El Botànic valenciano abre la puerta a la tasa turística pese al rechazo del sector hotelero
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
ACUERDO VALENCIANO

El Botànic valenciano abre la puerta a la tasa turística pese al rechazo del sector hotelero

PSPV-PSOE, Compromís y Unidas Podemos acuerdan impulsar a partir de marzo una ley de impuesto de estancias turísticas que sería municipal y voluntario para los ayuntamientos

Foto: Pilar Lima (Unidas Podemos), Manuel Mata (PSPV) y Fran Ferri (Compromís), tras firmar el acuerdo.
Pilar Lima (Unidas Podemos), Manuel Mata (PSPV) y Fran Ferri (Compromís), tras firmar el acuerdo.

Las tres formaciones que dan soporte al Consell del Botànic en la Generalitat Valenciana acordaron este martes abrir la puerta a la elaboración de una ley para la creación de un impuesto valenciano a las estancias turísticas, la conocida como tasa turística. El pacto se produce después de semanas de negociaciones en la coalición de izquierdas después de que los valencianistas y los morados tratasen de incorporar una figura impositiva de carácter autonómico a los presupuestos autonómicos de 2022, en contra del criterio de los socialistas y con el rechazo frontal del sector hotelero.

El acuerdo final contempla desplazar al final de marzo como plazo límite a presentación en las Cortes Valencianas de una proposición de ley que crear un tributo que tendría "carácter municipal y voluntario", tal como planteaba como alternativa el PSPV-PSOE, y que "garantice la capacidad de los ayuntamientos que así lo deseen de obtener recursos económicos a partir de las estancias turísticas a sus municipios".

Para elaborar el texto normativo, las tres formaciones políticas se comprometen a iniciar a lo largo de enero y febrero un diálogo con el conjunto del sector turístico (empresarios y sindicatos), además de con ayuntamientos, asociaciones de vecinos y "expertos y representantes de Administraciones de nuestro entorno que cuentan con instrumentos tributarios vinculados a la actividad turística", en referencia a autonomías como Baleares y ciudades como Barcelona.

Foto: El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre.

El Govern de las islas, no obstante, ha reducido el impuesto a los establecimientos más afectados por la caída de la ocupación durante la pandemia del covid. Se trata de una tasa que paga el cliente cuando inicia o finaliza su alojamiento. El precio suele oscilar, según el destino y la categoría del establecimiento, entre los 0,5 y los cinco euros.

Con este pacto, las tres patas del Botànic sacan la discutida tasa de las cuentas del año que viene en un momento en el que sector turístico, que todavía no se ha recuperado y sigue sufriendo la pandemia, reclamaba no hacer experimentos tributarios. El rechazo es frontal por parte de Hosbec, 'lobby' patronal autonómico, pero muy enraizado en Benidorm y la Costa Blanca, con un modelo turístico muy vinculado al precio y donde la tasa turística se ve como una amenaza. Sin embargo, otros ayuntamientos, como el de Valencia, que tiene de alcalde a Joan Ribó (Compromís), se han mostrado abiertos a aplicar el impuesto que se aplica en otras capitales europeas, con el rechazo también de los hoteleros valencianos.

Hoteles Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda