Es noticia
Menú
De tardeo andaluz con Olona: "No hay que estar de acuerdo con todo para votar a Vox"
  1. España
  2. Andalucía
Mitin de Vox en Málaga

De tardeo andaluz con Olona: "No hay que estar de acuerdo con todo para votar a Vox"

Hay más de 3.000 personas, al menos según el partido, en el mitin. Vox se pone de largo de cara a las andaluzas. Santiago Abascal da la alternativa a "Macarena de Salobreña"

Foto: Macarena Olona en el acto de Vox en Málaga. (EFE/Álvaro Cabrera)
Macarena Olona en el acto de Vox en Málaga. (EFE/Álvaro Cabrera)

Son las ocho de la tarde y el sol no da tregua. Los primeros asistentes se dejan ver por el acceso principal del puerto de Málaga. Les delatan las banderas de España que llevan anudadas al cuello. Con paso decidido, enfilan el Palmeral de las Sorpresas. A su paso se cruzan con una gran cantidad de gente que disfruta del inicio del fin de semana y que se para a curiosear el trabajo de los artistas callejeros que se buscan la vida. Una chica que lee el tarot y que destaca por sus ojos maquillados, color turquesa, pintores de diferentes estilos, algún cómico y varios grupos musicales. Un 'collage' que observan a través de una cristalera los que disfrutan del ‘tardeo’ bailando en un local de copas y al que deja trazas de excentricidad, un tipo que camina en calzoncillos entre la multitud. En uno de sus brazos luce el tatuaje de un Cristo mutado por el paso del tiempo en aquel central del Cádiz CF llamado San José. A pocos metros, a los pies de La Farola, los técnicos ultiman los últimos preparativos. Vox se pone de largo de cara a las andaluzas. Santiago Abascal da la alternativa a "Macarena de Salobreña". Los incondicionales están entregados. Los nuevos desencantados tienen sus referentes.

El trayecto por la zona de ocio del Muelle Uno se va trufando de grupos que lucen orgullosamente la enseña nacional. Dos hombres y una mujer caminan junto a la dársena mientras comentan la despedida del Congreso de la candidata por Andalucía y su apretada agenda de actos. "Mañana está en Granada y el domingo no recuerdo", comenta elevando la voz para evitar la música electrónica que proviene de un catamarán que hace excursiones. "Se suben, y cuando están en alta mar, se ponen hasta el culo", sentencia.

En la llegada a la explanada en la que se ha levantado el escenario en la que intervendrán los representantes de la "derecha verdadera", destacan un par de puestos de venta de merchandising. Pulseras de todo tipo, tazas, chapas. Productos que seducen a los ‘groupies’ que, como si fuese un concierto, ocupan las primeras filas una hora antes. Otros buscan una posición elevada para ver todos los detalles y se acomodan en lo alto del muro perimetral, donde un par de tipos dan buena cuenta de un cubo con quintos de cerveza que flotan sobre el agua helada.

placeholder El gentío en el acto de Vox. (P.D.A)
El gentío en el acto de Vox. (P.D.A)

Luis, un exguardia civil que se considera seguidor de Vox desde su creación, realiza una fotografía a su esposa, Ana, y a una amiga, Almudena. Posan al lado de una gran fotografía de Macarena Olona. "Con ella, hasta el final", manifiestan al unísono. Los tres se confiesan antiguos votantes del PP, pero afirman que "las mentiras" han provocado su paso a Vox. En el caso de la segunda, su motivación tiene un componente emotivo. Madre de Lucía Vivar, la pequeña que murió golpeada por un tren en Pizarra, tiene claro por qué los apoya: "Ha sido el único partido que nos habló con claridad y que ha estado a nuestro lado".

Un grupo de chicos que ronda los veinte, voluntarios de las juventudes de Vox, esperan con una gran pancarta a sus pies. La directriz es levantarla durante las intervenciones y generar un fondo con las personas que estarán detrás durante las arengas de Javier Ortega Smith, secretario general de la formación Verde, Macarena Olona y Abascal. En ella se puede leer: "Los jóvenes queremos trabajo, familia y seguridad". Nos acercamos.

- "Hola. ¿Cómo te llamas? Soy periodista de El Confidencial. ¿Te puedo hacer unas preguntas?", le preguntamos a uno de ellos.

- "Eusebio. Sí, claro, adelante", responde con amabilidad.

- "Espera, espera…", interrumpe un segundo joven ataviado con un chaleco azul con el logo de la formación. "¿De dónde has dicho que sois?", prosigue.

- "De El Confidencial", refrescamos.

- "Aguarde un segundo, mejor voy a avisar", afirma antes de marcharse para hablar con un responsable de la organización.

"Creo que el PSOE lo hizo tan mal, que era muy fácil hacerlo un poquito mejor"

Regresa pasado unos minutos y la respuesta es la esperada tras el viraje que sufrió la conversación inicial: "Nos han dicho que mejor que no". Les explicamos que nos interesaba conocer qué atraía del partido a un perfil como el suyo hasta el punto de involucrarse en su estructura, pero la respuesta no cambió: "Hay mucha gente joven en el acto". Y tenían razón. No en un porcentaje destacable, pero sí había una representación.

Ignacio Gil y María Muñoz, de 27 y 25 años, respectivamente, eran dos de ellos. Vecinos de Vélez-Málaga habían conducido la media hora que los separaba de la capital para escuchar a unos políticos que representan "el cambio que queremos para España", "Politólogo y jurista", Ignacio explica que pertenecen a una generación que "no tenemos las mismas oportunidades que tuvieron nuestros padres" y sostiene que las siglas de Vox representan un proyecto que en lo económico apuesta por la "reindustrialización" y que en lo social sitúa a la familia como "un pilar esencial".

María informa de que será la tercera vez que votarán a Vox. Ya lo hicieron en las anteriores autonómicas, y en las generales de 2019. La gestión de Juanma Moreno al frente de la Junta de Andalucía no les ha seducido hasta el punto de cambiar de opinión. "Creo que el PSOE lo hizo tan mal, que era muy fácil hacerlo un poquito mejor", señalan, para después acusar a los populares de haber replicado comportamientos de los socialistas y adelantando la ‘teoría del reemplazo político’ que minutos después expondrían Olona y Abascal. Moreno no recolectara ni un solo voto entre los asistentes.

Foto: Macarena Olona, en el Ayuntamiento de Salobreña. (Vox)

"¿Hay algunos postulados de Vox con los que no estéis de acuerdo?", les preguntamos, por supuesto, manifiesta Ignacio, que -por ejemplo- se muestra contrario al apoyo a la tauromaquia. Margarita se encuentra en las cercanías y también explica que ser votante de este partido "no implica estar de acuerdo con todo lo que dice". Está acompañada por una niña que juguetea con una bandera. No es su hija, aclara. "Es de un amigo que pertenece a la asociación a favor de la custodia compartida" y que protagoniza una protesta mostrando carteles en los que se puede leer: "Stop denuncias falsas de violencia de género" o "Cientos de víctimas de Irene Montero".

Margarita, que un día antes cumplió 40 años, acude al mitin casi como si fuese su fiesta de cumpleaños. "Estoy decepcionada" con los otros partidos y en Vox "son valientes en la defensa de su ideología", remarca, sin mostrarse excesivamente crítica con el PP. Está convencida de que acabarán entendiéndose para gobernar en coalición.

Hay mucha gente. "Más de 3.000", según el partido. Un matrimonio intenta acomodarse en unas escaleras que se han convertido en improvisadas gradas. "Aquí nos van a coger las cámaras", comenta ella dubitativa; "¿Y qué importa? ¿Nosotros hemos robado algo?", pregunta él de forma expeditiva. A su lado, una mujer de acento sudamericano que se presenta ante los presentes como "la representante de la derecha venezolana aquí en España" y comenta a quien le quiere oír que ella avisó de las conexiones entre Pedro Sánchez y Delcy Rodríguez. En su atropellada exposición resaltan dos palabras: "Oro" y "cocaína". Cerca de ella, otra pareja escucha atentamente los discursos. El hombre destaca por su sombrero cordobés. Alguien ondea una bandera con el logo de la Agenda 2030 tachado. Se ha hecho la noche. Suena el himno de España. Los móviles graban.

Son las ocho de la tarde y el sol no da tregua. Los primeros asistentes se dejan ver por el acceso principal del puerto de Málaga. Les delatan las banderas de España que llevan anudadas al cuello. Con paso decidido, enfilan el Palmeral de las Sorpresas. A su paso se cruzan con una gran cantidad de gente que disfruta del inicio del fin de semana y que se para a curiosear el trabajo de los artistas callejeros que se buscan la vida. Una chica que lee el tarot y que destaca por sus ojos maquillados, color turquesa, pintores de diferentes estilos, algún cómico y varios grupos musicales. Un 'collage' que observan a través de una cristalera los que disfrutan del ‘tardeo’ bailando en un local de copas y al que deja trazas de excentricidad, un tipo que camina en calzoncillos entre la multitud. En uno de sus brazos luce el tatuaje de un Cristo mutado por el paso del tiempo en aquel central del Cádiz CF llamado San José. A pocos metros, a los pies de La Farola, los técnicos ultiman los últimos preparativos. Vox se pone de largo de cara a las andaluzas. Santiago Abascal da la alternativa a "Macarena de Salobreña". Los incondicionales están entregados. Los nuevos desencantados tienen sus referentes.

Málaga Vox Elecciones Andalucía
El redactor recomienda