Es noticia
Menú
Juanma Moreno busca gurú económico para reforzarse ante un segundo mandato
  1. España
  2. Andalucía
Elecciones andaluzas 19-J

Juanma Moreno busca gurú económico para reforzarse ante un segundo mandato

El presidente de la Junta se ha apoyado en personas de confianza en materia económica, pero no ha tenido una 'mano derecha' a su lado, algo que podría corregir si es reelegido

Foto: Reunión de Juanma Moreno con parte de su Consejo y los responsables de la CEA, ATA y cámaras de Comercio de Andalucía. (Junta de Andalucía)
Reunión de Juanma Moreno con parte de su Consejo y los responsables de la CEA, ATA y cámaras de Comercio de Andalucía. (Junta de Andalucía)

¿Quién ha marcado las políticas económicas de Andalucía en los últimos cuatro años? ¿Existe un referente dentro del Consejo de Gobierno de la Junta? ¿Escucha Juanma Moreno a algún gurú en esta materia? ¿Tiene 'padre' o 'madre' el denominado 'milagro andaluz' del que presumen Partido Popular y Ciudadanos?

La respuesta a estas preguntas es clara por parte de las personas consultadas por El Confidencial en el entorno más cercano del presidente de la Junta de Andalucía. Juanma Moreno no ha tenido un 'hombre fuerte' en materia económica, pero sí cuenta con un núcleo de personas de confianza que han ido ganando capacidad de influencia en sus decisiones aunque algunos no se sienten cada martes a la mesa de San Telmo.

Foto: Andalucía mide por primera vez el efecto Feijóo. (EFE/David Mudarra)

Al configurar su Consejo de Gobierno en enero de 2019, el presidente andaluz dejó inicialmente esta responsabilidad en dos personas que estaban llamadas a ser los referentes económicos del 'Gobierno del cambio': los consejeros de Hacienda, Alberto García Valera, y de Economía, Rogelio Velasco, curiosamente ambos independientes fichados por el PP y Ciudadanos, respectivamente, tras las elecciones.

Sin embargo, el primero de ellos tuvo un problema de salud apenas un mes después de su toma de posesión y decidió dimitir, tras lo que fue fichado por la multinacional EY para dirigir su expansión en Andalucía. A pesar de ello, Juanma Moreno ha seguido en permanente contacto con él en estos tres años, hasta el punto de que se ha convertido en uno de sus mayores 'asesores' externos, especialmente en materia fiscal.

García Valera venía de ser desde 2016 director general de Tributos en el Ministerio de Hacienda y Función Pública que entonces dirigía Cristóbal Montoro. Previamente, este inspector de Hacienda fue delegado ejecutivo en Andalucía de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) entre 2007 y 2012.

placeholder Alberto García Valera y Juanma Moreno. (EFE).
Alberto García Valera y Juanma Moreno. (EFE).

Tras su rápida salida, Juanma Moreno llamó a Juan Bravo, que ha sido una de las grandes sorpresas de esta legislatura en el Gobierno andaluz y ha sido nombrado recientemente por el nuevo presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, vicesecretario de Economía del partido a nivel nacional. Licenciado en Derecho por la Universidad de Jaén, es funcionario del Cuerpo Superior de Inspectores de Hacienda del Estado y ha sido profesor honorario de Derecho Financiero en la Universidad de Córdoba.

Durante los primeros meses de la legislatura, Juan Bravo y Rogelio Velasco exhibieron buena sintonía personal y política en numerosos actos a los que acudían juntos como 'rostros económicos' de la Junta de Juanma Moreno. El nuevo consejero de Hacienda se daba a conocer con su talante liberal, dialogante y reformista, mientras el de Economía hacía gala de sus conocimientos y su reconocida trayectoria académica como catedrático, que le llevó a ser investigador asociado en la Universidad de Berkeley durante tres años, profesor de la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York y consultor del Banco Interamericano de Desarrollo y Banco Mundial en Washington DC, entre otras cosas.

Foto: El consejero de Hacienda de la Junta de Andalucía, Juan Bravo. (Joaquín Corchero)

Sin embargo, pronto empezaron importantes desavenencias en materia de política económica y fiscal entre ambos que llegaron hasta al mismo Consejo de Gobierno de San Telmo. Así, mientras Bravo defendía el escrupuloso cumplimiento del equilibrio financiero y de los objetivos de déficit incluso en tiempos de pandemia, Velasco animaba a sus compañeros a "gastar y gastar" para reactivar la economía. Tampoco coincidían en la fórmula para los impuestos, ya que mientras el consejero de Hacienda defendía seguir bajando los tributos, el de Economía se mostraba partidario de subir algunos.

Juan Bravo, ascendido a gurú económico de Feijóo, le ha pedido a Moreno seguir como consejero si reeditan el Gobierno andaluz

El presidente andaluz, que había prometido una "bajada masiva de impuestos" durante la campaña de 2018, apoyó a Bravo y tomó una cierta distancia sobre el 'profesor Velasco', por el que muestra un gran respeto pero al que consideraba algo más teórico que apegado a las necesidades del día a día de la región en la toma de decisiones. Sin embargo, le encargó una de las medidas más complejas a nivel interno: la simplificación administrativa de la Junta para no volver locos a los empresarios que quieran invertir. El veterano profesor se puso manos a la obra y consiguió sacar adelante uno de los decretos estrella de la legislatura, con el que ha reducido un 25% los trámites para el inicio de una actividad económica.

A pesar de ello, algo se rompió definitivamente en el Consejo de Gobierno cuando apenas un año y medio después de la toma de posesión, en septiembre de 2020, Juanma Moreno remodeló su equipo y le quitó a Rogelio Velasco la gestión de los fondos europeos para dejarlos en manos de Juan Bravo. Entonces, la Junta argumentó que esas importantes partidas europeas están estrechamente relacionadas con los presupuestos andaluces y debían ser manejados por la Consejería de Hacienda.

placeholder Juan Bravo y Rogelio Velasco. (Junta de Andalucía)
Juan Bravo y Rogelio Velasco. (Junta de Andalucía)

Lo cierto es que internamente también se habló de la posible falta de agilidad de la Consejería de Economía para justificar en plazo ante la UE esos miles de millones procedentes de distintos programas europeos (más de 8.500 millones solo en el Marco 2014-2020). Desde entonces, la relación entre ambos compañeros de Gobierno ha sido más complicada y ambos han mantenido sus discrepancias también en las reuniones en San Telmo.

Velasco no es el único con el que ha tenido fricciones Juan Bravo, que también ha mantenido diferencias internas con el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, aunque más relacionadas con una supuesta 'sobreexposición' pública y mediática del titular de Hacienda. Curiosamente, Moreno ha dado una 'patada para arriba' a ambos y los ha colocado en Génova como parte de la ejecutiva del PP de Feijóo. Bendodo no volverá a Andalucía tras las elecciones, pero Bravo le ha pedido a Moreno seguir como consejero si es reelegido.

Por otra parte, dentro del Consejo de Gobierno ha ido tomando cada vez más peso la consejera de Empleo, Rocío Blanco, que rehúye todo tipo de protagonismo público (no se considera política sino técnica) pero que con su gestión callada y efectiva ha conseguido ganarse el respeto de Juanma Moreno. A ella le debe la reactivación en Andalucía de los cursos de formación tras años paralizados por los fraudes de la época socialista; la puesta en marcha de nuevas líneas de ayudas a los autónomos (colectivo que ha crecido hasta liderar los datos nacionales), y, especialmente, la ágil gestión de una situación tan compleja como los más de 100.000 ERTE de empresas que tramitó durante la pandemia, entre otras cuestiones.

Diálogo con terceros

Sin embargo, Juanma Moreno no ha contado dentro de su Gobierno con una persona de referencia con la que descolgar el teléfono diariamente, algo que en su entorno aseguran que le gustaría corregir si es reelegido el 19-J, creando incluso una vicepresidencia de mayor carácter económico.

Ante esa carencia, el presidente andaluz ha tirado de talante y diálogo permanente con un grupo de personas de confianza fuera del Consejo de Gobierno, entre los que se encuentra el mencionado Alberto García Valera. También el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), el también malagueño Javier González de Lara, mantiene una fluida comunicación con Moreno.

No es el único miembro de la patronal con buena sintonía con el presidente andaluz. La actual presidenta de la Fundación CEOE y exministra de Trabajo, la onubense Fátima Báñez —a la que se debe la reforma laboral de la época de Mariano Rajoy—, también se encuentra entre los teléfonos de consulta permanente de Moreno. Ella, además, ha jugado un papel destacado para mantener engrasada la relación entre la patronal y el PP incluso en los momentos de desavenencias entre Pablo Casado y Antonio Garamendi.

placeholder Javier González de Lara, Rocío Blanco, Fátima Báñez y Elías Bendodo, en un acto de EY en Málaga. (Junta de Andalucía)
Javier González de Lara, Rocío Blanco, Fátima Báñez y Elías Bendodo, en un acto de EY en Málaga. (Junta de Andalucía)

Además, en la patronal, el presidente nacional de ATA y vicepresidente de CEOE, el cordobés Lorenzo Amor, también ha mantenido una buena interlocución con San Telmo en este tiempo. El presidente andaluz no solo ha hablado con los empresarios. También ha establecido una comunicación muy fluida, especialmente durante la pandemia, con las dos secretarias generales de UGT y CCOO en Andalucía, Carmen Castilla y Nuria López, respectivamente, aunque su capacidad de influencia no sea comparable a la de su núcleo más cercano en materia económica.

Otra persona que también ha ido ganando peso político e influencia en materia económica en esta legislatura es la mano derecha de Juan Marín (Ciudadanos), Manuel Alejandro Cardenete, al que después de tres años como viceconsejero del vicepresidente andaluz le han reconocido su labor nombrándolo consejero de Educación tras el reciente fallecimiento de Javier Imbroda. Cardenete es catedrático de Economía y ha sido una de las personas clave, junto con el popular Antonio Sanz, para engrasar las relaciones entre PP y Ciudadanos en el Gobierno andaluz.

Foto: Juan Marín, antes de la entrevista con El Confidencial. (F. R.)

Por otra parte, Juanma Moreno ha estrechado contacto con los máximos responsables de grandes compañías españolas y extranjeras con intereses en Andalucía, a los que ha recibido en el Palacio de San Telmo para convencerles de las bondades de la inversión en esta tierra.

En muchos de esos encuentros, no ha tenido a ningún consejero económico a su lado y ha asumido en primera persona la interlocución con estos altos directivos, a los que ha ofrecido su programa de 'Aceleradora de proyectos estratégicos', que incluye ponerles a su servicio un 'project manager' o coordinador que se convierte en la ventanilla única ante la Junta para hablar con todas las consejerías y departamentos que sean necesarios y evitar que desistan de sus proyectos millonarios por la burocracia.

En el entorno del presidente andaluz aseguran que en estos tres años ha suplido esa carencia de una mano derecha económica en su Gobierno con un "gran espíritu de escucha a todos los que tenían que aportar soluciones a la crisis que hemos vivido" y también con su "convicción por reformar la comunidad para convertirla en el motor económico de la recuperación de España", frase que la oposición afea por exagerada en una comunidad con la actual tasa de paro.

¿Quién ha marcado las políticas económicas de Andalucía en los últimos cuatro años? ¿Existe un referente dentro del Consejo de Gobierno de la Junta? ¿Escucha Juanma Moreno a algún gurú en esta materia? ¿Tiene 'padre' o 'madre' el denominado 'milagro andaluz' del que presumen Partido Popular y Ciudadanos?

Juanma Moreno Noticias de Andalucía Elecciones Andalucía
El redactor recomienda