Es noticia
Menú
Vox lucha contra sus expectativas: Olona aparca la campaña durante tres días
  1. España
  2. Andalucía
Elecciones en Andalucía

Vox lucha contra sus expectativas: Olona aparca la campaña durante tres días

La candidata cancela sus entrevistas en Canal Sur y RTVE después de un debate en el que saltaron las dudas sobre si será capaz de elevar los números de su partido para entrar en la Junta y crecer a nivel nacional

Foto: Macarena Olona, a su llegada a la sede regional de RTVE para participar en el debate. (EFE/José Manuel Vidal)
Macarena Olona, a su llegada a la sede regional de RTVE para participar en el debate. (EFE/José Manuel Vidal)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El peor enemigo de Vox en las elecciones andaluzas no está siendo Juanma Moreno. Tampoco Teresa Rodríguez, a pesar de que la líder de Adelante Andalucía fue la que confrontó de forma más directa con Macarena Olona en el debate de este lunes. La formación de Santiago Abascal está peleando en esta campaña contra sí misma, contra las expectativas que se pusieron en el cuartel general del partido al enviar a una figura como Olona para aspirar a cotas más altas. Primero, entrar en el Gobierno de la Junta; después, impulsarse a nivel nacional para acercarse al Palacio de la Moncloa. Pero hay dudas sobre si la maniobra va por buen camino, sobre todo después del primer encuentro electoral a seis y de la cancelación de las entrevistas que Olona tenía previstas en Canal Sur y RTVE.

* Si no ves correctamente este formulario, haz click aquí<

Este miércoles sí ha estado con Carlos Herrera en Cope, pero no acudirá a los medios públicos en los próximos días, salvo para volver a debatir en Canal Sur el lunes 13. Ese mismo día tiene prevista una entrevista en La Hora de la 1, el programa de actualidad que se emite a nivel nacional, y otra en la desconexión territorial de los informativos. Esas intervenciones forman parte del plan de cobertura de RTVE pactado por todos los partidos y en Vox admiten que Olona no acudirá a la entrevista autonómica porque coincide con la fecha del encuentro en la pública andaluza. No aclaran qué ocurre con la que se emite a nivel nacional, pero hay que tener en cuenta que Olona tampoco tendrá la entrevista que estaba prevista para este miércoles en el 'prime time' de Canal Sur.

Pese a estos cambios de última hora, en la dirección de Vox mantienen un discurso optimista, triunfalista. Sus expectativas son altas, por encima de cualquier sondeo. Los cálculos de la formación apuntan al menos al doble del resultado que obtuvieron en su última cita con las urnas —12 escaños—, y fijan incluso el umbral mínimo en 26. En el partido apuntan a la posibilidad de un "triple empate electoral" entre PP, Vox y la izquierda —con un margen de cuatro escaños máximo entre cada uno—. Se ven fuertes y por ese motivo se ven en condiciones de rechazar el órdago de Moreno sobre conformar un Gobierno en solitario ante la posibilidad de un 'pinchazo' de Vox.

Minuto de oro de Olona en el debate

El propio Santiago Abascal dio pistas de esas altas expectativas en el mitin que protagonizó el pasado viernes en Sevilla, en el barrio de Los Remedios. Subido al banco donde en 2015 inició su desembarco andaluz en un acto al que no acudió nadie, el líder de Vox puso el objetivo en lograr el millón de votantes. En las andaluzas de diciembre de 2018, el partido irrumpió con casi 400.000 votos, pero en las dos generales que se celebraron en 2019 creció hasta multiplicar por dos esa cifra. El 10 de noviembre fueron 869.909 los andaluces que optaron por Vox, un 20,78% de los que acudieron a las urnas. Con esos mimbres, la meta del millón no parece lejana, pero los sondeos difundidos en los últimos días alejan la cifra: el Centra (CIS andaluz) les otorga un 17,3% y el CIS un 15,3%.

Foto: Macarena Olona en el acto de Vox en Málaga. (EFE/Álvaro Cabrera)

La pregunta en este punto de la campaña es si la estrategia de enviar a Olona a Andalucía valió la pena o si habría sido suficiente con utilizar a alguno de los posibles candidatos que había sobre el terreno, como el portavoz parlamentario, Manuel Gavira, o el líder del partido en Sevilla, Javier Cortés. "Se les va a hacer larga la campaña", apunta Jesús Jurado, politólogo por la Universidad de Granada, que cree que en Vox "no están acostumbrados a la exposición pública". Prueba de ello es que el equipo de campaña confirmó el lunes que Olona no tendría actos públicos hasta el viernes y dedicará estos días a mantener "reuniones privadas". La ausencia de la política alicantina, que según el partido estaba prevista, se suplirá con la apuesta por las redes sociales y con la instalación de mesas en las calles y repartos de propaganda electoral en los barrios. Pero el revuelo provocado por este hueco de agenda ha obligado a Vox a difundir los planes de estos días: paseos por el mercadillo de Dos Hermanas y por los centros de Puente Genil y Linares. En la ciudad jiennense acudirá también a la plaza de toros.

Vox está combinando grandes actos con Abascal y Olona, todos a partir de las 20:30, en grandes ciudades como Sevilla, Jerez o Córdoba, aunque el pasado sábado no hubo lleno en la capital califal. Esta fórmula volverá el viernes en Jaén, Huelva y Marbella, donde además estará Giorgia Meloni, la líder del partido ultra italiano Fratelli d'Italia. Y estos mítines más ambiciosos se intercalan con otros más pequeños que, muchas veces, cuentan con la presencia de dirigentes de la cúpula del partido, como Jorge Buxadé o Iván Espinosa de los Monteros. Por ejemplo, el secretario general, Javier Ortega Smith, estuvo el pasado sábado en Torremolinos con unas 100 personas. No lejos de allí, la ciudad malagueña celebraba su multitudinaria fiesta del Orgullo LGTB, que reunió a unas 60.000 personas, según el consistorio, donde gobierna el PP con el apoyo de Vox, precisamente.

Foto: Foto: EFE/José Manuel Vidal.

"Ya juegan en la liga de los mayores e igual no estaban preparados para ella", sugiere Jesús Jurado, que cree que la apuesta por una candidata de relumbrón y no solo por la marca tiene sus riesgos. "Les puede salir mal", apunta el politólogo malagueño, que vio a Olona "impostada" en el debate de RTVE, "menos desenvuelta" que en la tribuna del Congreso o sus vídeos de redes sociales y con un estilo cercano al de Rocío Monasterio, más recatado. "En Andalucía hay más hueco para un estilo Ayuso, que es el que no cubre Juanma Moreno", añade Jurado, que piensa además que la polémica del empadronamiento en Salobreña no ha beneficiado a Olona porque "la obligó a ponerse a la defensiva".

Esa "losa" sobre el "falso empadronamiento" choca frontalmente por la apuesta de Vox de presentarse como un partido honesto, distinto al resto de fuerzas del arco político, apunta Jurado. El asunto del padrón de Olona sigue vivo, ya que Andaluces Levantaos, la coalición que la denunció inicialmente, ha acudido a la vía penal para insistir sobre la "irregularidad" de la candidatura de la dirigente de Vox y que la alicantina tendrá que justificar su elección como aspirante a la presidencia de la Junta tras la denuncia de un abogado. Para cerrar el capítulo de polémicas, hay que recordar que la dirigente de Vox no ha cumplido (del todo) su compromiso de dejar el escaño en el Congreso para dedicarse a Andalucía, ya que solo dejará de ser diputada en la Cámara Baja cuando se constituya el nuevo Parlamento andaluz, el 14 de julio.

En Génova vieron a la candidata de Vox "hiperactiva" e "hiperactuada" en el debate

En las filas populares, insisten en la sensación de pinchazo de Macarena Olona respecto a lo que cabía esperar de uno de los principales activos nacionales de Vox. En el entorno del presidente nacional del PP vieron a la candidata de Vox "hiperactiva" e, incluso, "hiperactuada" en el debate a seis que se celebró este lunes, y aseguran estar "tranquilos" respecto a su deseo de conformar un Gobierno en solitario, sin asientos para Vox.

En el cuartel general del PP andaluz, consideran que el debate no le sirvió a Vox para hacerles daño. De hecho, confían en que el buen papel de Juan Marín en el debate pueda incluso reforzar la mayoría del Gobierno actual. "Olona no ganó ni un voto", zanja una fuente del equipo de campaña de Juanma Moreno, que se muestra sorprendida por la estrategia utilizada por la alicantina. El politólogo malagueño coincide y se extraña por el estilo agresivo de Olona contra el presidente de la Junta. "Lo impugnó todo, el modelo económico, la gestión de la pandemia y los servicios públicos", relata Jurado, que recuerda que el electorado de Vox no valora negativamente al Gobierno de Juanma Moreno, "sino que quiere ir más lejos" en asuntos de carácter más ideológico. El CIS preelectoral confirma este dato, ya que los votantes de Vox le dan a Moreno una nota de 7,15, solo por detrás de los populares, que elevan el dato al 8,13.

El peor enemigo de Vox en las elecciones andaluzas no está siendo Juanma Moreno. Tampoco Teresa Rodríguez, a pesar de que la líder de Adelante Andalucía fue la que confrontó de forma más directa con Macarena Olona en el debate de este lunes. La formación de Santiago Abascal está peleando en esta campaña contra sí misma, contra las expectativas que se pusieron en el cuartel general del partido al enviar a una figura como Olona para aspirar a cotas más altas. Primero, entrar en el Gobierno de la Junta; después, impulsarse a nivel nacional para acercarse al Palacio de la Moncloa. Pero hay dudas sobre si la maniobra va por buen camino, sobre todo después del primer encuentro electoral a seis y de la cancelación de las entrevistas que Olona tenía previstas en Canal Sur y RTVE.

Santiago Abascal Vox Elecciones Andalucía
El redactor recomienda