El pulso separatista ha entrado en fase de internacionalización

Cortejo a corresponsales en Barcelona bajo la atenta mirada de Roures

Los periodistas de medios internacionales se han convertido en el objeto de deseo de muchos votantes que pedían que grabaran la situación de tensión de Cataluña en este 1-O

Foto: Jaume Roures pasó varias horas de pie observando los enormes monitores instalados en el Centro Internacional de Prensa. (EC)
Jaume Roures pasó varias horas de pie observando los enormes monitores instalados en el Centro Internacional de Prensa. (EC)

El corresponsal de la cadena japonesa NHK y su traductora recibieron ayer tantas proposiciones que acabaron perdiendo sus templados nervios nipones. “No, no vamos a dar entrevistas ni hablar con nadie. Dejadnos trabajar. Por favor. Por favor”. Al menos una decena de periodistas catalanes —y algunos españoles— les preguntaron ayer por la tarde su opinión, con una libreta en la mano.

La escena tuvo lugar en el Centro Internacional de Prensa alojado en la sede de Mediapro en avenida Diagonal, donde decenas de periodistas de todo el mundo siguieron la actualidad española como pocas veces se ha visto en la historia reciente. Sus progresos fueron seguidos muy de cerca por el propio Jaume Roures, que pasó varias horas de pie observando los enormes monitores instalados. Y charlando con los periodistas en la entrada de la enorme sala de conferencias habilitada.

Los representantes de las principales cabeceras del mundo se convirtieron durante la jornada de ayer en objeto de deseo, empezando por los propios votantes, que los llamaban a gritos cada vez que se acercaban los furgones de la Policía Nacional, o cuando conseguían formar una cola para votar. “¡Graba aquí, graba lo que está pasando, que lo sepan en todo el mundo!”.

Periodistas de medios extranjeros, cubriendo el 1-O en Barcelona. (EC)
Periodistas de medios extranjeros, cubriendo el 1-O en Barcelona. (EC)
El pulso separatista ha entrado en fase de internacionalización. E incluso Moncloa, reacia durante años a poner el tema en su agenda exterior, parece haber cambiado de estrategia. “En pocos días he pasado de mendigar encuentros con funcionarios de segundo nivel a que nos llamen para ofrecer entrevistas con ministros. Y la Generalitat me da la sensación de que ahora mismo ya está más pendiente de lo que contamos nosotros que de lo que dice la propia prensa española”, comenta el representante en España de uno de los grandes medios de información internacional.

"Nos llaman para auditar cada cosa que escribimos, así que imagínate cómo se van a poner si salgo aquí diciendo mi opinión", dice un periodista extranjero

La mayoría de los periodistas extranjeros que accedieron a hablar con El Confidencial lo hicieron pidiendo que no se citase su nombre ni el medio de comunicación para el que trabajan. Sus empresas prohíben expresamente que los periodistas ofrezcan alegremente su opinión personal sobre los temas que les toca cubrir. “Las fuentes oficiales nos llaman para auditar cada cosa que escribimos, así que imagínate cómo se van a poner si salgo aquí diciendo mi opinión”.

Cortejo a corresponsales en Barcelona bajo la atenta mirada de Roures

Varias de las voces consultadas dudan de que el referéndum haya cumplido los requisitos mínimos de validez. Y comparten, al menos parcialmente, los argumentos del Gobierno español sobre la legalidad de esta consulta. Sin embargo, las imágenes de las cargas policiales se convirtieron ayer, de manera unánime, en el foco principal de su atención.

“Mi impresión es que, en términos políticos, los independentistas han conseguido una enorme campaña de publicidad. Lo que ha ocurrido hoy lo veo como un error muy grande que disparará la causa del independentismo y pondrá el foco de atención. Habrá un antes y un después en la manera en que los medios internacionales van a enfocar esto”, opina el corresponsal de una gran cabecera europea.

Otra compañera, enviada especial de una cadena de televisión, cree que “no ha habido más violencia que en algunas grandes manifestaciones o después de disturbios graves tras partidos de fútbol. Pero la gran diferencia simbólica es que la gente estaba votando, no armando jaleo. Y ese mensaje es muy poderoso”.

La enviada especial de un diario italiano dice haberse quedado “muy sorprendida con las imágenes de la policía cargando contra ancianos y jóvenes. No entiendo cómo se puede haber llegado a esta situación sin diálogo de las dos partes. Me deja perpleja”. La imagen del independentismo catalán, dice otro compañero transalpino, “está tradicionalmente asociada a la Liga Norte en Italia y los catalanes se quejan porque lo consideran cosas muy diferentes. Pero veo similitudes en cuanto a la propaganda, las acusaciones fuertes, etcétera”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios