Los republicanos esperan un gesto

La semana que viene, PSOE y ERC afrontarán qué tipo de mesa de diálogo se configura

Los socialistas prefieren una réplica en el Congreso de la mesa de partidos que ya existe en el Parlament y que precisamente Quim Torra ha convocado para este mes de diciembre

Foto: Adriana Lastra y Gabriel Rufián, portavoz de ERC, en el Congreso de los Diputados, el 13 de junio de 2019. (Inma Mesa | PSOE)
Adriana Lastra y Gabriel Rufián, portavoz de ERC, en el Congreso de los Diputados, el 13 de junio de 2019. (Inma Mesa | PSOE)
Adelantado en

La semana que viene, el PSOE y ERC tienen previsto afrontar qué tipo de mesa de diálogo se configura para que los de Oriol Junqueras puedan abstenerse en la investidura de Pedro Sánchez, según apuntan fuentes de ambas formaciones. Lo que ocurre es que los dos partidos enfocan el problema de manera muy distinta. ERC, como también JxCAT, quieren una mesa de institución a institución que sirva para que se sienten representantes de la Generalitat y del Gobierno. En cambio, el PSOE apuesta por una mesa en el marco del Congreso que incluya a todos los partidos políticos posibles.

Fuentes de ERC explican que la semana que viene, si las bases del partido independentista ratifican la enrevesada pregunta que se les ha planteado, esperan un gesto por parte de los socialistas. Pero todavía se desconoce en concreto en qué va a consistir ese gesto.

La fórmula de mesa que buscan los soberanistas tiene una ventaja para Sánchez: para crearse, tiene que haber Gobierno en España, es decir, Pedro Sánchez debe haber conseguido su investidura. Por su parte, la apuesta de los socialistas obliga a esperar que se constituya el Congreso.

Hay acuerdo en que la mesa no tenga relator, aunque en JxCAT personas como Quim Torra sigan pidiéndolo. Pero el problema es el resto. El PSOE rechaza la pretensión del “de Gobierno a Gobierno” a que aspiran los independentistas. Replican que para eso ya existe la Comisión de Asuntos Bilaterales Estado-Generalitat. Y que la misma puede activarse en cuanto vuelva a haber Gobierno, es decir, en cuanto se invista a Pedro Sánchez.

En cambio, los socialistas prefieren una réplica en el Congreso de la mesa de partidos que ya existe en el Parlament y que precisamente Quim Torra ha convocado para el próximo mes de diciembre. Este esquema es el preferido por Sánchez: primero se pacta una propuesta catalana y luego se eleva al Congreso. O incluso se plantea una comisión interparlamentaria entre las dos cámaras, un mecanismo que está previsto por la ley.

En cambio, este esquema lo rechazan de plano Carles Puigdemont y JxCAT, según apuntan fuentes de su grupo parlamentario en Cataluña. Puigdemont teme perder protagonismo en una mesa en donde también participen el resto de partidos, y que su formación quede diluida entre las propuestas de Coalición Canaria y Teruel Existe, por ejemplo.

Instalados en el no

Mientras, ERC sigue pregonando que está instalada en el no y que una abstención solo podrá calibrarse una vez que “el gesto” que esperan del PSOE la semana próxima pueda ser valorado. Mientras, buscan aliados. El último ha sido Bildu. Ayer por la tarde se celebró una reunión en Barcelona. La secretaria general adjunta de ERC, Marta Vilalta, se vio con la diputada de EH Bildu en el Congreso Mertxe Aizpurua y el senador Gorka Elejabarrieta. ERC estuvo ampliamente representada, pues también participaron en el encuentro el presidente del grupo republicano en el Parlament, Sergi Sabrià, y la diputada en el Congreso Carolina Telechea.

Unificar posturas con Bildu tiene problemas, como toda la operación: el tipo de mesa que quiere ERC dejaría fuera de cualquier debate a los vascos

Bildu y ERC quieren pactar una postura común cara a los pactos poselectorales. Pero es evidente que en una mesa Gobierno-Generalitat, como defienden los propios republicanos, los comunes podrían estar representados de manera indirecta vía Podemos, pero Bildu, por ejemplo, se quedaría fuera. Así que queda mucho que pulir.

Mal precedente

Por su parte, el tipo de mesa de partidos al que aspira el PSOE tiene un mal precedente: la creación en julio de 2019 de la Comisión de Política Territorial y Función Pública, que acabó resultando un fracaso. Solo duró dos meses. Un foro multilateral que no convencía a partidos que quieren un diálogo mucho más exclusivo con el Gobierno.

Sin embargo, estas fórmulas son las que más gustan a los socialistas. La mesa de partidos en el Parlament que ahora convoca Torra fue una idea del PSC. Y es en este partido en donde son más pesimistas sobre la investidura. Muchos de sus cargos avisan de que una cosa es lo que le convenga a ERC y otra lo que acaben haciendo los republicanos, presionados por el escenario preelectoral que Torra niega. Y cuanto más lo niega, más temen los republicanos que se avancen las elecciones a traición. Y en este clima, resulta muy difícil tomar decisiones de Estado. Temen que en el último momento Oriol Junqueras se eche atrás.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios