Es noticia
Menú
Mucha carretera y TikTok: la estrategia del PSOE andaluz para dar a conocer a su candidato
  1. España
  2. Andalucía
ELECCIONES EN ANDALUCÍA

Mucha carretera y TikTok: la estrategia del PSOE andaluz para dar a conocer a su candidato

El último Barómetro del Centro de Estudios Andaluces arrojó que uno de cada dos electores no sabía quién es Juan Espadas. En el partido aseguran que les preocupa mucho más la abstención

Foto: Juan Espadas, el pasado enero en Granada durante la presentación de su candidatura a la Junta. (EFE/Pepe Torres)
Juan Espadas, el pasado enero en Granada durante la presentación de su candidatura a la Junta. (EFE/Pepe Torres)

Dicen en el PSOE que la última encuesta del Centro de Estudios Andaluces es “un barómetro más de la factoría Bendodo”. Pero, al margen de los supuestos juegos demoscópicos, el sondeo del CIS andaluz difundido la semana pasada plantea un escenario donde no hay posible gobierno sin ecuaciones políticas y donde el líder socialista, Juan Espadas, parte con una desventaja que apenas ha logrado reducir en los tres meses intensos que lleva dedicado a su candidatura: su grado de conocimiento en Andalucía es muy bajo, si en diciembre sólo el 61,9% lo conocía, ahora el porcentaje cae al 53,8%. Muchas reuniones, redes sociales y patearse la comunidad es lo hecho hasta ahora por el líder del PSOE para intentar revertir esos datos. Y esa seguirá siendo la hoja de ruta con la aspiración de al menos empatar con el PP y con el convencimiento de que está fraguando un proyecto a medio plazo.

Tras el retroceso en las cifras a pesar de la precampaña y ahora que los tiempos ante la convocatoria electoral se acortan, hay algo evidente: el intenso trabajo de escucha activa que ha venido realizando el PSOE desde primeros de año sólo se ha traducido en un discurso de banda muy ancha y un tono moderado que, lejos de distinguirle de su rival y presidente de la Junta, Juanma Moreno, lo confunde con él. El objetivo del popular es moverse en ese espectro, alejándose de Vox y acercandose al centro-izquierda, un movimiento este último con el que cree que puede meter en su bolsa 90.000 votos.

Foto: El candidato del PSOE a la Junta, Juan Espadas. (EFE/Salas)

¿Qué está haciendo Espadas para superar estos obstáculos? “Estamos preparados para hacer la mayor movilización del partido que se ha conocido en Andalucía”, explica a El Confidencial el candidato socialista. “No pienso dejar un rincón por patear para explicar que nuestro proyecto es mejor que el del PP y que conformarse con el moderado -en alusión a Moreno- es apostar por la involución política y democrática en Andalucía”, añade.

Hasta ahora Espadas se ha centrado en la escucha activa, en las reuniones con colectivos, propaganda en redes sociales muy pegadas al territorio con la que contrarrestan “la poca ayuda de Canal Sur”, según denuncian, y en haber dado ya al menos dos vueltas y media a Andalucía para desprenderse del traje de alcalde de Sevilla, un detalle que resta en su aspiración de líder andaluz. El trabajo del candidato es muy intenso desde enero. Las semanas sin agenda institucional se llenan con hasta seis y siete paradas por distintas provincias. Sin descanso.

Foto: El alcalde de Sevilla, Juan Espadas. (EFE)

De hecho, para la Semana Santa estará presente en actos, evidentemente marcados por la fecha festiva, en cuatro provincias. Quienes bien lo conocen saben que Espadas se define como un hombre de rigor, enemigo de lo artificial y que no está dispuesto a disfrazarse. En su círculo más directo nadie lo ve con camiseta y levantando pesas, como posó hace unos días el presidente andaluz en un gesto de apoyo al colectivo LGTBI+. Lo más innovador que se le conoce en esta precampaña son sus apariciones en redes sociales como TikTok, donde esta semana se estrenó con un diálogo con el joven concejal de Chiclana de la Frontera José Alberto Cruz, una de las ‘celebrities’ socialistas en este entorno, con quien compartió impresiones acerca de la educación y el empleo juvenil. Más banda ancha. Pero sólo en esta red el perfil del PP, que no está personalizado con la foto del candidato como el del PSOE, cuenta con seis veces más seguidores.

Aún no hay un programa, pero sí la certeza de que la campaña de Espadas se va a centrar en la gestión de Juanma Moreno. Los socialistas confían en que el adelanto electoral sea percibido por los votantes como un intento del PP de evitar que procesos judiciales y escándalos como el de las comisiones salpiquen la campaña.

Miedo a la abstención

Ante los datos que arrojó el CIS andaluz, en el PSOE aseguran no creerse las cifras. Ni tampoco que Espadas esté por debajo del suelo electoral que dejó su antecesora, Susana Díaz, en las elecciones donde el partido perdió la Junta de Andalucía tras 36 años de gobiernos socialistas. El sondeo apunta hasta tres escaños menos (entre 30 y 31), mientras que en la formación se apuesta más por un empate que sólo un pacto puede deshacer. La enorme atomización de la izquierda en estos momentos en Andalucía no beneficia para nada al candidato socialista. En el PSOE no preocupa el desconocimiento del líder, pero sí la abstención.

Foto: Teresa Rodríguez y Esperanza Gómez en una foto de archivo. (EFE/Muñoz)

Espadas asegura que las prisas para convocar ahora las elecciones, tras anteriores negativas, son evidencias de debilidad. “Lo de ir sobrado ahora no es una muestra de fortaleza, le empieza a quemar la legislatura porque no tiene nada nuevo que aportar y lo sabe”, defiende el candidato socialista. En las cifras de paro, la gestión del presupuesto, la situación de la Atención Primaria, o no saber qué hacer con los fondos europeos “y otros incumplimientos electorales", centrará el foco de su campaña el PSOE, consciente también de que gobernar será imposible. De hecho, Espadas ya se estrenó en su nueva responsabilidad admitiendo que su proyecto era a medio plazo.

En su entorno aseguran que el reto es lograr ser la lista más votada, un listón igualmente alto en el que vienen trabajando desde hace ya meses. La clave será cuánto puede crecer Vox. Si hace cuatro años el PSOE centraba su discurso en el peligro que suponía su irrupción en la escena andaluza, ahora ya está aquí, con más fuerza que nunca. Y, además, hay un riesgo añadido que, hasta ahora, los sondeos no pueden medir: las plataformas provinciales. ¿Cuál será su efecto? Es algo imprevisible pero que puede contribuir a dividir aún más el voto de izquierda, situación que perjudica igualmente al PSOE.

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE/Julio Muñoz)

Por todo ello, la maquinaria del PSOE andaluz, aseguran en el partido, está más que engrasada y dispuesta a acelerar el ritmo de la precampaña a partir de esta semana. Ante la dificultad para introducir cambios importantes en el discurso y el tono fundamentalmente del candidato, los debates se enredan en cuestiones aritméticas. Espadas quiere movilizar a 400.000 socialistas que se quedaron en casa en 2018, recuperar un 25% de votantes que perdieron ese año y que se fueron con Ciudadanos, ahora desintegrado, y pelear por los 300.000 votos que perdió Adelante Andalucía.

Pero en la Andalucía oriental Espadas sigue siendo demasiado desconocido y en Sevilla, en sólo tres meses, hay un alcalde nuevo que ha entusiasmado al personal y ha hecho que Espadas suene a pasado. Aunque esto levanta un aire que sopla a su favor porque refuerza la marca PSOE y va borrando la capa de sevillanía que le sobra en su nuevo cargo.

La elaboración de las listas

El PSOE andaluz estrenará en los próximos días una nueva fase en esta carrera electoral que se intensificará después de Semana Santa y que avanza con la creación de las listas electorales, para lo que la Comisión Ejecutiva Regional aprobó este pasado jueves un calendario que permitirá que el proceso de renovación que conlleva esté culminado a primeros de mayo.

Foto: Susana Díaz y Juan Espadas. (EFE)

Será el momento en el que el ‘susanismo’ se entierre definitivamente, aunque hay quienes piensan que eso nunca ocurrirá y no descartan la ‘resurrección’ de la antigua líder en algún momento. Pero, indiscutiblemente, es algo que provocará tensiones internas pues en el escenario más optimista el número de parlamentarios del PSOE no crece y el partido tiene la necesidad de dar entrada a los nuevos perfiles de la era de Espadas; o bien promover integraciones impensables. Son fricciones que van a poner el partido de nuevo patas arriba, que generan incertidumbre y que Espadas debe zanjar también cuanto antes para centrar su discurso programático, que aún se desconoce, y que debe ser la clave para superar el principal hándicap que tiene el PSOE en Andalucía: la necesidad de movilizar al electorado con un candidato que primero ha tenido que ir convenciendo a los suyos.

Espadas, al margen de su muy reducido equipo sevillano, cuenta con el apoyo de los históricos del partido. Gente del perfil de Manuel Pezzi, que es presidente en esta etapa, o el ex presidente Rafael Escuredo, al frente de la relanzada Fundación Alfonso Perales, o Amparo Rubiales, que contribuyen a reafirmar el carácter andalucista y feminista al que él suma el peso del municipalismo. En las últimas elecciones los socialistas lograron 459 alcaldías. Son los valores del PSOE de Espadas.

Y luego está el respaldo de la Ejecutiva federal. Ante la pregunta de si hay una tutela por parte de Ferraz en esta carrera de Espadas, en su entorno se matiza: “Lo que hay es una absoluta disposición por parte de todos”. Y es lógico, porque Andalucía tiene un peso muy específico para el PSOE en España y rescatar a Espadas puede ser fundamental para hacerlo luego con Pedro Sánchez.

Dicen en el PSOE que la última encuesta del Centro de Estudios Andaluces es “un barómetro más de la factoría Bendodo”. Pero, al margen de los supuestos juegos demoscópicos, el sondeo del CIS andaluz difundido la semana pasada plantea un escenario donde no hay posible gobierno sin ecuaciones políticas y donde el líder socialista, Juan Espadas, parte con una desventaja que apenas ha logrado reducir en los tres meses intensos que lleva dedicado a su candidatura: su grado de conocimiento en Andalucía es muy bajo, si en diciembre sólo el 61,9% lo conocía, ahora el porcentaje cae al 53,8%. Muchas reuniones, redes sociales y patearse la comunidad es lo hecho hasta ahora por el líder del PSOE para intentar revertir esos datos. Y esa seguirá siendo la hoja de ruta con la aspiración de al menos empatar con el PP y con el convencimiento de que está fraguando un proyecto a medio plazo.

Partido Popular (PP) PSOE Susana Díaz Juanma Moreno Pedro Sánchez Noticias de Andalucía