El medallón de la Generalitat: historia de la distinción que Quim Torra no quiso recibir
"la medalla de Macià y companys"

El medallón de la Generalitat: historia de la distinción que Quim Torra no quiso recibir

El expresidente de la Generalitat Artur Mas fue el que se la colocó a Carles Puigdemont. La incógnita estaba en quién se la iba a imponer al recién investido 'president': finalmente decidió no recibirla

Foto: Carles Puigdemont, con el medallón de la Presidencia de la Generalitat impuesto por Artur Mas en 2016 | EFE
Carles Puigdemont, con el medallón de la Presidencia de la Generalitat impuesto por Artur Mas en 2016 | EFE
Autor
Tiempo de lectura4 min

Este jueves se ha celebrado la toma de posesión de Quim Torra, recién investido 'president' de la Generalitat de Cataluña después de varios meses de dudas, candidatos que no llegaron a triunfar y mucha polémica en torno al anterior presidente, Carles Puigdemont. Y en medio de un acto que tampoco se aleja de la controversia, estaba la incógnita: ¿quién colgaría al cuello de Torra el famoso medallón institucional de Francesc Macià? A Puigdemont se lo impuso su predecesor, Artur Mas; y a éste, el expresidente de la Generalitat José Montilla.

[[Así ha sido la investidura de Quim Torra]

La tradición indica que tendría que ser Puigdemont el que se la colgara, pero su situación se lo impide: sigue en Berlín —desde donde siguió en directo el pleno de investidura de Quim Torra—, ciudad que ha asumido como residencia desde que quedó en libertad bajo fianza tras ser detenido. Desde Alemania el Gobierno español pretendía que se le extraditara para ser juzgado por rebelión, pero el Ejecutivo germano no lo hizo. Con esta situación, y con el artículo 155 de la Constitución Española activado en la comunidad, saber quién le iba a colocar la medalla era complicado.

En este contexto, el propio Quim Torra se ha negado a que estuvieran presentes ni la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ni tampoco el secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro, los dos máximos responsables del poder en la Cataluña del 155. Ante la ausencia de Puigdemont, Torra quería, en primer lugar, que se la impusiera el presidente del Parlament, Roger Torrent. Pero el Gobierno central se ha negado de forma rotunda, así que el 'nou president' ha decidido que no se le ponga la mentada medalla, alegando que es un momento de tristeza por los presos políticos.

Quim Torra junto a su predecesor, Carles Puigdemont, en Berlín | EFE
Quim Torra junto a su predecesor, Carles Puigdemont, en Berlín | EFE

La transmisión de la medalla de presidente a presidente es un acto que legitima al nuevo mandatario, pero también simboliza el nexo de unión entre los depositarios del autogonierno catalán. No obstante, no es una tradición muy antigua: se remonta a la presidencia de Francesc Macià (1932-1933), conocido popular y cariñosamente como 'el Abuelo' ('l'Avi'). Fue su mano derecha, el poeta y 'conseller' de Cultura Ventura Gassol —autor de 'Les tombes flamejants'—, quien encargó crear esta placa: el joyero Jaume Mercader se inspiró en los escudos del monasterio de Poblet para diseñar la medalla de oro cincelada, envuelta en ónice y con las cuatro barras catalanas en relieve: "moderna, pero fiel a la tradición catalana", se dijo del medallón.

Tal y como recoge el diario catalán 'Ara', después de la aprobación del Estatuto de Autonomía, la mañana del 11 de septiembre de 1932, Gassol entregaba a Macià el medallón desde el balcón del Palau de la Generalitat. En la Diada, durante los actos de ofrenda floral a la estatua de Rafael Casanova, 'el Abuelo' ya lucía su medallón: éste fue el primer contacto del que luego fue 'president' desde el exilio, Josep Tarradellas, entonces con 33 años, con la distinción.

A pesar de que la intención de Gassol era que Macià utilizara la medalla, éste la guardó en una caja fuerte de la que no salió ni siquiera el día de su investidura. Tampoco se le puso a Lluis Companys, que se hizo cargo de Cataluña tras la muerte de Macià, en diciembre de 1933: el presidente en funciones, Joan Casanovas, dio posesión del cargo al nuevo 'president' en un acto sin gran boato y sin medallas de por medio. No obstante, Companys sí se llevó al exilio la medalla, que luego quedó en manos de su esposa, Carmen Ballester.

Adolfo Suárez: el primero en democracia

En 1977 fue el entonces presidente del Gobierno central, Adolfo Suárez, el que le impuso la medalla a Josep Tarradellas, regresado del exilio. Cuando Tarradellas asumió el cargo, el enganche de la cadena no se abría —debido al tiempo que llevaba sin usarse— y no logró colgársela al cuello, por lo que tuvo que levantarla en el aire: esta escena fue usada por muchos de sus detractores como una señal de que el pasado estaba cuestionando su legitimidad como 'president'.

Josep Tarradellas, junto al presidente Adolfo Suárez, levantando el medallón de la Generalitat de Cataluña | Foto: Generalitat
Josep Tarradellas, junto al presidente Adolfo Suárez, levantando el medallón de la Generalitat de Cataluña | Foto: Generalitat

El medallón fue todo un símbolo para Tarradellas, consciente de la necesidad de legitimarse como nuevo líder de la comunidad autónoma. A través de su colaborador Romà Planas logró encontrar la medalla, en manos del sobrino de la mujer de Companys. Josep Tarradellas la presentó como "la medalla de los presidentes Macià y Companys", y ya sea por desconocimiento o por interés, se asumió que el medallón había tenido cierto papel en los arranques de las legislaturas de ambos 'presidents'. Aunque, realmente, no significó nada para ninguno de ellos.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios