Es noticia
Menú
¿Qué le hace falta a Málaga para ser una ciudad sostenible?
  1. España
  2. Andalucía
ANTE EL RETO DE LA EXPO 27

¿Qué le hace falta a Málaga para ser una ciudad sostenible?

Expertos plantean la oportunidad histórica para que la urbe andaluza logre avanzar en más zonas verdes y bosques. “La Expo no puede convertirse en una isla”, alertan

Foto: Vista del puerto de Málaga. (EFE/Carlos Díaz)
Vista del puerto de Málaga. (EFE/Carlos Díaz)

“El potencial de Málaga es impresionante y garantiza el éxito". Lo dijo el presidente del Comité Ejecutivo del BIE (Oficina Internacional de Exposiciones), Alain Berger, en el último día de visita a la ciudad para conocer, sobre el terreno, la candidatura para albergar la Expo 2027. El presupuesto es de 860 millones de euros. En junio de 2023 se conocerá en París si se logra el objetivo. Málaga tiene como lema ‘La era urbana: hacia la ciudad sostenible’…, pero, ¿qué le hace falta para serlo?

Expertos en turismo, sostenibilidad y urbanismo consultados por El Confidencial expresan las fortalezas y debilidades de Málaga, una ciudad que siempre ha adolecido de suficientes zonas verdes. “No se trata de más jardines, que está muy bien, sino de crear bosques urbanos”, resalta José Luis Sánchez Ollero, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga.

Foto: Málaga presenta su candidatura para la Expo 2027. (EFE/Fernando Pérez)

Sánchez Ollero pone el ejemplo de la candidatura frustrada de Málaga a la capitalidad cultural europea 2016. Ese fracaso (ganó San Sebastián en la liza de 2011) sirvió para que la ciudad, con el indiscutible liderazgo del alcalde, Francisco de la Torre, tomara la bandera de la cultura, algo que apenas unos años antes se consideraba una “osadía”, según Sánchez Ollero. Málaga se ha convertido en ciudad de referencia nacional al convertirse de facto en el tercer polo cultural de España.

La competencia internacional

En Málaga podría ocurrir algo parecido. Aunque se perdiera en la competición con las otras cuatro urbes internacionales: Minnesota (Estados Unidos), Phuket (Tailandia), Belgrado (Serbia) y San Carlos de Bariloche (Argentina), sí podría suponer un acicate para mejorar la sostenibilidad de manera sostenida y sin situar el foco de manera exclusiva en los tres meses en los que se celebra la exposición internacional (del 5 de junio al 5 de septiembre).

placeholder Una mujer camina por el Paseo del Parque, en Málaga. (EFE/Daniel Pérez)
Una mujer camina por el Paseo del Parque, en Málaga. (EFE/Daniel Pérez)

“Málaga ahora cuenta con una importancia estratégica como destino turístico internacional. Está bien posicionarse ahí. Y la ciudad se ha enfocado en el uso de las nuevas tecnologías como una herramienta que nos permita hacer cosas de forma más sostenible de modo ambiental con el ahorro energético, el vehículo eléctrico y las farolas menos contaminantes, pero hay que avanzar más en esa línea”, sostiene el catedrático de la UMA.

En Málaga está cambiando el skyline de la ciudad con la construcción de los rascacielos de Martiricos, los segundos más altos de la ciudad

El catedrático también apunta la idea de la sostenibilidad paisajística de la ciudad. En Málaga está cambiando el skyline de la ciudad con la construcción de los rascacielos de Martiricos, los segundos más altos de Andalucía. Las torres en la zona Oeste, en el pleno Paseo Marítimo, y el proyecto hotel-rascacielos del Puerto modifican el paisaje.

“¿Vamos a apostar en el nuevo modelo de ciudad por las torres altas?”, se pregunta el profesor de la UMA, quien echa en falta en la expansión de la ciudad hacia la ampliación del campus universitario de Teatinos la reserva de “pulmones verdes”. “No son suficientes los árboles y el césped”.

Foto: Jerónimo Blasco, en su etapa en la Expo de Zaragoza 2008. (EFE)

Enrique Navarro, director del Instituto Universitario de Investigación de Inteligencia e Innovación Turística de la Universidad de Málaga, cree que no hay centrarse en lo ambiental, sino también en lo social, “que es lo importante”. Se trataría de erradicar las bolsas de pobreza de Málaga. La barriada de Los Asperones, un espacio “provisional” de viviendas prefabricadas de antiguas familias que vivían en chabolas, lleva 35 años sin una solución por parte de ninguna administración: ni local, ni regional, ni nacional.

“No en exclusiva para los inversores”

“Las familias con menos renta no pueden ser las más desfavorecidas. La expo no puede ser una isla. Hay que trasladar el modelo sostenible a toda la ciudad. Tiene que convertirse realmente en una oportunidad para un cambio urbanístico en la ciudad, no en exclusiva para los inversores”.

placeholder Panorámica de Málaga. (Reuters/Jon Nazca)
Panorámica de Málaga. (Reuters/Jon Nazca)

Los terrenos de la Expo 2027, situados en el extremo occidental del municipio (en interior), no poseen precisamente un microclima. La temperatura puede ser de hasta cinco grados superior en verano y cinco grados inferiores en invierno si se la compara con la de la zona Este, con más espacios verdes y reducida densidad urbanística.

Bosques y no parques y menos aceras alrededor de los rascacielos que se están desarrollando en Málaga

Navarro se muestra partidario de más jardines colgantes en distintos lugares de la ciudad, introduciendo lo verde dentro del cemento para propiciar un menor consumo de agua, suelo y energía. Y abunda en la idea de que alrededor de los rascacielos que se están desarrollando en Málaga “no haya parques, sino bosques en vez de solo construir aceras”.

También remarca que la ciudad ha avanzado en un sistema de transporte público más asequible y que ha sido reconocida a escala nacional con autobuses híbridos, pero faltan más carriles bicis. “El vehículo individual no puede ser la referencia. En todo el litoral de la ciudad hay que intentar evitar el coche”. Y apunta: “Además del turismo y la tecnología, sectores donde el mundo nos mira ahora, debemos ser un ejemplo como Vitoria, una ciudad verde. Lo podemos conseguir”.

placeholder Carril bici de Málaga. (EFE/Daniel Luque)
Carril bici de Málaga. (EFE/Daniel Luque)

El Ayuntamiento de Málaga ha anunciado esta misma semana dos nuevos proyectos verdes y sostenibles para la candidatura de Málaga a la Expo 2027. Asegura que están enmarcados dentro de la estrategia de desarrollo sostenible y en la política medioambiental definida en la Agenda Urbana de Málaga y en el Plan del Clima de Málaga (Alicia). También promete nuevas zonas verdes y parques previstos, como el proyecto de renaturalización previsto en La Araña y Peñón del Cuervo (en la zona Este) y otras iniciativas verdes al Oeste de la ciudad como en el antiguo Campamento Benítez o la construcción de un eco-barrio con más de 900 viviendas.

El arquitecto y urbanista Salvador Moreno Peralta, manifiesta su apoyo a la Expo y resalta que Málaga se encuentra en “un momento optimista y de ímpetu”, pero lamenta que esa fuerza se esté “dilapidando” en torres en vez de abrirse a modelos de crecimiento “más modernos e innovadores”. “No puede ser que ante la falta de solares y de suelos finalistas, y Málaga situándose como tierra de promisión de la inversión inmobiliaria nacional, se abogue por aumentar por 10 la edificabilidad de los suelos urbanos. ¿Eso es sostenible?”.

Foto: Fotografía del estreno del Centro Pompidou de Málaga en 2015 (EFE).

Moreno Peralta admite que la Expo puede servir para abordar infraestructuras pendientes. “Tiene sentido organizarla si de cara al exterior ofreces una imagen de pura innovación, pero para hacer más de lo mismo… pues no. El anillo verde que ahora se plantea, por ejemplo, tendría que haber estado hace ya muchísimo tiempo”.

Por encima del ‘boom’ inmobiliario

“Es evidente que una ciudad no puede ser sostenible solamente desde el punto de vista inmobiliario”, remata el arquitecto malagueño. Hay datos que avalan la postura de Moreno Peralta: la vivienda de segunda mano en Málaga es la que más se ha encarecido de España con un incremento interanual es del 11,5%, frente al 5,2% que se registra de media en España.

placeholder Vista de la calle Larios de Málaga. (EFE/Daniel Pérez)
Vista de la calle Larios de Málaga. (EFE/Daniel Pérez)

Un informe del OMAU (Observatorio del Medio Ambiente Urbano), entidad dependiente del Ayuntamiento de Málaga, resalta que el nivel medio de precios de la vivienda nueva a la venta es de 3.546 euros el metro cuadrado (IVA incluido) en la capital y de 3.269 en la provincia con lo que se superaría los parámetros del boom inmobiliario de 2007.

Reforzar la sostenibilidad resulta clave para comprobar si el éxito que vaticina el presidente de la Oficina Internacional de Exposiciones se acaba cumpliendo en el ‘episodio final’ de 2023 en París.

“El potencial de Málaga es impresionante y garantiza el éxito". Lo dijo el presidente del Comité Ejecutivo del BIE (Oficina Internacional de Exposiciones), Alain Berger, en el último día de visita a la ciudad para conocer, sobre el terreno, la candidatura para albergar la Expo 2027. El presupuesto es de 860 millones de euros. En junio de 2023 se conocerá en París si se logra el objetivo. Málaga tiene como lema ‘La era urbana: hacia la ciudad sostenible’…, pero, ¿qué le hace falta para serlo?

Universidad de Málaga Málaga Desarrollo sostenible Noticias de Andalucía