para evitar responsabilidades personales

El plan de JxS y la CUP: declarar en el Parlament la independencia con voto secreto

El presidente de la Generalitat tiene una fórmula para intentar soslayar la acusación de rebelión: no votar la DUI a mano alzada, evitar señalamientos personales y atraer más votos

Foto: El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante el pleno en el Parlament. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante el pleno en el Parlament. (EFE)

El presidente catalán, Carles Puigdemont, ya tiene la solución para no incurrir en delito de rebelión al proclamar la república catalana: dejará que sea el Parlament quien lo haga, sin tomar él en persona esa iniciativa. Junts pel Sí (JxS) y la CUP pactaron este jueves la estrategia para no ‘quemar’ al ‘president’ y, de paso, poder declarar la independencia. Eso sí, será mediante voto secreto, para que a nadie se le pueda acusar de tomar la decisión.

JxS y la CUP suman 72 diputados de los 135 de la Cámara. En el cálculo que han hecho ambas formaciones, se prevé que entre cinco y seis diputados de JxS se puedan abstener si el voto es secreto, pero también se han asegurado de que dos diputados de Catalunya Sí que es Pot (CSQEP), ambos vinculados a Podemos, votarán a favor de la secesión y otros dos se abstendrán. De este modo, los constitucionalistas solo obtendrían 59 votos en contra de la moción, mientras que el bloque independentista tendría un margen mayor para ganar la votación. “Incluso podríamos permitirnos el lujo de tener hasta 15 abstenciones y seguiríamos ganando”, aseguran fuentes independentistas a El Confidencial.

Con esta propuesta, Puigdemont salva la papeleta y sucumbe ante los soberanistas tras la enorme presión a que le han sometido en las últimas horas ERC, la CUP, Súmate (satélite de ERC), Demòcrates de Catalunya, Moviment d’Esquerra Socialista, ANC, Òmnium Cultural y buena parte del PDeCAT para no convocar elecciones y, en cambio, proclamar la independencia. Los más duros en sus peticiones han sido Súmate y Demòcrates. Dentro de su misma formación, el ‘president’ ha podido notar el descontento que provocaba el anuncio de elecciones autonómicas. Alrededor de un centenar de alcaldes del PDeCAT, según ha podido conocer este diario, amenazaron con dimitir y dejar la formación heredera de Convergència si Puigdemont cedía ante el Gobierno central y convocaba elecciones autonómicas.

Algunos diputados amenazaron también con dimitir de su escaño y dejar el partido, aunque fuera, eso sí, por Twitter. Entre ellos, el ex director general de Comunicación del Govern Jordi Cuminal y el alcalde de La Seu d’Urgell, Albert Batalla. Al margen, el vicepresidente del Gobierno, Oriol Junqueras, amenazó con que Esquerra Republicana abandonaría el Govern, por lo que Puigdemont se quedaría solo si convocaba autonómicas. “Esquerra le dijo al ‘president’ que si no era capaz de declarar la independencia, que diese un paso al lado y que se encargarían ellos. Y, al mismo tiempo, el PDeCAT en Barcelona estuvo a punto de saltar por los aires, con la mayoría de los cargos presentando su dimisión y su baja del partido, que de este modo estuvo a punto de disolución en la capital de Cataluña. Esa presión surtió efecto”, explican a El Confidencial fuentes solventes.

"Defender lo que el pueblo ha mandado"

La presión en la calle también ayudó al ‘president’ a tomar una determinación. La CUP convocó a sus militantes a la plaza Sant Jaume. “Hay una urgencia: defender lo que el pueblo ha mandado. Seguimos defendiendo el mandato del 1-O”, alertó la organización anticapitalista. El núcleo duro, articulado en torno a Endavant, también ponía su grano de arena: “Solo el pueblo salva al pueblo. Ninguna confianza en el Govern; toda la exigencia. A la calle a defender la república”, proclamaba. Para hoy, la CUP apoyará la concentración convocada por la ANC y Òmnium ante el Parlament a las 12 del mediodía para añadir más presión a Puigdemont.

El plan de JxS y la CUP: declarar en el Parlament la independencia con voto secreto

El llamamiento de estas organizaciones en la noche de ayer es explícito: “Mañana será un día importante. Será EL DÍA [sic]. ¡Ven a Barcelona a apoyar al Parlament! Como siempre, con toda la determinación cívica y pacífica”. “Su miedo era que llegara el artículo 155 y que no se moviera la calle. Pero se le garantizó que sí se movería”, señalan a este diario fuentes de la CUP. El mensaje fue que si quería gente en la calle defendiendo las instituciones, debía hacer una declaración. En caso contrario, “nadie saldría si llegaba la Policía”.

Las fuentes citadas señalan a este diario que “lo que se le vino a decir es que ‘pacta con los que te quieren salvar o con los que te quieren meter en la cárcel pase lo que pase”. Estas fuentes también critican que desde el miércoles por la tarde, Puigdemont no cogió el teléfono a nadie de la formación anticapitalista. La CUP solo recibió una llamada hacia la una del mediodía de este jueves para comunicarle que Puigdemont iba a anunciar de allí a media hora la convocatoria de elecciones.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
50 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios