DESAPARECE EL CONSEJO ASESOR DE LLACH

Torra impulsa un nuevo 'procés' para alcanzar la independencia en tres fases

Lo que se abre ahora es “una nueva fase pilotada desde la sociedad civil, que toma la iniciativa y lidera, desde la base, un proceso constituyente para la república”

Foto: El presidente del Consejo Asesor para el impulso del Fórum Cívico y Social por el Debate Constituyente, Lluis Llach (i), junto al presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)
El presidente del Consejo Asesor para el impulso del Fórum Cívico y Social por el Debate Constituyente, Lluis Llach (i), junto al presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)

Algo se mueve en Cataluña. El Consejo Asesor del Fòrum Cívic i Social pel Debat Constituent, la entidad que presidía Lluís Llach auspiciada por el ‘president’ Quim Torra, desaparece del mapa. Poco ha hecho en estos meses este foro, creado a bombo y platillo como el gran órgano que debía guiar a los catalanes en la última etapa del ‘procés’. En realidad, lo que ha cambiado es la estrategia independentista una vez más: ahora se pretende liderar la gran barca del soberanismo desde “la autoorganización de la sociedad civil”. Son palabras del mismísimo Lluís Llach, que este lunes se reunió con Torra para certificar la muerte del Fòrum y dar fe del nacimiento de las Enteses Territorials.

La tarea de este Consejo Asesor nunca fue bien entendida por todos los independentistas. El propio Llach criticó este lunes la “falta de unidad estratégica entre partidos y entre estos y las organizaciones de la sociedad civil”. O sea, las discrepancias profundas entre JxCAT, ERC, CUP, ANC y Òmnium Cultural. Y fue taxativo: “No existen, hoy en día, condiciones para que las organizaciones políticas puedan actuar, de arriba hacia abajo, como promotores o impulsores de ningún proceso de debate constituyente”. De ahí que sea necesario “recuperar la iniciativa política” traspasando la organización de este debate al “movimiento ciudadano, poniéndolo en el centro de un objetivo político creativo, prepositivo y democratizador lo más unitario y transversal posible”.

En febrero pasado, Llach y Torra habían anunciado al alimón que tras las elecciones municipales comenzaría una etapa de debates ciudadanos que se alargaría seis meses, hasta finales de año. Una vez acabada esta etapa, se crearía la Entesa Nacional pel Debat Constituent, un nuevo organismo que tomaría el relevo del Consejo Asesor y convocaría, al final, la última herramienta del ‘procés’, que es el Fòrum Cívic Constituent. Ese calendario, sin embargo, se ha trastocado y el Consejo Asesor desaparece antes de lo previsto, dando paso a las Enteses Territorials.

Según Torra, lo que se abre ahora es “una nueva fase pilotada desde la sociedad civil, que toma la iniciativa y lidera, desde la base, un proceso constituyente para la república”. De ahí que, a través de una nota oficial emitida este lunes, hiciese un llamamiento a “la ciudadanía, las entidades y toda la sociedad civil a participar”.

Llach puso el punto y seguido a la estrategia. “El marco autonómico ha quedado totalmente desfasado”, anunció tras la reunión con Torra. Lo cierto es que esta es la principal idea que el independentismo viene repitiendo desde el año 2012 para justificar su hoja de ruta e incluso la unilateralidad. Ahora, pues, el independentismo da otro volantazo publicitario para seguir haciendo lo mismo.

Las tres fases

Según la Generalitat, hasta ahora se han hecho “decenas de reuniones territoriales para impulsar el debate”. Llach, por su parte, ha dado por cumplida su parte y señaló que “es hora de trasladar a la sociedad civil la decisión de llevar a cabo, desde la autoorganización y la participación transversal, un proceso de debate que ha de servir para definir las posibles bases constitucionales del futuro político de Cataluña y generar una demanda popular hacia las fuerzas políticas para que actúen en consecuencia”.

El largo camino hacia la secesión es vendido ahora como un nuevo ‘procés’ en tres fases: la primera es la creación de estas Enteses (Acuerdos), que son plataformas formadas por entidades cívicas que organizarán entre octubre y noviembre debates por todo el territorio catalán. La primera fase del nuevo ‘procés’ se prolongará hasta el mes de noviembre y ahí se definirán los nuevos órganos que intervendrán en la operación.

La segunda fase durará desde noviembre hasta el próximo mes de marzo, periodo durante el cual se celebrarán los “debates ciudadanos participativos”. Una vez superados estos, comenzará la tercera fase, en abril de 2020, cuando se convocará el Fòrum Cívic i Social, que es el que sintetizará y ordenará los debates y presentará las conclusiones en el Parlament.

El Consell fue creado el 23 de octubre de 2018 por un acuerdo del Govern como un órgano cuyo objetivo era "impulsar un proceso de debate constituyente en el que la sociedad civil y la ciudadanía, desde la autoorganización, y con una participación transversal y plural, defina las bases constitucionales del futuro político de Cataluña". Su 'modus operandi' era crear espacios de debate ciudadano con un mínimo de participantes para llevarlos al Fòrum.

La intención es que el Fòrum ha de estar integrado por un número de personas que oscila entre 1.000 y 2.000, divididas en cuatro grupos: los elegidos por sorteo entre inscritos que ya hubiesen participado en debates ciudadanos previos; los elegidos por sorteo entre la totalidad de la población mayor de 16 años; los delegados de entidades, asociaciones y organizaciones de la sociedad civil; y los cargos electos municipales distribuidos de manera proporcional a su representación. El gran defecto, no obstante, es que adolece de transversalidad y pluralismo, ya que las fuerzas democráticas constitucionalistas no han participado en este organismo, lo que le convierte en un simple instrumento aleccionador independentista y le resta credibilidad.

Por otra parte, Torra continuó ayer su ronda de contactos con organizaciones para tratar de formar un frente común que dé una única respuesta del independentismo a la sentencia del Tribunal Supremo. Este lunes, se reunió con una delegación del sindicato Intersindical-CSC, encabezada por su secretario general, Carles Sastre, un exterrorista que había sido miembro del Ejército Popular Catalán (Epoca) y de Terra Lliure y que fue condenado por el asesinato del empresario José María Bultó.

Intersindical es el sindicato que el Govern y el independentismo en general quiere potenciar como central exclusivamente catalana e independentista. Bajo su cobertura fueron convocadas la mayoría de las huelgas generales de los últimos años en Cataluña.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
48 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios