Tras la reunión mantenida en el Congreso

ERC sigue en el no: exige que se reconozca el "conflicto", pero no pide consulta ni indulto

Ambas partes han coincidido en la necesidad de seguir manteniendo contactos. Los republicanos exigen que se reconozca el conflicto y que se "abandone la vía represiva"

Foto: Adriana Lastra y Gabriel Rufián antes de una de las reuniones negociadoras para la investidura del pasado mes de julio. (EFE)
Adriana Lastra y Gabriel Rufián antes de una de las reuniones negociadoras para la investidura del pasado mes de julio. (EFE)

Los portavoces de PSOE y ERC en el Congreso, Adriana Lastra y Gabriel Rufián, respectivamente, han arrancado este jueves las negociaciones para explorar vías al desbloqueo de la investidura. Ambos se han conjurado en ceder y mantener sus conversaciones apartadas de los focos, pero los equilibrios son frágiles y el Gobierno de coalición progresista entre PSOE y Unidas Podemos, que necesitaría el concurso de los independentistas vía abstención, está en el aire al albur de circunstancias que se escapan al control de sus protagonistas. Han estado una hora reunidos y, al salir, las sensaciones eran buenas. Tras el encuentro desde ERC han trasladado que se mantienen en el no porque "durante la conversación no ha habido indicio alguno de que el Partido Socialista vaya a abandonar la vía represiva para afrontar el conflicto político existente entre Catalunya y el estado". Sin estas garantías, añaden a través de un comunicado, "no podrá haber en ningún caso un replanteamiento de la postura del Grupo Republicano en el Congreso".

A pesar de todo, ambas parte han coincidido en la necesidad de seguir manteniendo contactos. Desde ERC se espera que esta primera reunión sea la antesala de otras que deberán acabar sucediéndose. La apuesta de ERC, indican fuentes del grupo, pasa por "la resolución política del conflicto a través de una mesa de negociación" y avanzar en materias sociales urgentes "bloqueadas en el Congreso y en el Parlament". Con todo, en ningún momento desde ERC se exige la celebración de un referéndum pactado como condición para dar su apoyo, ni tan siquiera el indulto a los presos del procés. Califican también el encuentro entre Lastra y Rufián como cordial.

La discreción está siendo máxima y la consigna de ambas formaciones pasa por evitar cualquier tipo de filtración para que no haya injerencias externas que contribuyan a descarrillar las conversaciones. Hasta el punto de que ni siquiera se ha revelado la hora prevista para la primera reunión negociadora entre Lastra y Rufián.

En un principio se barajó que arrancaría a las 10:30 horas en el Congreso de los Diputados, pero finalmente no se inició hasta al menos dos horas después de los inicialmente previsto, según ha podido saber este diario. Tampoco habrá ni rueda de prensa ni declaraciones tras el encuentro ni por parte de Lastra ni por parte de Rufián.

Ambos se han conjurado en ceder y mantener sus conversaciones apartadas de los focos, pero los equilibrios son frágiles

El discurso de ERC en Cataluña es más de máximos que el que mantiene el líder de su grupo parlamentario en Madrid. Con todo, ambas partes dicen estar dispuestas a ceder y cunde la sensación de que tanto socialistas como republicanos tienen que buscar una salida que inevitablemente pasa por el diálogo.

El punto nuevo del preacuerdo firmado este lunes entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias establece ya que "se fomentará el diálogo en Cataluña, buscando fórmulas de entendimiento y encuentro, siempre dentro de la Constitución". Tanto ERC como Junts per Catalunya están de momento instalados en el 'no' a Sánchez, pero los republicanos ya se han mostrado predispuestos a valorar su cambio a un eventual apoyo o abstención si el actual presidente en funciones se compromete a poner en marcha una mesa de negociación y un relator que permitan a ambas partes dialogar "entre iguales".

El vicepresidente del Govern, conseller de Economía y coordinador nacional de ERC, Pere Aragonès, insistía este miércoles en declaraciones a Catalunya Ràdio en que "necesitamos una mesa de diálogo y negociación, pero necesitamos a la gente movilizada, porque no podemos aflojar", decía en alusión a las protestas de carácter no violento en contra de la sentencia.

Este miércoles, el líder de los comuns Jaume Asens ya abrió un canal de comunicación con Gabriel Rufián, según ha podido saber este diario de fuentes cercanas, para buscar su abstención y actuar como mediador. Y es que el cabeza de lista de los 'comuns' ya dio el salto al Congreso en las pasadas elecciones del 28-A con el mandato de "trabajar para construir puentes de diálogo y alianzas con el resto de la izquierda y las fuerzas del cambio del Estado", sin renunciar tampoco a la puesta en libertad de los "presos políticos" y a un referéndum pactado.

Adriana Lastra, la persona elegida por el PSOE para conducir en solitario las negociaciones con los partidos minoritarios, se reunió ayer tanto con el PNV como con Más País. El primer encuentro fue con el líder de los nacionalistas vascos, Aitor Esteban, quien lo calificó como "una primera toma de contacto". El segundo se produjo con el líder de Más País, Íñigo Errejón, y su diputado de Compromís, Joan Baldoví. "Esto apunta mejor", indicó el parlamentario valenciano, que valoró la "discreción" y "rapidez". La coalición valencianista pone sobre la mesa su agenda territorial, "muy razonable", y que ya apalabró con el PSOE en la legislatura fallida.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios