Es noticia
Menú
El Bajo Guadalquivir plantará girasol en lugar de algodón para paliar el déficit de Ucrania
  1. España
  2. Andalucía
Dependencia de aceite de girasol

El Bajo Guadalquivir plantará girasol en lugar de algodón para paliar el déficit de Ucrania

Las organizaciones agrarias piden a la UE que estudie medidas excepcionales para evitar la escasez de este producto fundamental para la ganadería, conserveras o bollería industrial

Foto: Floración de los girasoles. (EFE/Ronald Wittek)
Floración de los girasoles. (EFE/Ronald Wittek)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La invasión de Rusia a Ucrania, principal proveedor de aceite de girasol a buena parte de Europa, ha provocado una cierta psicosis que ha disparado los precios de este producto en los lineales de los supermercados, donde algunas grandes cadenas de distribución han decidido incluso racionarlo y limitar el número de litros que se pueden comprar —lo que ha sido denunciado por las organizaciones de consumidores al ser ilegal—.

Foto: Un expositor casi vacío de botellas de aceite de girasol en un supermercado de Madrid (EFE)

Estas mismas asociaciones han llamado a la calma para evitar fenómenos irracionales como el del papel higiénico en los primeros días de la pandemia hace exactamente ahora dos años. El propio ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha asegurado esta semana en el Congreso y posteriormente en un evento en Sevilla que, "pese a que Ucrania es el principal exportador de aceite de girasol a España, la interrupción del suministro por la invasión rusa y la situación de guerra no va a crear problemas de abastecimiento de grasas vegetales en nuestro país".

El ministro cordobés ha recordado que España es uno de los principales productores de aceite del mundo, concretamente del aceite de oliva, un producto cuyo precio también se ha disparado en los últimos días. Según el último informe Consumo Alimentario elaborado por el Ministerio de Agricultura, el aceite de girasol es el segundo tipo de aceite más consumido por los ciudadanos, en cuanto a cuota en volumen, después de los aceites de oliva con un 30,1%.

Planas afirma que el volumen de stock de enlace de aceite de oliva permite dar tranquilidad y seguridad a los consumidores, y que en ningún caso va a haber problemas de abastecimiento de este producto en todas sus categorías.

El ministro ha señalado que "las perspectivas para el futuro del sector del aceite de oliva son positivas". Dado que su consumo apenas representa el 3 % de los aceites vegetales, la expectativa es que se produzca un aumento continuado de su presencia en las cocinas del mundo. De hecho, las previsiones de la Comisión Europea apuntan a un incremento del 5 % anual, hasta 2030, en el volumen de aceite de oliva exportado a terceros países que no son productores.

Foto: Aceite de oliva (istock)

También confirma la buena posición actual del aceite de oliva el presidente del Consejo Sectorial de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, Cristóbal Gallego, quien asegura a El Confidencial que "hemos percibido con claridad el aumento de precios de todos los aceites, desde el virgen extra a los lampantes, desde hace 15 días tras comenzar la invasión rusa de Ucrania". Esta organización cuenta en Andalucía con 390 cooperativas olivareras (aceite de oliva y aceituna) que facturaron en el último ejercicio más de 4.364 millones de euros.

Materia prima para otras industrias

Sin embargo, el problema sobre la falta de aceite de girasol ucraniano sí han puesto en alerta a algunos sectores que dependen de este producto, especialmente la ganadería, empresas conserveras o bollería industrial, además de poner en jaque a algunas empresas españolas que importaban harinas, pipas o aceite de girasol de este país (firmas como Sovena, Cargill, Migasa, Aceites Abril, Borges, Urzante, Deoleo, Acesur, etc.).

Foto: Expositor casi vacío de botellas de aceite de girasol. (EFE/Diego Fernández)

En el caso de la bollería industrial y galletas, que en los últimos años había realizado un importante esfuerzo para sustituir el aceite de palma por el de girasol, la Asociación Española del Dulce (Produlce) reconocen que apenas tienen reservas para seguir produciendo unas cuatro semanas. Algo parecido han alertado empresas conserveras andaluzas (concentradas en Cádiz), gallegas o vascas, que necesitan el aceite de girasol para envasar sus productos. En el caso de la ganadería, la situación es dramática, porque a la falta de pastos por la sequía se une esta falta de tortas de aceite de girasol para fabricar piensos, lo que podría acelerar el sacrificio de muchos animales este año.

Andalucía también era, antes que Ucrania, una gran productora de aceite de girasol hasta principios de siglo, pero buena parte de su superficie se ha transformado a cultivos leñosos (olivar y almendro), que dan una mayor rentabilidad. De hecho, la región ha perdido desde el año 2010 más de un 30% de las hectáreas que dedicaba a oleaginosas, según explica a El Confidencial el responsable de Cultivos Herbáceos de ASAJA-Sevilla, Fernando Rodríguez.

El pasado año se sembraron en Andalucía unas 194.000 hectáreas de girasol, cifra muy similar a la campaña anterior, con una producción final de 270.000 toneladas. La mitad de esta superficie se encuentra en Sevilla con 99.335 hectáreas, seguida por Cádiz con una superficie sembrada de 52.500 hectáreas y Córdoba con 25.130 hectáreas.

El 60% de nuestras compras en el exterior de aceite de girasol proceden de Ucrania

De esta forma, Sevilla sigue siendo la principal provincia productora del país, aunque por comunidades, Castilla y León ha superado ya a Andalucía. Según las estimaciones de la Subdirección General de Análisis, Coordinación y Estadística (SGACE) del MAPA, la superficie cultivada de girasol, colza y soja en la campaña de comercialización 2020/21 con unas 727.000 hectáreas, se redujo un 9% sobre la media de las últimas cinco campañas y un 6% frente a la campaña anterior, ya que el área cultivada de girasol continuó disminuyendo.

En cambio, la producción de oleaginosas se estimó en algo más del millón de toneladas, lo que representa un incremento del 17% frente a la campaña anterior y del 9% sobre la media, debido al aumento de los rendimientos, que en el caso del girasol se sitúan en un 17% por encima de la media y en la colza en un 34%. El principal cultivo de oleaginosas en España es el girasol, con un porcentaje en superficie cercano al 90%, seguido de la colza.

A pesar de ello, esta producción nacional no es suficiente y falta aceite de girasol. El 60% de nuestras compras en el exterior de aceite de girasol proceden de Ucrania, así como el 17% del trigo, el 31% de las tortas de aceites vegetales y el 15,4% de leguminosas grano. Concretamente, en la última campaña 2020/21 se importaron 303.542 toneladas de aceite de girasol, 718 toneladas de pipas de girasol y 126.000 toneladas de harina de girasol.

Medidas extraordinarias

España, al igual que el resto de países de la UE, busca alternativas a esta falta, desde volver a permitir unos aceites ya desechados, como el de palma, a dejar la entrada en los países europeos de aceite de girasol y maíz procedente de países como Argentina, Canadá y EEUU, pese a que su calidad no está avalada por la legislación comunitaria, al no cumplir con las estrictas medidas medioambientales y sanitarias europeas en cuanto a uso de fitosanitarios, semillas genéticamente modificadas y otras prácticas.

Esta misma semana, España y Francia pidieron a la UE que flexibilice de manera temporal y extraordinaria sus medidas para permitir la llegada de productos de estos terceros países.

Todo este debate, unido al alza de los precios del aceite de girasol y a la actual situación de sequía que padece buena parte de Andalucía, está animando a muchos agricultores a plantearse la posibilidad de plantar girasol esta campaña. Esta situación se está planteando especialmente en la zona del Bajo Guadalquivir (comprendida junto al río entre Sevilla y Cádiz), donde históricamente se ha cultivado algodón.

placeholder Ricardo Serra, presidente de Asaja Andalucía.
Ricardo Serra, presidente de Asaja Andalucía.

La actual situación de sequía, con los embalses al 25% de su capacidad en esta cuenca, ha obligado a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir a prever una dotación de apenas 1.000 metros cúbicos por hectárea, lo que ya había desanimado a muchos agricultores a plantar algodón esta próxima campaña.

Sin embargo, las lluvias que están previstas a lo largo de los próximos diez días podrían cambiar completamente la situación y permitir a estos agricultores sembrar girasol, un cultivo que requiere menos agua que el algodón. De esa forma, la actual superficie de este cultivo, unas 194.000 hectáreas, podrías verse aumentada entre un 10 y un 20%, cifra que podría ser mayor si la UE autorizara excepcionalmente por esta situación de guerra no tener que respetar las tierras en barbecho esta temporada.

Como en Andalucía el ciclo productivo del girasol es muy precoz, estas plantaciones de las próximas semanas podrían dar una cosecha ya en el mes de junio de cerca de 350.000 toneladas, a las que se sumarían ya bien entrado el verano la producción del resto de España (especialmente Castilla-La Mancha y Castilla y León).

El representante de Asaja reconoce que todo dependerá de la fuerza de las lluvias de esta próxima semana para que los agricultores del Bajo Guadalquivir puedan realizar esas plantaciones, si bien insiste en que la incertidumbre instalada en el sector sigue siendo enorme y requiere de medidas excepcionales antes esta situación.

La invasión de Rusia a Ucrania, principal proveedor de aceite de girasol a buena parte de Europa, ha provocado una cierta psicosis que ha disparado los precios de este producto en los lineales de los supermercados, donde algunas grandes cadenas de distribución han decidido incluso racionarlo y limitar el número de litros que se pueden comprar —lo que ha sido denunciado por las organizaciones de consumidores al ser ilegal—.

Conflicto de Ucrania Ucrania Agricultura Ministerio de Agricultura Unión Europea Cádiz Comisión Europea Pandemia Supermercados Castilla y León Estados Unidos (EEUU) Noticias de Andalucía
El redactor recomienda