La "nueva barcelona" de españa

Málaga, récord de visitantes y negocio… y hace 20 años ni existía para el turista

El impacto económico del turismo en la capital de la Costa del Sol ya ha alcanzado en apenas siete meses 1.000 millones de euros (en todo 2016 fue de 1.700)

Foto: Cubo del Pompidou Málaga, icono de la Málaga contemporánea. (A. R.)
Cubo del Pompidou Málaga, icono de la Málaga contemporánea. (A. R.)

Las instituciones siguen hablando de visitantes. Este indicador se ha quedado desfasado, pero ningún político se resiste a utilizarlo. Lo que vale es concretar la cifra de negocio. En número de turistas y estancias, Málaga capital se ha convertido en un destino consolidado, que no para de crecer y no existen indicadores para pensar que algo podría cambiar. Hay medios internacionales que la han definido como “la nueva Barcelona” ('Daily Mail'). 'The New York Times' o más recientemente 'Le Monde' le dedican reportajes. ¿Existe el milagro turístico de Málaga?

Hace apenas 20 años, incluso 15, la ciudad andaluza no competía ni de lejos en la clasificación de los sitios favoritos para los turistas. Ni españoles ni extranjeros. El visitante llegaba al aeropuerto de Málaga, pero lo único que veía en Málaga era el aeródromo… Enseguida se iba a municipios de la Costa del Sol. Todo eso empezó a cambiar con la inauguración del Museo Picasso Málaga en octubre de 2003. El Foro Turismo de Málaga, que acaba de cumplir una década, impulsado por el Ayuntamiento de la capital y el sector privado, también definió la estrategia turística.

Exposición temporal de Picasso 'Juego de Ojos' en el Museo de Picasso de Málaga. (EFE)
Exposición temporal de Picasso 'Juego de Ojos' en el Museo de Picasso de Málaga. (EFE)

Los últimos datos arrojan resultados sorprendentes para la ciudad conocida como la capital de la Costa del Sol, una capitalidad apócrifa y que para muchos debería corresponder a Marbella, la gran marca de referencia del turismo en Andalucía. Ahí van: Málaga batió su récord histórico de visitantes. Los establecimientos hoteleros de la capital alcanzaron el pasado mes de julio un grado de ocupación del 88% con casi 258.000 pernoctaciones. La ciudad es el destino urbano de España que más crece con 133.799 turistas, un 12,58% más que en julio de 2016. Hasta ahora el mes con mayor número de turistas en Málaga había sido agosto del año pasado, con 119.588 viajeros.

Málaga fue el mes pasado el destino urbano de España que más creció, por delante de Sevilla (+7,76%), Palma de Mallorca (+7,59%), Madrid (+5,54%), Zaragoza (+4,5%), Barcelona (+2,44%), Córdoba (-2,59%), Valencia (-2,82%), Bilbao (-3,62%) y Granada (-5,63%). El mercado internacional sigue subiendo: los visitantes extranjeros representan ya el 63,63% del total de visitantes alojados en establecimientos hoteleros. El mercado nacional registró 88.963 estancias, un 5,62% menos.

Un operario recoge unas maletas de la nueva terminal del Aeropuerto de Málaga, en 2010. (EFE)
Un operario recoge unas maletas de la nueva terminal del Aeropuerto de Málaga, en 2010. (EFE)

La cifra de pasajeros que llegaron al Aeropuerto de Málaga, el cuarto de España y el tercero peninsular, solo por detrás de Madrid y Barcelona, también tuvo récord el pasado mes de julio: llegó por primera vez en su historia a los dos millones de pasajeros en un solo mes: 2.187.116 viajeros, una subida del 11,2% con respecto al mismo periodo de 2016. El número de vuelos creció un 10,3% (15.575).

¿Y cómo se traducen estas cifras en el impacto económico en Málaga capital? Los cálculos del Observatorio Turístico de Málaga que ejecuta Turismo y Planificación Costa del Sol, órgano dependiente de la Diputación Provincial de Málaga, certifican que hasta julio se habrán superado los 1.000 millones de euros. En todo el año 2016 fueron 1.700 millones, los cuales recogen impacto directo y también impacto indirecto, gasto de bolsillo, hostelería y transporte. “El dato de este año es estimación conforme a la base histórica. Lógicamente no está cerrado totalmente”, según aseguran fuentes oficiales del Área de Turismo del Ayuntamiento de Málaga.

Picasso, Pompidou, Museo Ruso, Thyssen, CAC, Museo de Málaga… la completa oferta de Málaga como ciudad de los museos

El auge de Málaga como ciudad de los museos, impulsada por el alcalde Francisco de la Torre tras el fracaso de la candidatura a la capitalidad cultural de 2016, ha logrado captar franquicias de prestigio como el Centro Pompidou Málaga, cuyo cubo de colores en el Muelle Uno del puerto se ha convertido en el icono contemporáneo de la urbe; también el Museo Ruso-Colección San Petersburgo o el Museo Carmen Thyssen. El Museo de Málaga, que alberga una de las mejores colecciones de pintura del siglo XIX y arqueológica de toda España, el CAC (Centro de Arte Contemporáneo), que acoge exposiciones de impacto de estreno en Europa, o la Fundación Picasso Museo Casa Natal. Todo esos museos y colecciones han situado a Málaga como tercer eje artístico de España, según los expertos.

Fachada del Gran Hotel Miramar, durante sus obras, en julio de 2016. (A. R.)
Fachada del Gran Hotel Miramar, durante sus obras, en julio de 2016. (A. R.)

La ciudad también experimenta un gran crecimiento en su oferta hotelera. Uno de sus graves problemas, mucho más acuciante tras la indepencia de Torremolinos en septiembre de 1988, es la falta de infraestructura hotelera. Málaga ha padecido una sequía de hoteles cinco estrellas. Por este motivo, en 2015 se perdieron 70.000 estancias. La apertura del Gran Hotel Miramar a finales de 2016, inaugurado hace 90 años, y el rascacielos del puerto situarán a la ciudad andaluza en el segmento turístico del lujo.

Fuentes del mercado inmobiliario nacional destacan a El Confidencia que los inversores buscan establecimientos donde invertir. "Hay que comprar un hotel en Málaga. Esta frase no deja de repetirse en el sector". Los inversores desembolsaron 184 millones de euros el año pasado en la provincia de Málaga. El año pasado se cerraron ocho grandes operaciones, la mitad en la capital, según explicó Gonzalo Gutiérrez, analista del departamento de hoteles de la consultora Irea, en la presentación del estudio Radiografía del Mercado de Inversión Hotelera en España en 2016.

Una vista de la catedral de Málaga. (EFE)
Una vista de la catedral de Málaga. (EFE)

Monsalud Bautista, delegada en la provincia de Málaga de la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte, señala en declaraciones a El Confidencial que el futuro del destino es “positivo” y que se tiende “a intentar mantener lo que hay más que a crecer y que las estancias sean de calidad”. Bautista valora la colaboración entre administraciones de distinto signo político. En este caso, la Junta de Andalucía (PSOE) y el Ayuntamiento de Málaga (PP). “En turismo vamos todos a una”. Y valora como ejemplos de colaboración la peatonalización y señalización de las calles de los alrededores de la catedral de Málaga. En la misma línea se contempla el Decreto de Planes Turísticos de Grandes Ciudades de Andalucía, con colaboración municipal y autonómica al 50% para la promoción y creación de producto.

Vuelos directos a Tokio

Lo que queda por hacer. El mercado europeo se encuentra muy consolidado y todavía tienen recorrido los mercados norteamericano y asiático. Así, se están negociando rutas directas con Nueva York (ya hay vuelos en primavera y verano y la idea es que se vuelva a una línea aérea consolidada todo el año), Washington y Miami. “México, Colombia y Argentina también son mercados importantes para nosotros y por eso vamos cada vez más a ferias especializadas”, apunta a este diario Julio Andrade, concejal de Turismo del Ayuntamiento de Málaga.

Para captar el mercado asiático se trabaja en un vuelo directo entre Málaga y Tokio. La celebración del XIX Foro España-Japón el próximo otoño en la ciudad, donde se prevé fuerte presencia institucional nipona, ayudará a impulsar esta línea aérea tras la inauguración este mismo año de los vuelos Madrid-Tokio en Iberia. También se trabaja en rutas desde Málaga a Oriente Medio.

Referencia del turismo idiomático

Por segmentos, Málaga figura entre el tercer y cuarto puesto como ciudad de referencia en el turismo idiomático, con un retrato-robot de visitante joven, con estancias largas, con poder adquisitivo. Una de las escuelas (Malaca Instituto, con sedes en el este de la ciudad, en Pedregalejo y Cerrado de Calderón, las zonas predilectas para estos estudiantes) ha ganado varias ocasiones el Oscar a la mejor escuela de enseñanza de español en el mundo.

Cinco cruceros en el puerto de Málaga. (EFE)
Cinco cruceros en el puerto de Málaga. (EFE)

El auge del turismo de congresos también es un hecho: Málaga tiene presentada candidaturas a 200 congresos nacionales e internacionales de referencias. El sector de cruceros también crece rompiendo la temida estacionalidad turística. La mayoría de los buques se concentran en primavera y otoño, pero en verano han recalado 30.000 más que el año anterior.

El alquiler turístico vacacional en Málaga, una de las ciudades donde más ha crecido la oferta, acelera el proceso de gentrificación del casco histórico

Rafael Gallego, presidente de la CEAV (Confederación Española de Agencias de Viajes), considera que Málaga no tiene riesgo de saturación turística. “No hay rechazo al turista, nada de turismofobia, y a eso ayuda el carácter malagueño. La oferta gastronómica concentrada en torno a la calle Larios es magnífica”, asegura Gallego a El Confidencial. El Centro ha 'tirado' del consumo, sin olvidar otras zonas como el Muelle Uno/La Malagueta, Pedregalejo o El Palo, con sus pescaítos fritos.

Gentrificación y feria del centro

También hay amenazas. Aunque no existe turismofobia, el auge del alquiler de viviendas turísticas en Málaga, una de las ciudades españolas donde más ha crecido la oferta, sí acelera el proceso de gentrificación del casco histórico, convertido en grandes dosis en un parque temático con apenas 4.000 habitantes (con escasas personas que viven en calle Larios, la arteria principal, una de las vías más caras de Europa) y con un problema de masificación y borracheras en el macrobotellón en que se ha convertido gran parte de la feria del centro de Málaga.

Una vista de la calle Larios de Málaga. (T. G.)
Una vista de la calle Larios de Málaga. (T. G.)

La ventaja de la ciudad es que, gracias a su clima suave durante todo el año y la gran oferta cultural (no solo de museos, sino con el atractivo del Festival de Málaga o la Semana Santa), ha logrado convertirse en uno los destinos más desestacionalizados de España, de más futuro, y con la incógnita de si este crecimiento tiene un límite para evitar convertirse en un destino saturado.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios