El 'expresident' estaría más lejos de la Generalitat

ERC avisa a Puigdemont de que evitará saltarse la ley al investirlo como 'president'

Fuentes de JxCAT apuestan por intentar que Puigdemont pueda ser votado en el pleno, que luego sería anulado por el Tribunal Constitucional (TC). Por tanto, nunca llegaría a ejercer

Foto: La expresidenta del Parlament Carmen Forcadell (i) y la secretaria general de ERC, Marta Rovira, en la sesión constitutiva de la Cámara catalana. (EFE)
La expresidenta del Parlament Carmen Forcadell (i) y la secretaria general de ERC, Marta Rovira, en la sesión constitutiva de la Cámara catalana. (EFE)

ERC ha comunicado al entorno de Carles Puigdemont en Bruselas que se evitará saltar la ley en su investidura como presidente de la Generalitat, la cual está prevista para final de mes. En esta clave hay que entender el discurso tan institucional y conciliador de Roger Torrent, el nuevo presidente del Parlament y un hombre muy del partido republicano. Los de Oriol Junqueras quieren colocar el 'procés' en el congelador por algún tiempo y Torrent ya ha empezado a aplicarse a la tarea.

Fuentes de ERC explican que la tensión no es con JxCAT sino sobre todo entre los líderes independentistas en Cataluña y los que se encuentran radicados en la capital belga. El debate es soberanismo interior contra soberanismo en el exilio. ERC coincide así con el PDeCAT en que Puigdemont ha de imitar a Artur Mas y dar un paso al lado. Roger Torrent ya dejó clara cuál debía de ser la prioridad de la legislatura: el final del artículo 155. En cambio, persistir en la investidura de Puigdemont solo prolongaría la suspensión de la autonomía catalana durante un tiempo indefinido.

ERC, por tanto, asegura que apoya a Puigdemont. Pero le pide a JxCAT que le aclare de qué modo se puede llevar a cabo la investidura de su cabeza de lista sin violar la ley. Por ahora no hay respuesta.

Puigdemont, de momento, se niega a cualquier alternativa a su persona. Al contrario. Los rumores apuntan que en su desesperación podría intentar volver a Barcelona, tal y como indica 'The Independent'. Según este rotativo británico, Puigdemont estaría intentando una jugada a lo Julian Assange: refugiarse en un consulado en Barcelona que le proporcione inmunidad diplomática. Pero este plan implica varios problemas: el primero, entrar en el país sin ser detectado por la policía; y el segundo, encontrar un consulado extraterritorial que le pudiese dar asilo. Al contrario que las embajadas, no todos los consulados en Barcelona son extraterritoriales.

Jordi Turull conectó por teléfono con Carles Puigdemont. (EFE)
Jordi Turull conectó por teléfono con Carles Puigdemont. (EFE)

Por ahora, JxCAT mantiene a Puigdemont como candidato, pero no explica cómo lo investirá ni de qué modo salvará el problema de que se encuentra en Bruselas, tal y como evitó detallar este miércoles Elsa Artadi en la rueda de prensa tras la constitución del Parlament. Por su parte, ERC prefirió no comparecer ante los medios. Una ausencia significativa que servía para seguir marcando distancia con los planes que se gestan desde Bélgica.

Votado, no investido

Fuentes de JxCAT apuestan por intentar que Puigdemont pueda ser votado en el pleno, que luego sería anulado por el Tribunal Constitucional (TC). La vía no sería telemática, según estas fuentes, sino delegada: un diputado leería ante el pleno un discurso de Puigdemont con su programa de gobierno. Por tanto, Puigdemont seguiría reivindicando su legitimidad como presidente pero no sería inscrito en el BOE ni llegaría a ejercer nunca como tal.

JxCAT se decanta ahora por intentar la investidura delegada de Puigdemont al suponer menos problemas legales que la alternativa telemática

Entonces sería cuando Puigdemont se retiraría y JxCAT presentaría un candidato alternativo, alegando que se quiere evitar una repetición de elecciones. ERC no aspiraría a la presidencia y mantendría al Parlament dentro de la legalidad, siempre que votar a Puigdemont no supusiera un desafío al TC. Es decir, JxCAT seguirá jugando a que se puede investir a Puigdemont aunque en realidad no tengan intención de hacerlo. De modo que continuaría la constante que ha marcado la política catalana en los últimos años: que haya mucho más de teatro que política propiamente dicha.

El papel de los comunes

Este miércoles, los comunes de Xavier Domènech se han abstenido. Eso ha permitido que los independentistas se hayan hecho con la mayoría de la Mesa sin los votos de los cinco diputados en Bélgica. Pero para la investidura esto no será posible, según han manifestado siempre desde esta formación. Habrá que forzar que los cuatro de Bruselas dimitan —no lo haría el 'expresident'—, sobre todo si los comunes cumplen su compromiso de no investir a Puigdemont de ninguna de las maneras.

Luego todo será cuestión de nombres. La Generalitat tendrá un 'president' que aparecerá como tal en el BOE. Pero seguramente la denominación del cargo será otra, por ejemplo 'conseller primer', para intentar preservar el valor simbólico de la figura de Carles Puigdemont, según apuntan fuentes de ERC y JxCAT. No será propiamente una restitución, pero permitirá el equilibrio que precisa el soberanismo: cumplir la ley al mismo tiempo que se salva la cara frente a sus votantes.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios