La mano derecha de Puigdemont apunta a Presidència

Esperando a Elsa Artadi: Quim Torra cierra un Govern simbólico con fecha de caducidad

Cuando suspendan a los presos, se prevé que Elsa Artadi deje tras un fugaz paso Empresa i Coneixement para ocupar Presidència, que asumirá junto a la portavocía de la Generalitat

Foto: La portavoz de JxCAT, Elsa Artadi. (EFE)
La portavoz de JxCAT, Elsa Artadi. (EFE)

El nuevo presidente de la Generalitat, Quim Torra, se reunirá el lunes en Estremera con diversos presos por los hechos de octubre, entre ellos los futuros 'consellers' de Presidència y Territori, Jordi Turull y Josep Rull. Sin embargo, en el entorno de Torra ya dan por hecho que el Govern que se anuncie mañana, y que tendrá cargos como estos duplicados, tendrá una vida breve, como mucho unas semanas. Después se prevé que la Sala de Apelación del Tribunal Supremo se incline por suspender a estos cargos y que Torra tenga que llevar a cabo su primera remodelación del Govern, tras lo cual ocupará la Consejería de Presidencia Elsa Artadi, que se convertirá en la mujer fuerte del Govern, según apuntan fuentes del PDeCAT.

Es decir, el Govern que ahora nombre Torra no será el definitivo, ni mucho menos. Al contrario, será una especie de “Gobierno provisional” que solo durará lo que tarde la Sala de Apelaciones del Tribunal Supremo en pronunciarse sobre los recursos de los reos: unas semanas. Tras este trámite, se prevé que todos ellos queden suspendidos en sus cargos. Entonces es cuando se espera que Elsa Artadi deje lo que será un fugaz nombramiento en Empresa i Coneixement para ocupar Presidència. Eso, junto con la portavocía del Govern, convertirá a Artadi en un peso pesado de esta nueva Administración.

La preponderancia de Artadi desplazará a la apuesta de Artur Mas para esta legislatura: Ferran Mascarell. El exdelegado de la Generalitat en Madrid iba a ser primero 'president', en lugar de Torra. Y Carles Puigdemont se cargó esta alternativa. Luego, sonó para 'conseller' de Presidència. Pero de nuevo desde Berlín, Puigdemont lo desbarató al poner sobre la mesa la carta restitucionista de los presos.

Por tanto, el verdadero Govern de Quim Torra solo se verá cuando dimitan los 'consellers' con cargos legales pendientes. La estrategia de Artadi ha sido no aceptar ningún comisionado para desdoblar el cargo, sino ser 'consellera' desde el primer momento, eso sí, no del cargo al que aspira sino de Empresa i Coneixement, un sillón mucho más técnico y menos político.

Esperando a Elsa Artadi: Quim Torra cierra un Govern simbólico con fecha de caducidad

La ambición de Calvet

El problema para Quim Torra es que está cundiendo su ejemplo. Así, Damià Calvet está presionando para no ser comisionado y no tener que pasar por ese limbo temporal. En este sentido, Calvet pretende que Rull renuncie al cargo, tal y como le recomienda su abogado, Jordi Pina, para no empeorar su posición judicial. Eso permitiría a Calvet, una persona del entorno de Puigdemont, asumir una 'conselleria' clave desde donde se controla toda la obra pública de la Generalitat. Además, Territori saldrá reforzado, ya que Torra ha decidido incluirle el área de Vivienda.

En principio, el Govern de Torra contará con dos 'consellers' en la cárcel, Josep Rull y Jordi Turull, y uno en el exilio, el titular de Cultura, Lluís Puig

Sin embargo, la perspectiva es que Turull, Rull y Lluís Puig (Cultura) desde Bruselas sean 'consellers'. La prioridad de Quim Torra y su equipo ahora es que puedan pasar el obstáculo de la investidura, que tendría que ser por escrito y, tal vez, ante notario, según apuntan fuentes del PDeCAT. Torra ha aplazado su visita a los presos, que estaba prevista para hoy, por petición del Ministerio del Interior, por razones organizativas.

Reforzar Governació

Otra 'conselleria' que se refuerza sería Governació, la que controla los funcionarios. Caería en manos de Jordi Puigneró, actual secretario de Telecomunicaciones y que se llevaría esta área a Governació para impulsar una administración digital tipo Estonia, una de las obsesiones de Carles Puigdemont. Pero el paso de Puigneró también puede ser breve, al estar imputado por su colaboración con el 1-O.

El resto de 'conselleries' ya están decididas. Solo queda Salut. ERC no quiere a Toni Comín, quien ha pedido volver a ocupar el cargo, aprovechando la oleada restitucionista que ha impulsado Quim Torra. ERC está negociando con él. Una base del acuerdo que podría basarse en que Comín renunciase al acta de diputado ahora que va a perder el derecho de voto a causa de haberse anulado la euroorden.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios