Pulso entre Artur Mas y Puigdemont para controlar TV3 a través de Presidencia
  1. España
  2. Cataluña
El 'expresident' se impone

Pulso entre Artur Mas y Puigdemont para controlar TV3 a través de Presidencia

La batalla interna ha desembocado en que habrá consellers que desempeñarán el cargo desde la prisión. Y además pesa la amenaza de que la CUP vete al candidato de Quim Torra

Foto: Carles Puigdemont y Artur Mas. (EFE)
Carles Puigdemont y Artur Mas. (EFE)

En el Parlament se celebra un debate de investidura, pero los movimientos siguen fuera del foco mediático, donde Artur Mas y Carles Puigdemont mantienen un agrio y soterrado pulso por controlar la administración catalana. Artur Mas lleva 48 horas intentando colocar en la conselleria de Presidencia y con plenos poderes al ex delegado de la Generalitat en Madrid, Ferran Mascarell, como un medio para compensar la radicalidad de Quim Torra y su falta de experiencia de gestión para una administración con una capacidad de gasto de más de 30.000 millones. Puigdemont se ha negado. Y para cerrarle el paso a Mascarell ha propuesto que Jordi Turull sea la persona que encabece el departamento de Presidencia, según explican fuentes políticas del PDeCAT y JxCAT. Presidencia es clave. Es el departamento que controla TV3.

El pequeño detalle de que Jordi Turull esté en la cárcel de Estremera le es igual a Puigdemont. Al contrario, entra en la dinámica restitucionista que siempre ha avalado el 'expresident', ahora en libertad provisional en Alemania. En la actual dinámica independentista, los que eran 'consellers' antes de los hechos de octubre tienen todo el derecho a ocupar de nuevo esos cargos. Es como dar un bofetón con la mano abierta al 155.

Foto: El candidato a presidente de la Generalitat, Quim Torra (d), sale del Parlament tras una reunión que mantenido el grupo parlamentario de JxCAT. (EFE)

Legalmente, además, los presos pueden optar a ser 'consellers'. Para ser 'conseller' no hace falta tener escaño, lo que también ayuda a Mascarell. Pero tampoco se puede vetar estos puestos a unos presos si están en prisión provisional, según desvelan fuentes jurídicas consultadas. Hay algún problema técnico como la toma de posesión, pero se solventaría con algún tipo de argucia, de estilo de llevarla a cabo por escrito.

Su resistencia no le ha salido barata a Puigdemont. Ha tenido que sacrificar muchos 'consellers' suyos ya que se ha visto obligado a ofrecer puestos a otros presos y 'consellers' en el exilio para ocultar la realidad: el pulso para ver quién controla el departamento de Presidencia, que, entre otras áreas de influencia tutela TV3 y Catalunya Ràdio, además de las ayudas públicas a los medios de comunicación.

Por lo tanto, para vetar el paso a Mascarell, y de paso a la larga mano de Artur Mas, Puigdemont ha tenido que sacrificar a Albert Batet, que iba a ser 'conseller' de Territori y que ahora se le ofrece a Josep Rull, también en la cárcel. Y también Cultura, que iba recaer en su protegida, Laura Borràs, y que ahora se ha ofrecido a Lluís Puig que ahora se encuentra exiliado en Bélgica.

Quim Torra ya ha declarado que una medida que le parece importante es poner un lazo amarillo en la fachada de la Generalitat de Cataluña

Los problemas de gestión derivados de esta decisión tampoco importan demasiado a Puigdemont. Torra ya ha declarado que una medida que le parece importante es poner un lazo amarillo en la fachada de la Generalitat. Por lo tanto, lo que se puede esperar del nuevo 'president' no es gestión administrativa sino oposición retórica y grandilocuente frente a Madrid. Aunque consiga ser investido presidente de la Generalitat, Torra no va entrar ni en negociaciones políticas ni en grandes cambios de gestión.

Pactos no, desobediencia

Al contrario, en la primera entrevista de Quim Torra ha puesto el énfasis en asegurar que impulsará medidas de desobediencia, que básicamente recaerán sobre otros ámbitos —Parlament, entidades cívicas— tales como impulsar un proceso constituyente o, más grave, retomar las leyes que suspendió el TC. Ayer se preguntó a portavoces oficiales de JxCAT si volver a aprobar las leyes vetadas por el TC, incluía las de Transitoriedad y la de Referéndum aprobadas el 5 y 6 de septiembre del año pasado. No ha habido respuesta.

Para añadir más incertidumbre las bases de la CUP están pidiendo que se vote que "no" a Torra en el pleno de hoy a causa de su perfil ultraconservador

Por tanto, la nueva legislatura no augura nada nuevo. Y, además, hay dudas de que tampoco represente ningún avance práctico para los independentistas, más allá de servir de autobombo a la figura Puigdemont y ayudar a que éste lance su propia formación para las municipales. Para colmo, la CUP podría cargarse la candidatura de Quim Torra solo con dos diputados votando "no", en vez de las cuatro abstenciones previstas. El perfil ultracatólico y conservador de Torra –no en vano sus orígenes políticos vienen de Unió– hace que las bases de la CUP estén pidiendo su cabeza.

Además, el conservadurismo de Torra solo es una excusa. Torra fue a TV3 a vender desobediencia para presionar a la CUP La verdadera razón es el CEO que da a los anticapitalistas 11 diputados. Y por tanto, a los anticapitalistas les conviene repetir los comicios y eso es lo que discutirán el domingo.

Víctimas colaterales

La lucha entre Artur Mas y el 'expresident' en Alemania ha tenido otra víctima colateral, además de la esmerada demolición de su propio partido a la que se ha aplicado Puigdemont en los últimos meses. La otra caída ha sido Elsa Artadi. Artadi aspiraba a Presidencia por su perfil de experiencia gestora en la Generalitat. Ahora ha quedado descabalgada de este departamento. Se le ofreció Empresa i Coneixement como premio de consolación. Pero le ha parecido poco y se está pidiendo Governació, donde Marta Pascal había colocado a su delfín, el alcalde de Mollerussa, Marc Solsona. Governació controla el cuerpo de funcionarios y el personal público que entre la propia administración y las empresas públicas suman más de 193.000 personas de los que más de 160.000 son funcionarios.

Desconfianza generalizada ante la candidatura de Torra.

Si al final, Artadi consigue Governació será otro sapo que se tendrá que tragar Marta Pascal, después del viaje de este viernes a Berlín para nada, ya que Puigdemont decidió adelantar el avance del nombre y anunciarlo en TV3. Lo dicho, el PDeCAT demolido piedra a piedra y hasta los cimientos desde Berlín.

Artur Mas Carles Puigdemont Quim Torra Jordi Turull TV3 Parlamento de Cataluña Junts per Catalunya Nacionalismo
El redactor recomienda