Es noticia
Menú
Málaga y su techo de cristal: ¿Necesita un gran evento internacional la ciudad de moda?
  1. España
  2. Andalucía
LA CIUDAD QUIERE MÁS

Málaga y su techo de cristal: ¿Necesita un gran evento internacional la ciudad de moda?

A las decepciones de la Capitalidad Cultural Europea y la Agencia Europea del Medicamento, se une ahora la designación de Barcelona como sede de la Copa América de vela

Foto: Vista de parte de la Bahía de Málaga. (EFE)
Vista de parte de la Bahía de Málaga. (EFE)

El diario 'The Times' publicaba la semana pasada un reportaje en el que ensalzaba la transformación de Málaga. Le habían precedido 'The New York Times' o 'Financial Times', entre otros. Y todos coincidían en glosar las virtudes de un destino capaz de reinventarse más allá de su oferta de ocio, sol y playa. Una ciudad que se ha convertido en referente cultural, que persigue su conversión en polo digital del sur de Europa, capaz de seducir a grandes firmas como Vodafone o Google, y que es un motor urbanístico e inmobiliario nacional. Una ciudad que, una vez más, sin embargo, se ha vuelto a topar con su techo de cristal: la dificultad para acoger un evento u organismo internacional de primer orden.

La designación de Barcelona como sede de la 37 Copa América de vela —el lunes lo adelantó el consejero de Empresa y Trabajo, Roger Torrent—, se suma a otras decepciones que parecen haber lastrado el despegue definitivo de Málaga hasta situarla junto a las grandes urbes. Su no designación como Capital Cultural Europea y el intento fallido de acoger la Agencia Europea del Medicamento son precedentes que la ciudad espera no repetir con su candidatura para ser sede de la Exposición Internacional 2027.

Foto: Puerto de Málaga. (EFE)

El alcalde malagueño, Francisco de la Torre, analizaba el martes el revés. "Somos una ciudad maravillosa, por ciudad ganábamos", recalcaba a los periodistas, antes de achacar buena parte de la decisión de los organizadores de la prueba náutica a una falta de acondicionamiento de las infraestructuras portuarias. "Necesitamos tener ese muelle para ser competitivos en acontecimientos deportivos de esta naturaleza, y vale la pena hacerlo", prosiguió. Pero las preguntas que no muchos se hacen es: ¿Qué le falta a Málaga para dar ese paso que la sitúe al lado de las grandes urbes europeas? ¿Se ha equivocado? ¿Cuál debe ser el camino a seguir de cara al futuro?

El arquitecto y urbanista Salvador Moreno Peralta considera que a la ciudad "le vendría bien, anímica y funcionalmente, un poco de sosiego para que pueda asimilar y consolidar el éxito explosivo de su acertada política de promoción urbana, basada en la potenciación de una serie de valores dormidos, especialmente turismo, cultura y nuevas tecnologías". Málaga "puede estar orgullosa de haberse sabido reinventar a sí misma, sin necesidad de recurrir al efecto milagroso de un evento internacional, y eso es lo que le ha permitido ser un ejemplo para superar la invisibilidad de las ciudades medias", destaca este experto.

El sociólogo Luis Ayuso dice que el malagueño "no termina de creérselo" para ir un paso más allá

Luis Ayuso, catedrático en Sociología, y subdirector de Investigación de la Encuesta Social Malagueña, explica que la ciudad inició un camino de transformación a partir de la mitad de la década de los 90 con el que revirtió un "proceso de decadencia" en el que parecía haberse adentrado tras la paulatina desaparición de la industria. Pero en su opinión, la sociedad "no termina de creérselo". A pesar de que su tránsito hasta la actualidad es objeto de estudio de reputados expertos como Alejandro Portes, premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales, que "ha marcado en el mapa a Málaga" dentro de su investigación de ciudades globales.

El malagueño "tiene una fuerte identidad", señala Ayuso, quien, por contra, atisba una cierta indolencia que lastra el asalto a esa "Primera División" de poblaciones reconocidas en todo el mundo. Como ejemplo pone la candidatura a la Exposición Internacional 2027. "Preguntamos por este proyecto en la última encuesta y el grado de conocimiento de la ciudadanía es muy bajo", apunta.

Foto: El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, en el 'Smart city expo world congress' de 2017 en Barcelona. (EFE)

Moreno Peralta cuestiona la necesidad de destacar, porque "da la impresión de que se está más preocupado por la espectacularidad del escaparate que por el abastecimiento de la trastienda, por el oropel de la repercusión mediática que por la consolidación urbana del capital fijo".

Es lo que el periodista Pablo Bujalance, uno de los cronistas del transitar de Málaga en el tiempo, describe como el "discurso del éxito metido hasta en la sopa". Esa oratoria con la que se trata de revestir cualquier propuesta o fracaso de la ciudad. Equiparable a ese afán de las televisiones autonómicas por encontrar siempre una excusa a la derrota del equipo local. "Nadie quiere desprenderse de su traje de Emperador, por más que el Emperador esté desnudo", finalizaba su último artículo en 'Málaga hoy'.

placeholder Vista exterior de la entrada del museo Centre Pompidou Málaga. (EFE/Daniel Pérez)
Vista exterior de la entrada del museo Centre Pompidou Málaga. (EFE/Daniel Pérez)

"La atracción generada desborda la realidad de sus recursos y sus infraestructuras, empresariales, económicas y de servicio", alerta el arquitecto y urbanista, que incide en que el planeamiento urbano "tampoco" está revisado y adaptado para "responder a la dinámica desatada". "Me parece que se están adoptando decisiones sin medir sus consecuencias, con transformaciones profundas de sobredensificación urbana justificadas paradójicamente en su sostenibilidad".

Luis Ayuso cree que "las estructuras van más rápido que la cultura" y sostiene que, "desde un punto de vista sociológico, —Málaga— tiene las infraestructuras, el dinamismo y las características de la ciudad de una nueva era". Eso le abre un "futuro extraordinario" que "esperemos no cargárnoslo los malagueños", porque "estamos aspirando a ser referente del Mediterráneo", advierte, para considerar que los fracasos forman parte del proceso de aprendizaje: "Entra dentro de la lógica que no nos hayan dado los primeros proyectos" porque, "para llegar a la meta, primero hay que aprender a caer y a levantarse".

Salvador Moreno censura que se busque "obsesivamente" el referente de otras ciudades

Frente a ese anhelo del reconocimiento externo, Salvador Moreno Peralta también apunta el sentido formativo de la derrota cuando destaca que "la potenciación cultural de Málaga proviene de haber convertido en un éxito el fracaso de no haber obtenido la Capitalidad Cultural Europea del 2016". "Su mérito está en saber competir consigo misma, y no en estar buscando obsesivamente el referente de otras ciudades a las que superar porque, además, no podemos", señala el arquitecto y urbanista; a lo que Ayuso añade una variable fundamental: el peso de la historia. Porque, por más que se quieran destacar sus potencialidades, en ocasiones exageradas por un sentimiento localista, hay urbes, destinos, opciones, con un "largo recorrido".

Este catedrático en Sociología, que destaca la proyección de la ciudad que ha logrado De la Torre, afirma que este desarrollo debe estar liderado por "una buena élite política", pero que esa circunstancia no siempre ha sido posible en Andalucía porque es una región que "históricamente" ha exportado a sus mejores dirigentes. "Desde Cánovas, a Felipe González". Un hecho que debilita sus aspiraciones y que choca con el movimiento cohesionador que en los 90 "puso en marcha un proceso de transformación de la ciudad que a día de hoy se sigue estudiando".

Foto: turismo-cultural-malaga-gasto-costa-del-sol-bra

"Málaga debe aspirar a ser lo que ya es en potencia: el mejor lugar para vivir del Mediterráneo, pero no estoy muy seguro de que embarcarse en la Expo 2027 sea la única manera de lograrlo. Ojalá me equivoque", concluye Moreno Peralta, a lo que Luis Ayuso agrega que "tiene todo el contexto para poder explotar". "Y está aprendiendo para lograrlo".

El diario 'The Times' publicaba la semana pasada un reportaje en el que ensalzaba la transformación de Málaga. Le habían precedido 'The New York Times' o 'Financial Times', entre otros. Y todos coincidían en glosar las virtudes de un destino capaz de reinventarse más allá de su oferta de ocio, sol y playa. Una ciudad que se ha convertido en referente cultural, que persigue su conversión en polo digital del sur de Europa, capaz de seducir a grandes firmas como Vodafone o Google, y que es un motor urbanístico e inmobiliario nacional. Una ciudad que, una vez más, sin embargo, se ha vuelto a topar con su techo de cristal: la dificultad para acoger un evento u organismo internacional de primer orden.

Málaga Eventos EC Noticias de Andalucía Internacional
El redactor recomienda