Es noticia
Menú
Andalucía repudia la tasa turística que se ha impuesto Valencia: "No está ni en el debate"
  1. España
  2. Andalucía
UNA POLÉMICA MEDIDA

Andalucía repudia la tasa turística que se ha impuesto Valencia: "No está ni en el debate"

El Gobierno de Partido Popular y Ciudadanos no se plantea un impuesto al turismo. Los empresarios andaluces han rechazado de plano esta tasa que asume la izquierda valenciana

Foto: Foto: EFE/Daniel Pérez.
Foto: EFE/Daniel Pérez.

"No está ni en el debate, y menos en año electoral". Así de contundente se expresa a El Confidencial Manuel Alejandro Cardenete, viceconsejero de Turismo de la Junta de Andalucía, sobre la posibilidad de plantear una tasa turística como la que impulsa el Gobierno de la Generalitat Valenciana.

Cardenete, que es profesor de Economía de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, recuerda que en el hipotético caso de que Andalucía se planteara este impuesto habría que incorporarlo al proyecto de Presupuestos de 2022, prórroga del de 2021. Y este tributo extra que impulsa la izquierda en otras latitudes, y que ya ha quedado instaurado en Cataluña y Baleares, ni está ni se le espera por la región andaluza.

Foto: Juan Marín, vicepresidente y consejero de Turismo de la Junta de Andalucía. (EFE)

El perfil liberal del Ejecutivo andaluz, centrado en la bajada fiscal, elimina cualquier duda sobre la aplicación de esta polémica tasa turística en Andalucía. Aunque eso no quiere decir que en algún momento algún ayuntamiento andaluz, como el de Málaga, haya visto con buenos ojos la iniciativa. Fue en el año 2019 cuando el alcalde Francisco de la Torre se planteó una tasa que estaba destinada a erradicar la saturación en algunas zonas de la ciudad, en especial, el casco histórico.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, se planteó en 2020 pedir una tasa turística, de un precio entre uno y dos euros. Espadas instó al Gobierno de Sánchez a llevar al Congreso la modificación de la Ley de Haciendas Locales para tener la cobertura legal necesaria para implantar ese nuevo impuesto. El primer edil andaluz argumentó que la capital andaluza necesitaba ingresos para mantener y conservar el patrimonio artístico e histórico.

"Lo consideramos un ataque al sector. Confiamos en que el Gobierno de la Junta de Andalucía sí tenga sensatez"

El objetivo era que la recaudación fuera "finalista", cobrar entre un euro o euro y medio por día de estancia y que fueran los hoteleros los encargados de recaudar el impuesto, como ocurre en el caso de Cataluña y Baleares. Este último punto es uno de los que siempre ha sido más polémicos porque los empresarios de los establecimientos turísticos no quieren asumir esta función y por mostrar su rechazo frontal a su aplicación.

Miguel Sánchez es fundador y CEO de MS Hoteles, además de presidente del Consejo de Turismo de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA). "Es una barbaridad que en la Comunidad Valenciana se planteen una tasa al turismo. Lo consideramos un ataque al sector. Confiamos en que el Gobierno de la Junta de Andalucía sí tenga sensatez. Lo que hay que hacer es dar seguridad a nuestra región", indica a este diario.

Los estudios indican que en los dos territorios donde se aplica (Cataluña y Baleares) no ha significado que bajen las estancias turísticas

El Foro de Turismo de Málaga tenía previsto hace dos años analizar la propuesta de una tasa turística, pero finalmente, ante la falta de consenso, el proyecto no salió adelante. Uno de los que estudió el proyecto fue Antonio Guevara, decano de la Facultad de Turismo de la Universidad de Málaga. Sostiene Guevara que los estudios indicaban que en los dos territorios donde está en funcionamiento (Cataluña y Baleares) no ha significado que bajen las estancias turísticas. También considera que esta tasa ya la tienen ciudades europeas como Venecia o Ámsterdam y que la cantidad que asumirían los turistas no es disuasoria para elegir otro destino.

140 millones en Baleares

El Govern balear utiliza lo recaudado con la ecotasa para proyectos sostenibles, pero a partir de este año podría utilizar parte de esta cantidad para otras iniciativas. Ya el pasado verano, en medio de una fuerte tormenta de críticas y gran polémica política/empresarial, se gastó 580.000 euros de fondos del Impuesto de Turismo Sostenible (ITS) para un concierto.

Meliá y RIU ya alertaron en el IX Foro de Liderazgo Turístico Exceltur que la ecotasa era "una aberración" y que desplazaría turistas al Norte de África. Francina Armengol, presidenta del Govern balear, significó que Baleares no podía competir en precio "sino en calidad" y que la recaudación en 2017 fue de 60 millones de euros. "Lo podemos hacer mejor y la ley permite que podamos ajustar el precio en función de la demanda", aclaró. La recaudación prevista para 2018 (120 millones) ya se ha superado: la Consellería de Hacienda prevé obtener 140 millones en 2022.

Foto: El sector turístico se une en bloque contra la ecotasa que impondrá la Generalitat

En el caso de la capital catalana, el Ayuntamiento de Barcelona anunció en mayo de 2020 que casi tres millones de euros recaudados con la tasa turística se invertirían en reactivar la economía, apoyar el sector turístico y el consumo local. La tasa es autonómica y Barcelona sufraga el 50%.

En un informe de 2017 sobre el impacto de una tasa turística en la Comunidad Valenciana ya se alertaba del problema de imagen ante los turistas por su asociación "a una especie de peaje por uso de nuestro entorno". "Ese uso ya lo pagan nuestros visitantes a través de los impuestos por la actividad económica que generan, satisface un sector fiscalmente muy controlado, el sector del alojamiento regulado, que no es ni mucho menos el que atiende a todos los turistas que nos visitan".

"Lo que no sé es si ahora mismo es el momento más adecuado para ponerla en marcha en Andalucía"

Como ocurre en el caso andaluz y el de otros destinos turísticos nacionales de referencia, el turismo residencial es en gran medida mayoritario en muchas zonas de la Comunidad Valenciana y los alquileres de apartamentos no declarados suponían una parte muy importante de los turistas.

"Lo que no sé es si ahora mismo es el momento más adecuado para ponerla en marcha en Andalucía", admite el decano de Turismo de la UMA. "Hay que tener un control con lo que se recauda de este impuesto y que se reinvierta en turismo para que genere un impacto positivo en el destino", añade. Guevara reconoce que la tasa turística no se debería poner en marcha sin un consenso con los hoteleros. Recaudar el impuesto en los aeropuertos o en los puertos, a los cruceristas, también son otras opciones para evitar que los hoteleros sean los que aplican la carga impositiva a sus clientes.

​¿El ejemplo de Berlín?

Carlos Díez de la Lastra, CEO de Les Roches Marbella, una de las escuelas de hotelería más prestigiosas del mundo, cree indispensable que si se pone en marcha exista un consenso entre el sector público y el privado. El problema, en su criterio, es que no haya estado muy claro a quién se ha dirigido la recaudación del impuesto. "Los hoteleros siempre han sido reacios porque ha supuesto un incremento del precio de sus establecimientos. Siempre han querido que se destine a promoción o a mejorar el entorno", explica Díez de la Lastra.

Consenso es la palabra adecuada… y lo que no existe en este instante. En suma, saber hacia dónde va el dinero. Berlín podría ser el ejemplo a seguir: la gestiona el propio ayuntamiento con los empresarios, cuenta con su propia estructura turística y revierte en el destino al conocer con más exactitud cómo es el flujo turístico de la urbe.

"No está ni en el debate, y menos en año electoral". Así de contundente se expresa a El Confidencial Manuel Alejandro Cardenete, viceconsejero de Turismo de la Junta de Andalucía, sobre la posibilidad de plantear una tasa turística como la que impulsa el Gobierno de la Generalitat Valenciana.

Parlamento de Andalucía Comunidad Valenciana Baleares
El redactor recomienda