Gesto de concordia hacia la oposición

Torrent sorprende con un discurso que habla de "coser la sociedad catalana"

El nuevo presidente del Parlament manifestó en un discurso realmente integrador que su objetivo primordial es "buscar el entendimiento y el diálogo en esta Cámara"

Foto: Roger Torrent, nuevo presidente del Parlament. (Reuters)
Roger Torrent, nuevo presidente del Parlament. (Reuters)

Saltó la sorpresa. Lo que no ha hecho Carles Puigdemont desde que ganó las elecciones del 21-D lo ha llevado a cabo este miércoles Roger Torrent. Pese a su pasado como radical —"todo el mundo sabe lo que pienso", reconoció—, por primera vez desde los comicios un representante del independentismo hizo un discurso público integrador, mirando más allá de sus votantes. Incluso aseguró que quiere "contribuir a coser la sociedad catalana", un reconocimiento implícito de que algo se desgarró sin remedio en los hechos del pasado mes de octubre.

"A los que no me han votado les digo que intentaré ganarme la confianza durante mi mandato", manifestó y, a partir de ahí, el discurso parecía más el de un federalista de toda la vida que no el de un independentista de Girona forjado en las tripas de ERC.

"Lo haremos humildemente en esta Cámara y como lo he hecho como alcalde: hay que llegar a acuerdos con los que no siempre piensan como tú, pero con los que hay que entenderse", apuntó Roger Torrent.

El nuevo presidente del Parlament manifestó que va a "buscar el entendimiento y el diálogo en esta Cámara". "En mi trayectoria siempre he intentando extender la mano a todo el mundo. Y con voluntad franca de llegar a acuerdos". Torrent, además, pidió respeto a los diputados: "Respeto a todos y cada uno de los diputados y respeto los votos de la gente".

El nuevo presidente del Parlament aseguró que no cambiará su ideología, "pero más allá de las convicciones políticas están los principios, y yo quiero hacer de la democracia y la convivencia los pilares fundamentales".

Y después, un reconocimiento a la diversidad catalana, lejos —muy lejos— de la doctrina de 'un sol poble' de Puigdemont. "Somos una sociedad de identidades, de origen, de clase, de género, de creencias y de convicciones cruzadas. Ante esta pluralidad, la cohesión se ha de fomentar con los principios básicos, la esencia del republicanismo: la democracia". Un discurso que encaja a la perfección en una ERC que en las últimas elecciones sobre todo ha crecido lejos de su territorio natural, en el área metropolitana.

Prioridad, recuperar las instituciones

El nuevo presidente del Parlament también avanzó lo que a su juicio ha de ser la agenda política de la legislatura y, de manera sutil, la prioridad de su partido: "Está en vigor el artículo 155, con la Administración intervenida, un escenario sin precedentes democráticos. El primer paso es poner fin a la intervención de nuestras instituciones. Corresponde a los grupos, a ustedes, fijar la agenda y el rumbo político en los próximos años. Conjurémonos para devolver las instituciones al país y ponerlas al servicio de la ciudadanía". Por tanto, investir a Puigdemont en la distancia parece secundario si el precio a pagar va a ser que siga vigente el artículo 155.

Reivindicó que "en el Parlament se ha de poder hablar de todo. Si no, ¿para qué sirve un Parlament? Cuando un debate es vivo y forma parte de los anhelos de la ciudadanía, es importante que tenga cabida en esta Cámara, y nunca hemos de renunciar al debate y la palabra". Pero Roger Torrent no dijo nada de saltarse la ley.

Recuerdo para los presos

Torrent evocó la figura de los presos y los fugados en Bruselas. "No sería honesto si no denunciase los escaño vacíos. En esta Cámara hay 135 voces y yo he de defenderlas todas. Absolutamente todas", manifestó el nuevo presidente.

Roger Torrent denunció “el contexto complejo y anómalo en que se abre esta legislatura" y recordó en especial a Oriol Junqueras, Joaquim Forn y Jordi Sànchez, "que están en prisión preventiva. Una prisión preventiva que es del todo injustificada y que les impide ejercer de manera plena sus derechos políticos".

Pese al tono conciliador, Inés Arrimadas, cabeza de lista de Cs, aseguró: "No tenemos ninguna esperanza en encontrar en el señor Torrent una persona del todo imparcial que respete a todos lo grupos, el reglamento y las leyes. Sabemos que fuera ha asegurado que está comprometido con la causa del independentismo. Y esperamos una legislatura como la anterior".

El líder de la CUP, Carles Riera, tras el discurso de Torrent, mostró su malestar con su contenido. "Va por mal camino", señaló en rueda de prensa. Y ha lamentado que no hiciera referencias al 1-O. En cambio, el discurso ha gustado tanto a PSC como a los comunes, que han pedido que, en todo caso, sea más que palabras.

Al final del discurso de Torrent se cantó 'Els segadors'. Tras el himno, el hemiciclo rompió en aplausos y gritos desde los escaños independentistas de "llibertat, llibertat". Torrent apenas dio tres palmadas y se le vio visiblemente incómodo. En la foto final se veía a Torrent rodeado del resto de miembros de la Mesa. Y… ¡sorpresa! Habían vuelto las corbatas, tan ausentes en la anterior legislatura.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
43 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios