Es noticia
Menú
Juanma Moreno afila su estrategia y entra al choque con Vox
  1. España
  2. Andalucía
Elecciones en Andalucía

Juanma Moreno afila su estrategia y entra al choque con Vox

El presidente critica que los de Abascal quieran entrar en un Gobierno "en el que no creen" y se postula como el único capaz de evitar su llegada a la Junta, lo que anticipa una versión más agresiva en el segundo debate

Foto: Juanma Moreno, en una visita a una cooperativa en la localidad almeriense de Adra. (EFE/Carlos Barba)
Juanma Moreno, en una visita a una cooperativa en la localidad almeriense de Adra. (EFE/Carlos Barba)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La campaña de Juanma Moreno se ha ido afilando cuanto más al este se ha ido moviendo la caravana del presidente. El martes, en una entrevista concedida desde Sevilla, habló de imitar a Isabel Díaz Ayuso y gobernar en solitario con "apoyos puntuales de Vox". El jueves, en Fuengirola, con acento francés, pronosticó que "la gente" lo apoyará el 19 de junio "como a Macron, para gobernar sin extremos", sin acordarse de Vox. Por la tarde, en Churriana de la Vega (Granada), volvió al tono moderado —"¿a quién le voy a dar miedo yo?—, en una nueva llamada al voto útil de "todos" los partidos. Y pocas horas después, en Almuñécar, entró al cuerpo a cuerpo con su rival en la derecha tras eludirlo durante toda la semana. "No veo el interés de entrar en un gobierno en el que no creen", dijo el político malagueño en la Cadena Ser.

Moreno ya había trazado líneas rojas a los que han sido sus socios parlamentarios durante la mayor parte de la legislatura. Pero el momento es importante. Falta poco más de una semana para las urnas. Tampoco es baladí el lugar, ya que Almuñécar está en la Costa Tropical, en Granada, cerca de Salobreña. Es la provincia que eligió Macarena Olona para presentarse y uno de los territorios sociológicamente más de derechas de la comunidad, a pesar de que los populares granadinos han pasado por varias crisis internas en los últimos años. Después de acabar la entrevista, Moreno y su caravana continuaron su viaje al oriente andaluz para desembarcar en Almería, histórico bastión del PP, pero también el lugar donde Vox ha arraigado con más fuerza en Andalucía.

Foto: Macarena Olona, a su llegada a la sede regional de RTVE para participar en el debate. (EFE/José Manuel Vidal)

El CIS preelectoral coloca al PP como primera fuerza en todas las provincias, pero se da la paradoja de que en Almería es donde esa victoria es más ajustada. Solo le saca 1,2 puntos al PSOE, que siempre ha sido más débil en este territorio, porque los populares consiguen su peor resultado en su viejo fortín. Esto es así porque Vox hace justo lo contrario y tiene mejores expectativas en Almería que en el resto de la comunidad. En el cuartel general de la campaña del PP conocen estos datos, por lo que no es casualidad que Moreno haya ido subiendo el tono de sus mensajes hacia Vox según se ha ido acercando al este de Andalucía.

Allí comenzó la formación de Santiago Abascal su precampaña, con un acto sobre inmigración, uno de sus temas estrella, a pesar de que no está entre las principales preocupaciones de los andaluces. Pero sí es un asunto a tener en cuenta en Almería, con localidades como El Ejido, donde casi el 30% de la población es extranjera, en su mayoría marroquíes que trabajan en los invernaderos del mar de plástico almeriense. En el Campo de Gibraltar se da una situación similar y por eso el PP envió a Isabel Díaz Ayuso a Algeciras en precampaña. El objetivo era marcar el territorio a Vox, donde se espera que los de Abascal sean más fuertes.

Juanma Moreno elude citar a Vox en los mítines y solo pone el foco en la falta de experiencia de gestión de la formación de Abascal

Esta estrategia, ya sin barones territoriales, se ha repetido en campaña con una doble labor. Por un lado, el presidente mantiene su tono centrado en los mítines, nunca cita directamente a Vox, pone el foco en su falta de experiencia en la gestión o en su desconocimiento de la realidad andaluza, como ha hecho este viernes en El Ejido. Por otro, el partido a nivel provincial, en actos más pequeños, busca captar en el caladero del partido de Santiago Abascal. En las generales de noviembre de 2019, Vox se quedó a unos pocos miles de votos de superar al PP tras lograr el apoyo de 869.000 andaluces, mucho de ellos antiguos votantes populares desencantados con el rumbo del partido. El equipo de Juanma Moreno confía en recuperar a parte de ese electorado con ese trabajo soterrado, alejado de los grandes mítines.

Si desde Almuñécar Moreno dijo que es "incoherente" entrar en un Ejecutivo regional sin creer en el estado de las autonomías, cuando llegó a Adra, ante los medios, fue más tajante y se mostró "seguro" de que no tendrá que negociar con Vox a partir del 19 de junio porque ganará con holgura. Es una forma de conjurar la "mayoría suficiente" a la que apela constantemente el líder popular, pero en esta etapa de la campaña, el mensaje incluye críticas a Vox, que "no cree en las potencialidades de nuestra tierra. "Cuando yo no creo en algo, no quiero participar en eso", insistió Moreno, que recordó sus líneas rojas: la defensa del autogobierno, la Constitución y el Estatuto de autonomía. E hizo mención especial a RTVA, blindada en la ley fundamental de la comunidad, por lo que no podrá ser "eliminado", como "pretende" Vox.

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, se reencuentra con Fadi. (EFE/Rafa Alcaide) Opinión

Este Moreno más agresivo es una novedad en una campaña marcada por un tono plano, casi aburrido. En el PP confían en que esa fórmula "tranquila y explicativa" es la mejor para el candidato que, además de ser presidente, tiene todas las encuestas a su favor. "Es una posición buena y no podemos arriesgarnos a perderla", reconoce un miembro del equipo de campaña del PP cuestionado sobre la posibilidad de que demasiada tranquilidad acabe por perjudicar al político malagueño. Los populares son conscientes de que un segundo debate con un Moreno conservador puede ser contraproducente y, por ese motivo, avanzan que el lunes, en el encuentro a seis de Canal Sur, se verá a un Juanma Moreno más incisivo. "Juan Espadas y Macarena Olona van a ir a jugárselo todo, se van a exponer más, por lo que el presidente va a poder responder mejor", apunta esta misma fuente. La duda es si este cambio de posición responde a un intento por ensanchar la posible mayoría por la derecha, algo a lo que los populares habían renunciado hasta el momento, con mensajes dirigidos más al centro.

"Por cada voto que perdemos camino de Vox, ganamos diez del PSOE", señala un dirigente del PP, que apuntala sus tesis con los datos de las encuestas que dicen que el trasvase de votantes de Susana Díaz oscila entre el 10% y el 16%; es decir, entre 100.000 y 160.000 votos. Moreno, a pesar de los envites a Vox que ha estrenado en este ecuador de la campaña, no abandona los mensajes directos al centro sociológico. En ese contexto se entiende que el presidente de la Junta, que ha aprobado tres presupuestos con Vox, se presente ahora como muro de contención para convencer a esos votantes templados de que votarlo a él le permitirá ganar con fuerza suficiente para no negociar con los de Abascal.

La campaña de Juanma Moreno se ha ido afilando cuanto más al este se ha ido moviendo la caravana del presidente. El martes, en una entrevista concedida desde Sevilla, habló de imitar a Isabel Díaz Ayuso y gobernar en solitario con "apoyos puntuales de Vox". El jueves, en Fuengirola, con acento francés, pronosticó que "la gente" lo apoyará el 19 de junio "como a Macron, para gobernar sin extremos", sin acordarse de Vox. Por la tarde, en Churriana de la Vega (Granada), volvió al tono moderado —"¿a quién le voy a dar miedo yo?—, en una nueva llamada al voto útil de "todos" los partidos. Y pocas horas después, en Almuñécar, entró al cuerpo a cuerpo con su rival en la derecha tras eludirlo durante toda la semana. "No veo el interés de entrar en un gobierno en el que no creen", dijo el político malagueño en la Cadena Ser.

Juanma Moreno Partido Popular (PP) Vox Elecciones Andalucía
El redactor recomienda