. (EC)
La web del Consell per la República antes y después de eliminar a Budó entre sus miembros. (EC)

Portavoces de la Generalitat han cambiado ahora su versión de los hechos. El 2 de agosto aseguraban que “la participación o no de la 'consellera' en reuniones de esta entidad forma parte de lo que es su actividad política. Sin embargo, la 'consellera' ya no forma parte del Consell per la República”.

El pasado 23 de agosto a las cuestiones sobre las que versa esta información afirmaron: “La 'consellera' Meritxell Budó dejó de participar a todos los efectos en el Consell per la República a partir del momento en el que fue nombrada 'consellera' de la Presidencia, de acuerdo con el presidente Puigdemont. El 19 de julio se hizo el relevo en el Consell por la República con la toma de posesión de cuatro nuevos miembros”.

Captura, tomada este sábado, de la web del Consell per la República, en su versión en inglés, en la que Budó sigue apareciendo como miembro. (EC)
Captura, tomada este sábado, de la web del Consell per la República, en su versión en inglés, en la que Budó sigue apareciendo como miembro. (EC)

Hace 20 días, según la Generalitat, no había un problema de incompatibilidad. Ahora, en cambio, se alega que dejó de participar desde el día de su toma de posesión, si bien el relevo efectivo no se llevó a cabo hasta el pasado 19 de julio. En la única cosa que coinciden ambas explicaciones es en evitar aclarar si la 'consellera' de Presidència participaba o no en las reuniones del Consell per la República. El problema de esta segunda versión no se encuentra solo en las evidentes contradicciones, sino en que parece que no responde a la verdad.

Currículum oficial

Primero, por el currículum oficial de la propia Meritxell Budó que presenta la Generalitat, donde se afirma textualmente: “Es miembro fundacional del Consell per la República desde el 8 de diciembre de 2018”. En ese mismo CV se matiza que es directora técnica de una farmacéutica “en excedencia” pero nada se apunta sobre que hubiese dejado el ente que preside Carles Puigdemont. Segundo, por el rol que ha jugado la propia Budó en el Consell. Ha sido la única representante del PDeCAT, como notificó el propio ente cuando ella se sumó. De ser cierta la nueva versión de la Generalitat, haría más de cuatro meses que el PDeCAT carece de representación en un organismo sobre el que afirmaba su vicepresidente Toni Comín en TV3 el pasado 26 de julio: "El Consell representa cada vez mejor la unidad del independentismo". Difícilmente podría encarnar esa unidad si hiciese cuatro meses desde que el PDeCAT estaba ausente.

Tercero, por la propia información aportada por entidades independentistas. La ANC está comprometida con la organización y el sufragio de las delegaciones locales del Consell por toda Cataluña. Pues bien, el pasado 12 de julio en un documento sobre este organismo de la filial del ANC en Granollers se citaba a Meritxell Budó como miembro del mismo. Y cuarto, por el grado de precipitación con que el Consell eliminó de su web a Budó cuando El Confidencial empezó a preguntar por esta cuestión a principios de agosto. El pasado sábado en la versión en inglés de la web, Budó seguía apareciendo como integrante de este organismo.

El currículum oficial de la 'consellera' facilitado por la Generalitat recoge que está en excedencia de una farmacéutica pero no que haya dejado el Consell

Portavoces del Consell per la República han evitado aclarar en qué momento concreto Budó abandonó este ente. Pero otras fuentes del entorno de Puigdemont en Waterloo explican que el 19 de julio el Consell per la República planteó en una reunión a Meritxell Budó que debía abandonar su posición en el mismo. La fecha resulta relevante, entre otras cosas, porque el 17 de julio, justo dos días antes, Budó compareció ante el Parlament para asegurar en sede parlamentaria sobre el Consell per la República que “no hay ninguna vinculación directa con el Govern de la Generalitat”. Pero en ese mismo momento la titular de la cartera de Presidència seguía siendo un miembro de pleno derecho del artefacto político montado por Puigdemont en Waterloo. Había una vinculación muy clara y muy directa: ella misma. Una relación, además, prohibida por ley.

Budó quería seguir

Fuentes que asistieron a la reunión del día 19 en la que la mayoría de los miembros participaron por videoconferencia explican que en un principio Budó manifestó que quería permanecer en el Consell per la República pero que fueron sus compañeros en este ente los que le razonaron que era mejor renunciar, ya que dado el alto grado de confrontación que se esperaba tras la sentencia del Tribunal Supremo, confrontación que anunció Quim Torra la pasada semana, no resultaba conveniente que el Consell apoyase las movilizaciones populares que se prevén mientras que la Generalitat estaría enviando a los Mossos para disolver algunas de las protestas, por poner un ejemplo.

Así que la salida de Budó fue forzada por el propio Consell per la República el cual, irónicamente, sí que percibió la incongruencia que prevé la ley y que desde la Generalitat siguen negando. No fue la Generalitat la que obligó a su abandono. Fue Waterloo.

Actas de las reuniones

El Confidencial se ha puesto en contacto directo con Meritxell Budó para contrastar las circunstancias de su salida, pero la 'consellera' de Presidència ha preferido no realizar comentarios al respecto.

Se da la circunstancia de que el Consell per la República levanta acta de sus reuniones. Pero como opera como una entidad privada solo hace públicos sus encuentros presenciales, como el que se celebró en Waterloo el pasado 26 de julio y al que acudió Quim Torra en persona como invitado. Budó ya no fue, claro. Por tanto, existe rastro documental de la salida de 'consellera' y de las causas que la rodearon.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios