invita al PDeCAT a integrarse en JxCAT

Mas se retira evitando apoyar el proyecto de presidencia telemática de Puigdemont

En la hora del adiós le han acompañado altos cargos del partido y algunos fieles. Entre los primeros, la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal. Entre los segundos, su esposa, Helena Rakosnik

Foto: El expresidente de la Generalitat y expresidente del PDeCAT Artur Mas, durante la rueda de prensa. (EFE)
El expresidente de la Generalitat y expresidente del PDeCAT Artur Mas, durante la rueda de prensa. (EFE)

Artur Mas se va. En una sala de prensa abarrotada, justo dos años después de haber designado a Carles Puigdemont como sucesor al frente de la Generalitat, Mas ha formalizado su marcha como presidente del PDeCAT. Ha elogiado la victoria de JxCAT pero ha evitado dar su apoyo explícito a los planes del cabeza de lista exiliado en Bruselas de ser investido telemáticamente. En su adiós, en un acto de tono de entierro siciliano, triste, negro y multitudinario, destacó que nunca ha reprochado nada a Puigdemont en público.

Interrogado en diversas ocasiones sobre si se podía ser presidente de la Generalitat desde Bruselas, Mas contestó: “Eso se lo tienen que preguntar al presidente Puigdemont. Yo no seré quien dé consejos a Puigdemont, y menos en público”.

Mas se retira evitando apoyar el proyecto de presidencia telemática de Puigdemont

“No hemos pasado del 50% de los votos y con el 47,5% de los votos no podemos acelerar la implantación de la independencia. Y eso todo el mundo lo ha entendido”, ha vuelto a recalcar, para explicar sus palabras en la última ejecutiva del partido, un acto que ha recordado que fue “a puerta cerrada” y que a su juicio no puede interpretarse como una crítica al proyecto que lidera Puigdemont en este momento y sobre cuya factibilidad hay serias dudas, incluso dentro del propio PDeCAT.

Según Artur Mas, “esta frase no fue un mensaje para nadie y menos para el presidente Puigdemont. Durante dos años, estuviese más o menos de acuerdo, nunca he insinuado ni una pequeña discrepancia en público. No fue ningún mensaje para nadie”.

Sin declararlo de manera explícita, Artur Mas ha invitado al PDeCAT a integrarse en JxCAT. “JxCAT ha sido una fórmula de éxito, que tiene la base del PDeCAT, y yo quiero que ese proyecto cuaje. JxCAT ha logrado 940.000 votantes. Son muchos. Son una gran base para solidificar este proyecto. Y esos los consiguió JxCAT. El PDeCAT aportó la base y JxCAT permitió un crecimiento récord en dos semanas. Eso lo podemos desperdiciar o lo podemos aprovechar”, ha manifestado en su última rueda de prensa.

En la hora del adiós le han acompañado altos cargos del partido y algunos fieles. Entre los primeros, la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, y David Bonvehí. Entre los segundos, su esposa, Helena Rakosnik, el que durante mucho tiempo fue su mano derecha, el 'exconseller' Francesc Homs, y la 'exconsellera' Neus Munté, quien asumirá la función de la presidencia de la formación política. También estaba en la sala el anterior alcalde de Barcelona, Xavier Trias.

Dos razones

Dos razones han impulsado la dimisión de Artur Mas: la primera, que JxCAT pueda coger el impulso que a su juicio tiene esta alternativa política. “El PDeCAT puede ampliar su base de manera mucho más acelerada gracias al éxito de JxCAT. Esta fórmula ha de servir de punto de aceleración. Pero esta fase requiere dejar espacios libres para que haya nuevos liderazgos, para facilitar esta expansión acelerada del partido”, ha manifestado quien fuese el delfín de Jordi Pujol.

“El calendario judicial que he de encarar en los próximos meses ha supuesto la segunda razón. Tengo que asumir una condena pendiente de ratificación del Tribunal Supremo y yo quedaré inhabilitado para el ejercicio de cargos públicos. Difícilmente podré recurrir. También tengo una causa abierta en el Tribunal de Cuentas y tenemos en riesgo nuestras viviendas habituales, y este juicio se hará en los próximos meses. Y, además, estoy dentro de la causa ampliada de los hechos del 1 de octubre. Pero la suma de todas estas causas me resta margen de maniobra y yo no he de limitar la acción de expansión del partido”, ha justificado Artur Mas en su rueda de prensa de despedida.

Decisión largamente meditada

Artur Mas tenía esta decisión tomada desde hace mucho, según ha explicado este martes a la prensa. “La llevo meditando largamente y la he querido materializar ahora, justo cuando comienza un curso legislativo decisivo. Doy otro paso al lado, justo dos años después de aquel primero que di”, ha recordado rememorando cuando la CUP presionó para su marcha, ahora hace dos años.

Mas he desvinculado su marcha de la sentencia del caso Palau, que se hará pública la semana que viene. Según el ya expresidente del PDeCAT, “CDC ha pagado el precio más alto que se podía pagar. Desapareció. Ningún otro partido ha pagado ese precio y lo decidió la propia gente de CDC. Y sin ninguna sentencia firme se tomó esta decisión. La sentencia no existe y no se ha filtrado. Esto es serio. A partir de aquí, desde un punto de vista personal, yo no he sido llamado ni tan solo como testigo. Yo no he pasado por este juicio, ni como investigado, ni como testigo ni como nada”.

“Yo no me retiro de la política. No es eso. Yo sigo vinculado a la política de este país. Porque todo este calendario judicial viene derivado de hechos políticos. Y ahora es mejor para todos no estar en primerísima línea. Yo me he de concentrar en mi calendario judicial”, ha añadido el hombre que llevó CDC del catalanismo al independentismo y que en dos años ha enterrado dos partidos políticos: primero la propia Convergència y hoy mismo el PDeCAT.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios