Es noticia
Menú
El polémico hotel de Moneo en Málaga: ¿mole sin sentido o una obra maestra?
  1. España
  2. Andalucía
Urbanismo

El polémico hotel de Moneo en Málaga: ¿mole sin sentido o una obra maestra?

El edificio de diez plantas del Premio Pritzker de Arquitectura acoge desde finales de julio el hotel 10 Croma. Su diseño, aunque lo firma uno de los grandes del sector, ha levantado polémica

Foto: Hotel de Moneo. (Agustín Rivera)
Hotel de Moneo. (Agustín Rivera)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Salvador Moreno Peralta, arquitecto y urbanista, Premio Nacional de Urbanismo 1985, señala: "Hombre, no es el Partenón; aunque sí un edificio rotundo y con gran personalidad". Fernando Ramos, también arquitecto, e implacable en redes sociales, sobre todo en Twitter, contra el modelo de ciudad que se está desarrollando en Málaga: "Es que si fuera bueno…. pero ni es el Kursaal ni el Museo Romano de Mérida".

Son las opiniones de dos profesionales de la arquitectura ante la primera obra que firma Rafael Moneo en Málaga. Moneo, uno de los más sobresalientes arquitectos del mundo, Premio Pritzker 1996, el Óscar de la arquitectura, ha diseñado el hotel H10 Croma Málaga, un establecimiento de cuatro estrellas edificado en los terrenos donde se ubicaba la pensión La Mundial, derribada para construir este inmueble de bajo, entreplanta y diez plantas de altura.

Foto: Una vista del edificio de La Mundial. A la izquierda, el cartel que anuncia el hotel de Rafael Moneo (Toñi Guerrero).

¿Mole sin sentido o una obra maestra? Quizá ni lo uno ni lo otro. En la ciudad andaluza, solo el hotel-rascacielos del Puerto levanta más polémica. El H10 Croma Málaga tenía previsto abrir sus puertas a los primeros clientes el 22 de julio. Finalmente, lo hizo el día 30, al mismo tiempo que se están ultimando las obras de su parte trasera, en el clásico Hoyo de Esparteros.

"Otro Málaga Palacio"

"Con la construcción del edificio se ha ejecutado lo que estaba previsto. El proyecto es fruto de malas decisiones serviles e ilícitas. Es un maravilloso monumento a la vergüenza ajena. Es otro Málaga Palacio". Ramos se refiere al hotel AC Málaga Palacio, construido en los años 60 y que tapa la vista de la Catedral.

"El 'modus operandi' es el mismo que el desarrollismo: prometer pan y circo y el circo es solo para unos pocos. Se ha minusvalorado un edificio protegido y luego se ha reproducido una especie de aproximación chapucera que no corresponde con su entorno. No sé para qué sirve esta chapuza. El proyecto está mal desde el principio", señala este arquitecto.

La ejecución es desafortunada, con problemas en el enfoscado y en las juntas

Ramos destaca que "jamás" la calidad de un edificio ha sido suficiente para valorar la problemática urbana de un entorno urbanístico. "La ejecución es especialmente desafortunada. Hay problemas evidentes en el enfoscado y una mala ejecución de las juntas. Y, por muy buena que fuera la ejecución, no legitima los problemas que tiene, sino que los aumenta. Si al menos tuviéramos un buen edificio Moneo…, pero es que no lo es en absoluto". Considera que la esfera de poder urbanístico "ha pesado" en el proyecto y que el edificio supone un paso más hacia la "mercantilización de la ciudad" y un monumento "gigantesco al servilismo arquitectónico, un encargo a dedo. No hemos entendido la lección que nos enseñó el desarrollismo".

Foto: Vista del hotel diseñado por Moneo. (M. V.) Opinión

Salvador Moreno Peralta (SMP) define el edificio como una "obra notable" de Moneo, con una distribución de hueco "muy complejo", una construcción sutil, de fachada muy fina con una ligera curva. "Me gusta el color blanco y las zonas comunes. Será el hotel referente de la ciudad". Y añade con su habitual contundencia y entusiasmo retórico: "Es el edificio potente y rotundo que el lugar requería, y al mismo tiempo rico y complejo en sus matices. Es una modernidad sin estridencias en una ciudad para la que ser moderno en arquitectura es una competición para ver quien pega el berrido más alto".

"El riesgo era enorme"

Este arquitecto, que fue alumno de Moneo en la Escuela de Arquitectura de Madrid, lamenta que en este edificio o se hace una defensa "maximalista" o se le pone en la picota. "Está bien encajado donde está. El riesgo era enorme y el edificio le ha dado personalidad a una zona que antes no lo tenía, heterogénea y descompuesta. El factor tiempo va a trabajar mucho a favor". Las terrazas alicatadas con azulejos policromados son elementos que valora del trabajo de Moneo. "La fachada de cerca adquiere una dimensión que de lejos no tiene".

SMP expone el ejemplo de un trabajo muy arriesgado de Moneo en la década de los 80 del siglo XX en Sevilla. Se trata del edificio de Previsión Española, construido nada más y nada menos que frente a la Torre del Oro de la capital andaluza. "Hoy está muy integrado y ya nadie se acuerda qué había antes", apunta este arquitecto a El Confidencial. "Y luego el trabajo con el antiguo edificio de La Mundial, que era uno más, nada excepcional, y que lo que ha hecho ha sido reproducirlo. Podría parecer contradictoria la intervención. También ha sido valiente y polémica".

Pérez de la Fuente: "Esta ciudad es muy difícil". Moneo: "¿Y qué ciudad no lo es?"

El arquitecto Iñaki Pérez de la Fuente fue uno de los autores (junto a Juan Gavilanes y Francisco González) de la remodelación y peatonalización de la calle Larios (2002). También ha intervenido en espacios claves del centro histórico de Málaga como la reforma de la calle Alcazabilla o la Plaza de la Judería. Alaba la clara voluntad de hierro de Moneo, su perseverancia numantina en una ciudad, que como le adelantó él mismo al Premio Pritzker mientras le llevaba de camino al Aeropuerto, es "muy difícil". "¿Y qué ciudad no lo es?", contestó el veterano arquitecto.

Foto: Rafael Moneo

Pérez de la Fuente fue alumno de Moneo en la Universidad de Harvard. "Si mi padre académico fue Gonzalo Díaz-Recasens, él fue mi abuelo académico". Y siempre pensó que al final, igual que había pasado con otros arquitectos de postín, como el estadounidense Frank Gehry, en el Puerto de Málaga, o el portugués Álvaro Siza, en el antiguo Mercado de Mayoristas para su reconversión en el Centro de Arte Contemporáneo, "saldría escopetado por las fuerzas centrífugas de Málaga".

"El mundo al revés"

Uno de los problemas, sostiene Pérez de la Fuente, por el que los proyectos urbanísticos y arquitectónicos en un centro histórico como el de Málaga, muy pequeño, y que sufrió en los setenta y ochenta la piqueta y el alumbramiento de edificios sin ton ni son, es el departamento de licencias de obras de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento: "Adolece efectividad de forma paulatina, año tras año, y ahora está en su momento más crítico y yo diría que obsoleto. La microeconomía malagueña está sufriendo".

La escala del centro histórico de Málaga es el problema con edificios muy bajos

Los técnicos municipales no veían muy claro el proyecto de Moneo en esa manzana. "Era el mundo al revés. En vez de aprovechar las capacidades profesionales de reconocido prestigio y alguien refugiado en su sueldo funcionarial lo quiere tumbar", explica el arquitecto malagueño. ¿Cuál es el principal problema del edificio de Moneo? La escala del centro histórico de Málaga. Son todos edificios muy bajos, como una torta de cuatro plantas de altura. Ante cualquier cosa que sobresalga de esa escala surgirán las voces críticas poniendo el grito en el cielo. La primera vez que ocurrió esto fue cuando se construyó la Catedral. Se demolió un 15% de la ciudad histórica. El contraste que genera la obra de Moneo es evidente respecto a los edificios colindantes.

Foto: Puerto de Málaga. (EFE)

Pérez de la Fuente argumenta que la zona urbana donde se inserta el hotel está "muy descosida", con trazas urbanas "móviles" y una llegada al mar y la desembocadura del río Guadalmedina que ha conducido a una cierta "geometría extraña del lugar que se irá mitigando en los espacios públicos que hay alrededor". En Málaga existe una cierta sensación de que de la Medina musulmana hacia fuera "se puede hacer de todo" y "dentro lo puedes convertir en un atentado urbanístico".

A diferencia de la Málaga del siglo XIX, cuando se demolió el 20% de lo que era el centro de la ciudad para construir la calle Larios, "ahora mismo la inseguridad administrativa y la sensación de que ir más lento es ir más seguro, por el riesgo a equivocarte, lastra las decisiones", subraya Pérez de la Fuente, que admite los problemas que también advierte su compañero Fernando Ramos con el enfoscado. "No está al nivel de la calidad que se le espera", remarca. "Cuando haces un revestimiento continuo tiene que estar muy bien ejecutado. Si no está absolutamente plano, cuando le da la luz rasante, la fachada se ve arrugada".

Foto: La sequía se está haciendo visible en todo el país. (EFE/Brais Lorenzo)

Iñaki Pérez de la Fuente es partidario de que la norma sea flexible y se pueda cambiar en función del proyecto. Ve necesario que la nueva sociedad pueda ser capaz de ir modificando las reglas que rigen los desarrollos urbanísticos según las necesidades que se tengan. "Te lo digo con un ejemplo: no puede ser que yo herede la casa de mi abuelo y que no pueda cambiar nada. Mis necesidades son diferentes a las de mi abuelo. ¡Solo faltaría que estuviéramos atrapados por las propias normas del juego!".

Hijo de la ciudad en la que vives

La polémica con la antigua pensión de La Mundial, ubicada en el palacete de los Condes de Benahavís, construido a finales del siglo XIX bajo la firma de Eduardo Strachan (autor de la calle Larios), no parece acabar. Los partidarios de que se tenía que mantener el inmueble como protegido en el Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri-Centro) de Málaga, condición que perdió en 2008, tampoco ven bien la solución propuesta por Moneo para la reproducción del edificio. No se han reproducido algunos elementos que le otorgaban personalidad como la cerrajería y además se anuncia que albergará en sus bajos una casa de apuestas.

"A veces es imposible hacer una crítica pausada y serena sobre un edificio. Lo que recomiendo es esperar", explica Peralta

"Las cosas del espacio urbano implican a todo el mundo", razona Moreno Peralta, "y está muy bien que la gente polemice sobre ellas. No hay relación más privada que la que mantiene el individuo con lo público, porque realmente tú eres el hijo de la ciudad en la que vives y siempre que hay algo que cambian en el paisaje urbano, tú piensas que te deberían haber pedido permiso para hacerlo. Lo que no puedes quedarte es inmóvil, claro".

Moreno Peralta: "A veces es imposible hacer una crítica pausada y serena sobre un edificio. Lo que recomiendo es esperar. El tiempo trabaja ¡y mucho! a favor de una obra arquitectónica". ¿Será así en el hotel de Moneo?

Salvador Moreno Peralta, arquitecto y urbanista, Premio Nacional de Urbanismo 1985, señala: "Hombre, no es el Partenón; aunque sí un edificio rotundo y con gran personalidad". Fernando Ramos, también arquitecto, e implacable en redes sociales, sobre todo en Twitter, contra el modelo de ciudad que se está desarrollando en Málaga: "Es que si fuera bueno…. pero ni es el Kursaal ni el Museo Romano de Mérida".

Málaga Arquitectos Hoteles
El redactor recomienda